Local

El PSOE acusa al PP de "jalear" el boicot de los funcionarios

Arenas censura la amenaza del colectivo de reventar actos de partido pero critica el "nulo diálogo" de la Junta sobre la reforma del sector público.

el 14 ene 2011 / 20:39 h.

TAGS:

La bronca política por la reforma del sector público está lejos de apaciguarse. La secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, acusó ayer al PP de "jalear" el llamamiento al "chantaje y la amenaza a un partido" realizado por el portavoz de la Plataforma de Empleados Públicos de Andalucía (PEPA), Emilio Sempere, que anunció el boicot a actos del PSOE dentro de las movilizaciones contra la reforma del sector público emprendida por la Junta. Díaz agradeció a los sindicatos de funcionarios, convocantes junto a esta y otras plataformas de una manifestación el día 22, que se hayan desmarcado del llamamiento al boicot al PSOE y lamentó que el líder del PP, Javier Arenas, no haya hecho lo mismo, desconocedora de que casi a la misma hora, en otra comparecencia pública, el propio Arenas rechazaba este tipo de medidas de presión.

 

El líder popular aclaró que no es partidario de que se boicoetee ningún acto "de nadie". "Y lo dice un dirigente que sabe muy bien las cosas que se han hecho en la sede del PP, quién las hacía, quién pagaba los autobuses de Astilleros y que vio cómo el día de la huelga general hubo un piquete del Gobierno municipal de Sevilla", denunció. Pero arremetió contra la Junta por su "nula capacidad de diálogo" y le instó a ser "humilde". Arenas consideró "terrible" que el Gobierno andaluz llame "batasunos y fascistas" a sus propios funcionarios, en alusión a las críticas del portavoz parlamentario socialista, Mario Jiménez, y el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, contra la amenaza de los funcionarios. "Este debe ser un método de diálogo nuevo y probablemente lo querrán explicar en todas las escuelas de negociación del mundo", ironizó.

La número dos del PSOE-A dejó claro que tanto Jiménez, al hablar de "actitudes fascistas", como Pizarro, al comparar este tipo de protestas con las realizadas por Herri Batasuna en el País Vasco, se referían sólo y exclusivamente a la actitud de "determinados portavoces que además no son representantes legítimos de los trabajadores al no haber sido elegidos en las urnas, como sí lo son los representantes sindicales" y no al conjunto de los funcionarios que se manifiestan contra al decreto. "Quien intenta chantajear a un partido se descalifica él mismo, más aún cuando no es un representante legítimo de los trabajadores, y lo que me da lástima es que un partido jalee actitudes que recuerdan a otros tiempos a los que yo no me voy a referir", añadió.

Tajante con el boicot a actos del PSOE en las municipales fue también la consejera de Presidencia, Mar Moreno, que lo tildó de "una amenaza absolutamente intolerable en democracia". Moreno sostuvo que "cuando una plataforma que no tiene ni siquiera la condición de sindicato se atreve a hacer una coacción como la que se hizo, los que se han pasado siete pueblos, sin duda, son los que han hecho esa amenaza". Opinó que estas declaraciones hacen "daño" al conjunto de trabajadores públicos que, "más allá de que estén de acuerdo con el decreto o no, no tienen nada que ver con manifestaciones de esa radicalidad".

Por su parte, UGT y CCOO anunciaron movilizaciones este mes para que la Junta no dé marcha atrás en el acuerdo alcanzado con ellos en noviembre, que dio lugar al segundo decreto en el que se basa el Proyecto de Ley que se tramita actualmente en el Parlamento.

  • 1