Local

El PSOE-A elige en julio candidato y no descarta un adelanto electoral

Las primarias serán el 29 de julio a pesar de que los críticos exigen que sean en otoño y la ejecutiva elude señalar a su candidata, Susana Díaz

el 27 jun 2013 / 19:39 h.

TAGS:

Reunión de la ejecutiva del PSOE-A. / Manuel R.R. (Atese) Reunión de la ejecutiva del PSOE-A. / Manuel R.R. (Atese) ENCUESTA: ¿Quién crees que debe ser el próximo líder del PSOE andaluz?   Preparados, listos, ya. El candidato del PSOE andaluz para las próximas elecciones autonómicas se conocerá dentro de un mes, el lunes 29 de julio, fecha que ayer eligió la ejecutiva regional por unanimidad para celebrar unas primarias. Quedan supuestamente tres años para los comicios andaluces y han pasado solo 24 horas desde que José Antonio Griñán anunció con solemnidad en el Parlamento, durante el Debate del Estado de la Comunidad, que no volverá a presentarse. ¿Por qué tantas prisas? Esta fue la pregunta que con más insistencia encaró ayer en rueda de prensa el vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez, tras la reunión de la ejecutiva socialista. Su respuesta fue clara: “Queremos estar preparados para cualquier contingencia política”. Entre ellas no descartó un posible adelanto electoral por más que ayer mismo el presidente andaluz insistiera en que agotará la legislatura. Por “responsabilidad”, alegó Jiménez, el partido quiere “despejar cuanto antes esa incógnita” y deben “estar preparados para cualquier contingencia posible que se presente en el horizonte”. Aludió a la tentación de que alguien quiera cambiar el guión político previsto, asumió que los socialistas no gobiernan en solitario y con mayoría absoluta, lo que les permitiría “afrontar la agenda con más tranquilidad”, sino en un pacto de gobierno con IU. Señaló que Andalucía está “sometida a un presión externa muy fuerte”, mencionando el cumplimiento de un estricto déficit y refiriéndose a las “agresiones” del Gobierno central. Eso sí, el caso de los ERE y el supuesto desgaste del presidente por esta trama corrupta, dijo, no entra en las “obsesiones” del partido, aseguró. Y reiteradamente preguntado sobre si cabe un adelanto electoral, el número dos del PSOE-A dejó claro que no se atrevería a descartar ningún escenario, incluido unas elecciones cuando apenas hace un año de las últimas. Queriéndolo o no, el vicesecretario general del PSOE-A alimentó esa posibilidad para justificar que su partido ponga en marcha y cierre el proceso en un mes, en pleno verano, y cuando desde fuera no se entiende una operación tan a la carrera. La decisión de la ejecutiva regional de celebrar unas primarias exprés se produjo ayer tarde por unanimidad y a pesar de que los críticos exigen más tiempo, asegurando que si no el proceso solo será un “paripé”. La dirección socialista no presentará de forma oficial un candidato aunque nadie niega que la aspirante favorita del aparato es la actual consejera de la Presidencia y líder del PSOE de Sevilla, Susana Díaz. El vicesecretario general eludió ayer mostrar su apoyo expreso a la socialista y negó que Díaz hubiera expresado durante la reunión su disposición a suceder a Griñán. En realidad son todo formalismos. La dirección juega con la idea de que si no presenta oficialmente un nombre el proceso los militantes serán más libres para elegir pero no hay ninguna duda de que cuando, como todo apunta, la consejera de la Presidencia dé el paso adelante en los próximos días lo hará respaldada por toda la maquinaria de San Vicente. Preguntado sobre si conocía que ya hay militantes que están recibiendo en sus móviles mensajes de apoyo a Susana Díaz desde teléfonos de diputados del Parlamento andaluz, el número dos del PSOE-A puso cara de sorpresa y negó saber nada sobre si ya la campaña a favor de la sevillana ya ha comenzado. Recuerda mucho a la llamada “neutralidad activa” con la que la dirección de los socialistas andaluces dijo enfrentarse a las primarias que pelearon Alfredo Perez Rubalcaba y Carme Chacón, y que terminó en un apoyo decidido y sin ambages hacia la que finalmente perdió. Será la primera vez que el PSOE andaluz elija a su candidato a la Junta por primarias de los militantes. Tendrán derecho a votar de forma individual, libre y secreta, recalcó Jiménez, entre 45.000 y 46.000 afiliados que integran el censo. El candidato que quiera concurrir a esas primarias deberá de reunir unas 7.000 firmas, el 15% del censo, como aval. El sector crítico con la actual dirección socialista, que trabaja para presentar un candidato alternativo a la consejera de la Presidencia, ha denunciado que los tiempos son demasiado apresurados y que se quedan sin margen para reunir los avales necesarios. Ante estas críticas, el vicesecretario general del PSOE-A defendió primero que las primarias no son obligatorias sino “voluntad del presidente del partido” y segundo que el proceso se afronta “de manera escrupulosa y con todas las garantías”. Como portavoz de los críticos, el diputado socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis pidió a Griñán que las primarias sean abiertas a simpatizantes y ciudadanos como planea aprobar el partido en la próxima Conferencia Política prevista en octubre. Este sector reclama que las primarias andaluzas se retrasen a otoño y se rijan por las nuevas reglas aprobadas en el último congreso federal. Eso supondría rebajar los avales para presentar candidato y abrir la posibilidad de que los simpatizantes también voten. El dos de los socialistas andaluces valoró el paso atrás de Griñán como “un paso adelante para situar al PSOE-A en la mejores condición posible”. Es una “oportunidad”, dijo. Sobre el presidente, la ejecutiva –trasladó Jiménez– no ahorró en elogios. “Admiración”, sostuvo, ante una actitud de “valentía, generosidad y fortaleza”. Acerca del daño colateral que esa decisión puede hacer a Alfredo Pérez Rubalcaba, insistió en que el PSOE andaluz apoya el calendario del federal para celebrar primarias lo más cerca posible de las elecciones generales de 2015. Jiménez denunció “el interés de alguien” o de algunos que quieran “jugar a otra cosa”.    

  • 1