Local

El PSC alerta a los votantes sobre "la derecha" y la corrupción de CiU

Zapatero y González critican al PP por intentar «minar» la confianza hacia España.

el 25 nov 2010 / 21:49 h.

TAGS:

José Luis Rodríguez Zapatero, José Montilla, Carme Chacón y Felipe González, ayer, en el mitin en el Palau Sant Jordi.

El PSC echó anoche un pulso a Artur Mas con el lleno del Palau Sant Jordi en su acto central de campaña. Precisamente, CiU y PP fueron los blancos de las principales críticas, que además cosecharon los mayores aplausos de los 20.000 asistentes al mitin.


La primera en abrir fuego fue la ministra de Defensa, Carme Chacón, que intervino en el Palau junto al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero; el candidato del PSC a la Generalitat, José Montilla; y el ex presidente Felipe González. "CiU va a llenar este Palau -en un acto hoy-, pero sus amigos vaciaron el otro", afirmó tajante la ministra, refiriéndose al expolio del Palau de la Música que, según la Fiscalía, podría haber servido para que parte de ese dinero se desviara a las arcas de CDC.
En una intervención mayoritariamente en castellano en el mitin central de la campaña del PSC, Chacón criticó que en un vídeo las juventudes de CDC presentasen a España como un ladrón, "cuando el ladrón era Millet -Félix Millet es el ex presidente del Palau de la Música y actualmente está imputado por corrupción-, los amigos de Convergència son los que roban a Cataluña", proclamó.
Contra CiU también arremetieron Montilla y Zapatero. El presidente de la Generalitat catalana -que ayer recurrió ante el Tribunal Supremo el veto de la Junta Electoral Central al cara a cara entre él y Artur Mas- hizo un llamamiento a la ciudadanía a que acuda a las urnas el día 28 para levantar "un muro de votos" que permita detener en Cataluña el avance del "tsunami conservador" que avanza en Europa. "Me ofrezco como muro que podrá aguantar la embestida de la derecha catalana y española", subrayó Montilla, que afronta los comicios con las encuestas en contra.


Zapatero, que fue interrumpido por un grupo de activistas saharauis infiltrados en las gradas entre el público, advirtió de que los catalanes se están jugando el domingo seguir con las políticas sociales o abrir la puerta a que se desmantele el Estado de bienestar si CiU llega al poder. El presidente del Gobierno no se olvidó del PP y aseguró que no perdona que los populares estén tratando de "minar" la confianza de los agentes económicos hacia la economía española. "La crítica es legítima, pero que se pueda minar la confianza de nosotros mismos, como país, esto es lo que no perdono a la derecha de este país", recalcó.


En la misma línea el ex presidente Felipe González reprobó la "absoluta irresponsabilidad" del PP, que en estos momentos de crisis global y cuando la situación irlandesa contagia los mercados se dedica a sembrar dudas sobre España con unas manifestaciones que suponen una "traición" al país. González pidió además el voto para que Montilla pueda gobernar en solitario, "sin ruidos ni algarabía" y para no depender de nadie, y menos de gente que no ha sido ni responsable ni seria".


También el líder del PP, Mariano Rajoy, se trasladó ayer a Cataluña. Rajoy apeló a los catalanes que confiaron en él en las generales y a quienes piensan votarle en las próximas a que acudan a las urnas en apoyo de la candidata del PPC a la Generalitat, Alicia Sánchez-Camacho, porque el cambio en España "va a comenzar en Cataluña".


Por su parte, el candidato de CiU, Artur Mas, antes de participar en un almuerzo-coloquio organizado por el foro Barcelona, se marcó el objetivo de pactar en 2012 con el Gobierno un modelo de concierto económico para que entre en vigor en 2013.

  • 1