Local

El PSOE-A descarta que Susana Díaz aspire a suceder a Rubalcaba

"Se me ocurren unos pocos que rezarían para que Susana Díaz se fuera a la ONU, pero ella se debe a los andaluces y esa es su orientación", ha afirmado el número dos del PSOE andaluz, Mario Jiménez.

el 11 nov 2013 / 13:13 h.

TAGS:

susanadiaz Ya antes de que el pasado fin de semana Susana Díaz sacara brillo a su liderazgo político en la Conferencia Política celebrada por su partido en Madrid había rumores y preguntas sobre el salto a la escena nacional de la flamante –apenas dos meses en el cargo– presidenta de la Junta de Andalucía. Hace dos semanas, durante un foro celebrado en Sevilla y organizado por la SER, Díaz respondió a esa pregunta. Su primera reacción fue dejar escapar una risa nerviosa para demostrar lo descabellado del planteamiento. La segunda, descartarse rotundamente por más que haya trabajado mucho los días atrás para fortalecer su red de contactos y apoyos en Madrid, dentro y fuera del partido. “Esa pregunta me sonroja, evidentemente no”, dijo a mediados de octubre. Y ese mismo mensaje fue el que se encargó de reiterar ayer el número dos de los socialistas andaluces, Mario Jiménez, que descartó a la andaluza en las quinielas para las futuras primarias que deberán de decidir el futuro líder del partido. El Partido Socialista ha cerrado su Conferencia Política con el mismo problema sobre la mesa con el que la arrancó: la sucesión de Alfredo Pérez Rubalcaba. Posiblemente no será hasta el próximo otoño cuando los socialistas convoquen primarias para elegir al futuro candidato a La Moncloa. Los socialistas andaluces no presionarán, según aseguran, para que esa fecha se adelante. Aceptarán la hoja de ruta que esperan que se fije en un Comité Federal previsto para enero (antes era diciembre). No quieren derribar de forma inminente a Rubalcaba, aunque tampoco ocultan que no lo ven como un líder de futuro. Pocos dirigentes del partido en Andalucía, de la primera o la segunda fila orgánica, disimulan que les gustaría una renovación como la acontecida en las filas andaluzas, con una voz rompedora, joven y que suene distinta. Pero tampoco ocultan que ahora mismo viven un momento muy interesante en el PSOE-A, donde Susana Díaz se aupará a la secretaría general en dos semanas en un clima de unidad que no se vivía desde que Manuel Chaves entregó las riendas del partido a José Antonio Griñán allá por 2010. Nadie en el PSOE andaluz ve cabal o lógico precipitar la sucesión de Rubalcaba, a pesar de que no hace ni un año sí pensaban que era prioritario despejar quién iba a llevar las riendas del partido. Ahora la estrategia ha cambiado y los socialistas andaluces, la federación más numerosa dentro del partido, lo que quieren es influencia, poder y voz en las decisiones futuras que se adopten en Madrid. Y el tiempo les viene bien. Habló un dirigente andaluz semanas atrás de que estaban preparando el “desembarco” de Díaz en el partido a escala nacional y así se confirmó el sábado pasado. El dedo de la lideresa andaluza no ha apuntado tanto contra Rubalcaba como algunos temían, pero su voz sí ha tenido eco en cuestiones clave como la posición frente a Cataluña y el PSC. De ese guión no se salió ayer el vicesecretario general de los socialistas andaluces, Mario Jiménez, que insistió en su cantinela respecto a Rubalcaba y su posible marcha: “Yo no voy a decir lo que tiene que hacer, eso lo tendrá que decir él”, “da la sensación de que inmediatamente se han puesto a la tarea [de las primarias]”. Desde el PSOE-A dejan claro que superada la primera prueba, la Conferencia Política, solo queda abordar la elección del candidato en las generales y el rostro que representará a los socialistas. Jiménez aseguró que se sienten “orgullosos” de la contribución del PSOE andaluz en la renovación del partido y descartó rotundamente que Susana Díaz vaya a estar en la batalla nacional. “Es de sentido común y lo razonable” que la presidenta de la Junta afiance su papel político en Andalucía, recalcó el dos del PSOE-A. Solo añadió una broma: “Al PP le gustaría que Díaz se fuera a la ONUo lo más lejos posible”. Los socialistas andaluces abordarán el 23 y 24 de noviembre el congreso regional que entregará la secretaría general a Susana Díaz. Un cargo que, de facto, ella ya ejerce. A partir de ahí, el PSOE andaluz buscará peso y protagonismo en Ferraz y quiere que su voz sea definitiva cuando se aborde el futuro liderazgo del partido. Susana Díaz, aseguran, no quiere ser candidata a La Moncloa ni líder del PSOE, pero sí quiere cuota de poder y capacidad de influir, admiten desde San Vicente y en eso lleva trabajando las últimas semanas. Lo cierto es que el PSOE andaluz no disimula su euforia por el estrellato de Díaz, quizás –advierten algunos– desmedida. Sobre quién será el rostro fuerte de los socialistas andaluces en Ferraz, Mario Jiménez, uno de los que suena para el salto a Madrid, volvió ayer a guardar silencio.

  • 1