Local

El PSOE andaluz y la crisis interna de los demás partidos

Garantizada la mayoría absoluta en Andalucía y alcanzado el objetivo de seguir siendo la fuerza que más diputados aporta al Grupo Socialista en Madrid, el PSOE andaluz afronta en próximas fechas su proceso congresual en unas condiciones especialmente idóneas.

el 15 sep 2009 / 03:47 h.

Garantizada la mayoría absoluta en Andalucía y alcanzado el objetivo de seguir siendo la fuerza que más diputados aporta al Grupo Socialista en Madrid, el PSOE andaluz afronta en próximas fechas su proceso congresual en unas condiciones especialmente idóneas. Y no ya por los buenos resultados, también por las circunstancias que lo rodean, con un escenario político plagado de problemas internos en el resto de partidos. Mientras se perfila la nueva administración autonómica colocándose los distintos dirigentes en uno u otro sitio, los demás están inmersos en procesos convulsos que le restan, cuanto menos, capacidad de maniobra y réplica a la acción de gobierno de los socialistas en la Junta.

En el PP, la pugna por el liderazgo entre Aguirre y Rajoy está teniendo la virtud de fortalecer la figura de Javier Arenas convertido en uno de los principales apoyos del actual presidente nacional del partido. Pero en el camino quedan los jirones que se han producido por los duros ataques recibidos por parte de los "aguirristas" que han sido especialmente crueles con los populares andaluces a los que reprochan sus casi 30 años de permanencia en la oposición. En cuanto a Rajoy, el debate está en discernir si después de perder por dos veces consecutivas debe ser candidato una ocasión más, principio que, milagrosamente, parece no regir para el caso de Arenas.

IU y andalucistas en busca de su nueva identidad

Queda, además, la difícil situación que atraviesa IU, metida de lleno en una discusión entre aquellos que pretenden nada menos que su refundación, los que reclaman un sitio de privilegio para el protagonismo del Partido Comunista y los que abogan por una mayor autonomía y aguas más templadas.

Todo hace indicar que la salida a este embrollo no será nada fácil por lo que no se descartan deserciones y hasta la escisión de otra fuerza política en donde podrían tener acomodo personajes como Rosa Aguilar o Concha Caballero. De hecho, esta realidad no es ajena a la estrategia que seguirán en el Parlamento, donde Diego Valderas, si bien en el Pleno de la Investidura dejaba la puerta abierta a acuerdos con el PSOE, parece más dispuesto que nunca a tirarse, otra vez, al monte de la mano de Sánchez Gordillo y, quién sabe, si del mismo Arenas. De los andalucistas, mejor será aguantar la respiración. Han tocado fondo y en la medida que sean conscientes de su situación límite podrán fijar una posible salida del pozo en el que se encuentran.

Coyuntura para acometer los cambios requeridos

Pero mal harían los socialistas en confiarse en esta coyuntura ajena para no acometer los cambios que se estimen oportunos. Esos mismos resultados conseguidos en los distintos compromisos electorales tienen, de puertas para adentro, una determinada lectura a la que tendrán que hacer frente.

En el cónclave granadino, a celebrar en la segunda semana de Julio, tendrán ocasión para poner los medios necesarios con los que resolver las carencias que ya se han podido detectar. Seguro que tienen, incluso, perfilada una respuesta en este sentido. Y es que sería difícilmente explicable que se dejaran llevar por la placidez del triunfo propio y la ruina de los demás.

  • 1