Local

El PSOE busca la unidad hasta marzo pese a la tensión interna

Dos listas se enfrentan hoy para dirigir las Juventudes Socialistas. Una en contra de la dirección regional del PSOE; la otra a favor. 

el 17 dic 2011 / 21:50 h.

TAGS:

El termómetro. Un comité provincial apenas tres semanas después de la mayor debacle electoral de la historia reciente del PSOE era el termómetro adecuado para tomar la temperatura a la estructura socialista y evaluar si evitará que sus debilitadas costuras salten antes de las elecciones autonómicas. Para conseguir este objetivo, la ejecutiva provincial trató de encauzar el debate hacia las autonómicas y de tender la mano para conseguir una integración lo más amplia posible. La treintena de intervenciones que sucedieron a la de José Antonio Viera mostraron las distintas sensibilidades, tendencias e interpretaciones de lo ocurrido existentes en el PSOE. Y la lectura de buena parte de los dirigentes asistentes fue similar: el debate orgánico se va a aplazar; habrá lista única para el Congreso federal de febrero y se puede articular un esfuerzo conjunto por evitar una tercera derrota que, esta sí, sería la definitiva para el PSOE andaluz. Pero esto no quiere decir que los movimientos se detengan, o que la tensión haya desaparecido. “Lo que quedó en evidencia en el comité es que todos estamos tomando posiciones ya. Había que leer cada intervención en ese sentido”, resumía un dirigente provincial. Y son varias las piezas que empiezan a coger sitio en el tablero.  

Juventudes. El movimiento más claro es el que se ha producido en Juventudes Socialistas. Fue de hecho el tema estrella del partido en el comité provincial pese a tener un incidencia más simbólica –salvo por estar en juego el 5% de los delegados a cualquier congreso–. En un debate de perfil moderado, dos voces se escucharon con especial contundencia. Fueron Francisco Toscano –sobrino del alcalde de Dos Hermanas– y Juan Carlos Ruiz –secretario general de Juventudes Socialistas de Andalucía–. Ambos fueron muy críticos con la dirección regional del PSOE y denunciaron una intromisión en la autonomía de las Juventudes. Hubo voces de apoyo, y otras de crítica –entre ellas la del alcalde de San Juan de Aznalfarache, Fernando Zamora–. Y, sobre todo, un llamamiento de la dirección provincial: “Es un debate interno en el que no debe intervenir ningún cargo del partido ni interferir en la situación orgánica actual”. Pero ha ocurrido. Alejandro Guerra –el exsecretario general cesado por una moción de censura– presentará una candidatura y Ángela López, otra. El primero contrario a la dirección regional del PSOE-A, la segunda en su defensa. Y el debate se trasladará previsiblemente a las Juventudes Socialistas de Andalucía –cuyo secretario general se ha posicionado contra la dirección regional del PSOE– y, si no se frena antes, al juzgado.

La capital. En el comité se escucharon las voces de José Caballos, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, Francisco Fernández o Ramón Díaz –representantes de distintas corrientes– y todos apuntaron hacia la necesidad de integración en los procesos que vienen por delante e hicieron un llamamiento a la “responsabilidad” ante las autonómicas. Pero, mientras tanto, en las asambleas sigue creciendo la tensión. En Este-Alcosa-Torreblanca hubo numerosas reflexiones autocríticas, incluso por la estrategia de campaña expresadas en presencia del propio José Antonio Viera. En Centro, ante Juan Espadas, fue Cristóbal López, quien arremetió contra su gestión en la campaña electoral de las generales y del grupo municipal. Y en Cerro-Amate fue Sergio Cebolla quien expresó un planteamiento similar. Ambas intervenciones se enmarcan dentro de un movimiento que empieza a tomar forma y que parte del entorno de Carmelo Gómez –persona de confianza de Susana Díaz–. De ahí viene de hecho el amago de moción de censura en la agrupación Macarena. Un movimiento que la propia dirección provincial ha frenado. “Ni ha habido moción de censura, ni la habrá”, zanjan desde la Ejecutiva. Mientras este sector da pasos, entre los críticos, donde conviven varias velocidades cada vez más marcadas, el planteamiento pasa por aplazar cualquier maniobra hasta después de las autonómicas. Un margen que no encaja dentro de los planteamientos del movimiento Bases en Red, que no ha acabado de cuajar, pero al que ya se ha tendido la mano desde la Ejecutiva, ni en el de personas como Luis Ángel Hierro, el más duro en el pasado comité. 

Elecciones. Y en medio de este escenario, Juan Espadas convocó esta semana a los secretarios generales para dar el pistoletazo de salida a una campaña en la que previsiblemente vuelve a repetir como coordinador –también el comité de estrategias con Caballos, Celis y Demetrio Pérez, entre otros, continuará–. En Sevilla se juega la mayoría absoluta del PP y la capital tiene un papel clave.   En Twitter: jalonso2

  • 1