Local

El PSOE acota el mapa electoral y se centra en cinco distritos

"No podemos ser secretarios generales para unas cosas y no para otras" fue el último aviso a la Ejecutiva

el 09 abr 2011 / 19:47 h.

TAGS:

Último tramo. Cuando la dirección provincial del PSOE ofreció el pasado lunes a los representantes de sus agrupaciones los resultados de su última encuesta, pocos dieron crédito a lo que estaban oyendo. Empate técnico entre Espadas y Zoido, con ventaja para el candidato socialista, que estaría ya a sólo cuatro puntos de conocimiento y superaría en valoración al líder de la oposición. Al margen de la credibilidad de esas cifras, Viera y Villalobos querían dar un impulso a una campaña en la que, y ahora ya no hay tiempo para repararla, se ha demostrado que la maquinaria socialista está atascada. Ni siquiera se está consiguiendo que Zoido cambie un discurso de un perfil bajo y previsible destinado a conservar la ventaja que mantiene con claridad. Los socialistas, que empezaron tratando a todos los barrios por igual –incluso uno de los primeros actos de Espadas fue en Los Remedios, barrio que tuvo espacio preferente en los primeros discursos del candidato–, ya  han acotado la recta final de la campaña. Las elecciones se juegan en cinco distritos –Macarena, Norte, Este-Alcosa-Torreblanca, San Pablo y Cerro-Amate–. Y, como mucho, en una parte de Sur y en Bellavista. En el resto de zonas, la presencia a partir de ahora será muy limitada.

Los cinco ejes. Los datos hablan por sí solos. En 2007, el PSOE ganó en esos cinco distritos, lo que le permitió igualar en concejales al PP. Pero es que un año después, en 2008, en las generales logró casi 80.000 votos más. Es decir, que en las cinco zonas logró más votos en las generales que en las municipales en toda la ciudad. De ahí que el PSOE diera ya por pérdido a Los Remedios incluso con críticas a una zona con Metro y una gran calle comercial peatonal con escaso rédito electoral. Y de ahí que a través de las redes sociales circulen campañas vinculando a Zoido a Centro, Este y Los Remedios.

Los feudos. Ni en Casco Antiguo, ni en Triana, ni en Nervión,  ni por supuesto en Los Remedios se preparan grandes actos para lo que queda de campaña. Incluso algún secretario general ya ha expresado internamente la imposibilidad de lograr una gran movilización para la presentación del programa del barrio, como pretendía el equipo del candidato. El trabajo queda reducido a visitas y puerta a puerta –en Triana ya van por 2.000 viviendas–. No es preocupante para el partido. Sí lo son sin embargo los problemas de otros barrios. Y no se trata tanto de las diferencias internas o de las listas, sino de que simplemente la maquinaria no funciona como antes.  

Secretarios generales. Bellavista es un primer ejemplo. Y su secretario general lo trasladó en la reunión interna del lunes. Tiene al movimiento vecinal en contra del gobierno tras el cierre de su sede y asume que en esa situación no se puede conseguir una gran movilización. Ni siquiera un gran acto de presentación. Como le ocurre a otras agrupaciones, ha gastado parte de su presupuesto en material que no cumple la ley electoral, y aún no tenía programa  que difundir esta semana. De ahí los problemas de la reunión del lunes. Le exigieron responsabilidad, y respondió poniendo encima de la mesa el acto masivo cuando se desbloqueó el campo de fútbol y una cuestión que sobrevuela a todas las agrupaciones: “No podemos ser secretarios generales para unas cosas y no para otras”.

Guerra. Pero el pinchazo más evidente fue el de Alfonso Guerra en Torreblanca, que coincide con una delicada situación del secretario general de la agrupación, Ramón Díaz, citado en los autos de la investigación de los ERE en más de una ocasión. Habrá una segunda vuelta, con grandes eventos en Este, Alcosa y Torreblanca. Macarena enmendó la situación llenando un salón de actos el lunes. Decenas de entidades para presentar el primero de los programas electorales de sus barrios, un feudo socialista afectado por el aumento del peso poblacional de los inmigrantes –que no pueden votar– y por problemas de gestión como los aparcamientos. El mismo reto que debilita a los socialistas en otro de sus barrios clave: San Pablo, especialmente en el entorno de Santa Justa. Cerro-Amate, como se ha planteado en más de una reunión, requiere aún una mayor presencia del candidato.

Gobierno. Si la maquinaria orgánica está debilitada, no digamos la institucional. La lista de problemas que se pusieron encima de la mesa el martes  es demasiado larga para estas fechas. Los pasos inferiores no acabarán, los aparcamientos no empiezan, otras administraciones –Junta y Diputación– no  responden; viene otro desgaste  para salvar Giralda TV. Y queda poco. Menos aún, si se excluye la Feria y la Semana Santa.

  • 1