martes, 13 noviembre 2018
20:31
, última actualización
Local

El PSOE alerta de que el pago a proveedores costará 22 millones en intereses, con Zoido "secuestrado por Rajoy"

el 10 abr 2012 / 15:07 h.

TAGS:

El portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Sevilla,  Juan Espadas, ha alertado de que las arcas municipales tendrán que  abonar un coste de 22 millones de euros en concepto de intereses como  consecuencia de acogerse a la herramienta de financiación del Estado  para el pago a proveedores y ha advertido que el Ayuntamiento se  encuentra "intervenido" por el presidente del Gobierno, Mariano  Rajoy, y el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), está  "secuestrado políticamente por el Gobierno, que es quien gestiona las  decisiones municipales.

En rueda de prensa, Espadas ha recalcado que las políticas de  Rajoy están suponiendo una "auténtica intervención" en las  competencias de los municipios, tomando decisiones de "gran calado  con el pretexto de la crisis y de manera sibilina" o, "como Zoido lo  llama, por imperativo legal". "El Ayuntamiento está intervenido y  Zoido secuestrado políticamente por Rajoy, quien con el ministro de  Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, gestionan la  política municipal, tomando decisiones sobre el IBI, los empleados  municipales o el pago a proveedores", subraya el edil socialista, que  alerta de que estas acciones "ocultan una reducción de la  Administración local, del personal y de la capacidad de decisión  propia de los ayuntamientos".

En este marco, califica el sistema de pago a proveedores como  "caro, chapucero e injusto", ya que existían "otras opciones, pero se  eligió ésta que beneficia a los bancos e intermediarios financieros y  no a los proveedores, ya que compran al uno por ciento el dinero y lo  dan como crédito a un interés a partir del cinco por ciento". Así,  subraya que el crédito para pagar los 59 millones para proveedores en  diez años del Ayuntamiento hispalense, costarán unos 22 millones de  euros en intereses, con un tipo que asegura rondará seis por ciento.

Considera que, con el plan de ajuste aprobado para hacer frente a  este pago, el Ayuntamiento hace lo "contrario de lo que dijo para  ganar las elecciones y ahora sube impuestos y tasas, aumenta la  presión fiscal y todo de la mano de una voracidad recaudatoria".  Además, insiste en que se está perdiendo capacidad en los servicios  públicos, "sin tasas de reposición y con incidencia directa en  empresas municipales, donde prevé aprobar la disolución en agosto de  Sevilla Global y Giralda Televisión, según recoge el citado plan".

PLAN DE AJUSTE, "SEÑUELO PARA REDUCIR EL EMPLEO PUBLICO"

"El informe dice que el Ayuntamiento podría pagar sus facturas en  60 días, incluso que en 2012 ya podría hacerlo en 30 días, por lo que  si Sevilla está en disposición de pagar a los proveedores por sus  propios medios, no se entiende por qué se acoge a la medida estatal y  se hipoteca para los próximos diez años", asegura Espadas, que añade  que aún se desconocen las consecuencias que podría acarrear un  posible incumplimiento del plan de ajuste.

Por este motivo, insta a que el Consejo Económico y Social de  Sevilla (CESS) realice un informe "en profundidad" del plan de ajuste  y se valore su incidencia en la hacienda pública, además de que el  Ayuntamiento lo explique pormenorizadamente a la oposición, los  ciudadanos y los trabajadores, "con incertidumbre", una vez que sea  aprobado definitivamente por el Gobierno.

Además, apuesta por la creación de una comisión en el Ayuntamiento  específica, donde esté presente la concejal de Hacienda y  Administración Pública, Asunción Fley, y la oposición, con el  objetivo de analizar a qué proveedores irán los pagos, la antigüedad  de las facturas, cómo se llevan a cabo los pagos y las "consecuencias  de la modificación presupuestaria y la aplicación encubierta de la  reforma laboral".

Por último, el concejal socialista advierte de que el plan de  ajuste supone un "señuelo para reducir el empleo público e intervenir  la Administración local", al ser además un "nuevo mecanismo de ayuda  a los bancos para salir de la crisis a costa del erario público y de  los ciudadanos a través de más impuestos y menos capacidad de los  ayuntamientos".


  • 1