Local

El PSOE cae en intención de voto al nivel de la época de la ‘pinza’

El sondeo del IESA recuerda el resultado del 94, que abrió 10 años sin mayoría absoluta.

el 16 ene 2010 / 20:11 h.

TAGS:

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y el líder del PP-A, Javier Arenas, departen en los pasillos del Parlamento.
La última encuesta del IESA sobre la intención de voto de los andaluces vislumbra un escenario político parecido al de las elecciones autonómicas de 1994, que inauguraron diez años consecutivos sin mayorías absolutas en el Parlamento. Según el Barómetro de Opinión, el PSOE-A obtendría hoy el 41,6% en los sufragios -1,6 puntos por debajo del PP- y descendería en intención de voto al nivel de 1994, cuando obtuvo el porcentaje de apoyos más exiguo en unos comicios (39,05%).

¿Cuáles son las coincidencias entre el panorama político de hace 15 años y el que vaticina el IESA? En las elecciones del 94, siendo Chaves candidato por segunda vez, el PSOE perdió la mayoría absoluta más holgada que jamás ha tenido en 30 años de autonomía (un 49,82% de los votos en 1990). La distancia que le separaba entonces de la oposición era sólo comparable a la que mantiene ahora (en 2008 revalidó la tercera mayoría absoluta con el 48,2% de votos). ¿Cómo se pierde la confianza del electorado en apenas año y medio?

Para explicar la hipotética victoria de Javier Arenas, los socialistas y el portavoz del Gobierno andaluz han esquivado la autocrítica y responsabilizan exclusivamente a la crisis económica de los resultados de la encuesta. El secretario de comunicación del PSOE-A, Miguel Ángel Vázquez, se mostraba ayer convencido de que si ahora se repitiera el cuestionario -el barómetro se realizó en noviembre- "el resultado sería beneficioso para el PSOE, porque ya se percibe el final de la crisis". En el 93, un año antes del descalabro electoral de los socialistas, España también sufría una violenta crisis. El país entró en recesión ese mismo año. La tasa de desempleo alcanzó los 3,5 millones de parados (ahora hay cuatro), la deuda pública superó los 30 billones de pesetas, y el Gobierno de Felipe González tuvo que devaluar la moneda por tercera vez en menos de un año.

Hay, por tanto, una relación directa entre el descontento de la ciudadanía subyugada por la crisis y el desapego con la Junta, a quien consideran responsable. "La mayoría de los que se han quedado en paro son votantes del PSOE", decía ayer Vázquez. Sin embargo, también hay un 61,7% de encuestados que cree que debería haber un cambio de Gobierno en Andalucía, y no considera que el relevo de Chaves a Griñán responda a ese deseo.

La encuesta mide la intención de voto tanto de los indecisos como de los que tienen claro a quién votarán en 2012. En conjunto, el PSOE perdería siete puntos y el PP ganaría cinco. Pero la intención de voto directa, excluyendo a los indecisos, ofrece un empate técnico: 28,7% para cada partido. Una de las lecturas más neutrales de esto es que, seguramente, la mayoría absoluta será sacrificada en los comicios, como ocurrió en el 94. De ser así, dado que IU mantiene su cuota de poder (7,1%), volvería a darse la misma disyuntiva: uno de los dos grandes partidos gobernaría en minoría o bien se formaría el primer gobierno de coalición PSOE-IU, o un improbable pacto entre IU y los populares. "El objetivo de IU es que ni el PSOE ni el PP obtengan mayoría absoluta", explicó ayer el coordinador regional de IU, Diego Valderas. Sobre la hipótesis del pacto, Valderas dijo que su formación "jugará para ser determinante", pero no aclaró si desde la oposición o como parte del Gobierno. "Ahora hay el mismo distanciamiento con el PSOE que con el PP", añadió.

  • 1