Local

El PSOE apoya su victoria provincial en los barrios de Sevilla

Pese al vuelco histórico del PP en la capital, los socialistas apuntan a la recuperación de 40.000 votos respecto a mayo como base de la resistencia.

el 21 nov 2011 / 23:26 h.

TAGS:

La dirección provincial junto al candidato, Alfonso Guerra, la noche electoral.

El PSOE ha perdido 184.905 votos en la provincia con respecto a las elecciones de 2008 y de éstos 69.996 se han perdido en la capital en la que por primera vez desde 1979 ha ganado el PP. Sin embargo, Sevilla ha quedado señalada en el mapa nacional como una isla dentro de una marea azul. En esta ocasión, esta resistencia, aunque a duras penas, no tiene su origen en municipios como Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra o Los Palacios, donde el PSOE sumó sólo 2.200 votos más que el PP frente a los 26.000 de 2008. Hay que mirar a municipios como Utrera, Morón o Osuna y, como subraya el portavoz socialista, Juan Espadas, a los barrios de Sevilla, -distritos más grandes que muchos municipios-. Los principales feudos socialistas que hace seis meses propiciaron la victoria de Juan Ignacio Zoido, ahora han sufrido el desgaste del PSOE pero han conseguido resistir. Entre Macarena, Norte, Cerro-Amate y Este-Alcosa Torreblanca, el PSOE ha perdido 38.296 votos pero aún así ha vencido al PP con una distancia global de 33 puntos, y 27.451 sufragios. Entre los cuatro alcanzan los 81.791 sufragios, casi una cuarta parte del total provincial. El PP vence en la capital pese a esto ya que en zonas como Triana, Los Remedios o Centro, el PSOE tiene ya una presencia muy limitada. Entre los tres suma 23.937 votos mientras que el PP alcanza los 69.729.

Lo ocurrido el 20-N sólo se puede comparar con el resultado de 2008. Y ahí las conclusiones son contundentes: el PP gana en la capital, y el PSOE vence en la provincia aunque con una distancia que pasa de 26 puntos a tres. Pero para medir la evolución electoral se pueden usar como parámetros otros procesos. Y el más próximo son los comicios de mayo. Respecto a esta cita el PP permanece en el techo que ya fijó Juan Ignacio Zoido, con una diferencia apenas de 3.900 votos. Se queda en 169.938 votos. IU consigue subir en unos mil sufragios pero se mantiene en la misma horquilla: entre 24 y 26.000 votos -un dato que no alcanzó en 2008 pero sí en 2007-. Sin embargo, el PSOE consigue lo que los socialistas califican como "su remontada": logran 40.000 votos más, de los que 21.826 se encuentran en los cuatro distritos en los que el PSOE se impulsó y otros 7. 718 en Sur y San Pablo-Santa Justa -donde el PP le ha dado ya la vuelta a las urnas apoyado en el descenso del censo electoral y en el envejecimiento de San Pablo frente a la extensión de Santa Justa-. Estos 40.000 sufragios cobran más relevancia si se analiza la evolución del voto en la provincia: en mayo el PSOE se impuso por dos puntos y 18.000 votos al PP. Ahora, la diferencia se ha elevado a más de tres puntos y 32.110 votos. Y el incremento lo marca principalmente la capital. Es más, entre las locales de 2007 y las generales de 2008, el PSOE creció en 232.275 votos de los que 85.000, una tercera parte venían de la capital. Ahora, el PSOE crece sólo en 89.859 y casi la mitad, 40.351, vienen de la capital.

Este resultado tiene su relevancia si se compara con la estrategia marcada por el PSOE para la capital. El equipo coordinado por Juan Espadas fijó como objetivo prioritario conseguir recuperar 60.000 votos, prácticamente la mitad de los pérdidos en las últimas municipales con respecto a las generales de 2008. Era la meta para que, incluso asumiendo la derrota en las urnas, la aportación de la capital a la provincia fuera suficiente para que los socialistas superaran en diputados al PP. Y la meta se alcanzó parcialmente. "Hemos cumplido nuestro objetivo y hemos conseguido que esta vez Sevilla marque la diferencia. Recuperamos votos y sobre todo cambiamos la tendencia", explica el portavoz socialista. En total el PSOE ha aumentado en 40.351 sus votos con una participación de 45.000 personas más que en mayo. El otro gran beneficiado es UPyD, con 15.000 votos y el gran dañado el PA que se deja 9.000.

Y para el PSOE este avance tiene su importancia a corto y medio plazo. A corto, porque se acercan unas autonómicas y, mientras que el PP lleva dos comicios seguidos situado en su techo en la capital, el PSOE ha conseguido un significativo repunte. A medio porque aunque los resultados son negativos la distancia entre PP y PSOE no se ha revelado tan insalvable como parecía en mayo. En una hipotética e inexacta traslación de estos datos a unas locales el PP perdería su mayoría absoluta, el PSOE remontaría y entrarían en la Plaza Nueva tanto IU como UPyD, ambos con dos ediles. El caso de la federación de izquierdas es especialmente significativo. Ha repetido casi exactamente los resultados del pasado mes de mayo, aunque con respecto a 2008 ha logrado una significativa subida de 9.000 votos. Unos electores que en su mayoría saltaron de PSOE a IU hace tres años y que ahora vuelven. "Estamos muy satisfechos con la recuperación en la capital", explicó el nuevo diputado de IU, José Luis Centella. "Es muy positivo que hayamos igualado el voto de las municipales con las generales", completa el portavoz, Antonio Rodrigo Torrijos.

Pero esos 25.000 votos parecen un techo para IU, mientras que otras formaciones como UPyD crecen. Ya en las últimas europeas se convirtieron en la tercera fuerza en Sevilla, pero luego su falta de estructura le dejó con sólo 10.945 votos en la ciudad, 3.467 menos de los que obtuvieron en sus primeras generales. Pero el domingo alcanzaron los 26.038 votos, una cifra que les daría dos concejales de mantenerla.

Pero contabilizando todos estos elementos, hay una realidad incontestable que puso ayer de manifiesto el alcalde, Juan Ignacio Zoido: "En las pasadas elecciones municipales el PSOE sacó al PP 23,82 puntos de diferencia y ahora hemos volcado esa diferencia y le hemos sacado ocho puntos". Es decir, que quien ha ganado en la capital es el PP, por primera vez desde 1979 y que en cinco meses de gobierno no hay ningún desgaste en el votante del PP. Lo que se haya podido recortar desde mayo procede de abstencionistas o de nuevos votantes que proceden de la mayor participación de unas generales con respecto a las municipales.

  • 1