Local

El PSOE carga contra IU y expedienta a sus ediles en Carmona

Los socialistas critican los pactos antinatura con el PP y denuncian que existen “intereses ocultos”.

el 13 jun 2011 / 12:39 h.

TAGS:

El PSOE se lamió las heridas del último golpe electoral sufrido, esta vez por no cerrar unas negociaciones que le podrían haber mantenido en alcaldías tan simbólicas como Écija o Mairena del Alcor, que al final han caído del lado del PP. Los socialistas pasan de 75 a 61 alcaldías en cuatro años y, además, una quincena las gobernarán en minoría. Con ese escenario, tocaba hacer análisis de las causas y el PSOE, a priori, ya tiene culpables. Si tras los comicios señaló a la crisis como la responsable de la pérdida de 42.858 votos, ayer, una vez constituidas las corporaciones en la provincia, el PSOE culpó al que está llamado a ser su socio natural en buena parte del Estado: IU, cuyos dirigentes han pedido calma a los socialistas y que "no se rasguen las vestiduras" porque, pese a pactar con el PP en cinco pueblos, han permitido 19 alcaldías socialistas.

"PP e IU han hecho pactos antinatura en varios municipios, lo que es una reedición de la pinza de Arenas y Rejón", señaló un enojado presidente del PSOE de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, que ha visto cómo ha perdido hasta en su pueblo, La Roda de Andalucía por unos pactos que se producen "desde no sabemos qué intereses. Hay intereses ocultos porque no hay concidencias ideológicas ni programáticas, luego tiene que haber algo por debajo del tapete". "Si supiera cuáles son lo denunciaría", precisó. Tras esas duras acusaciones, el secretario provincial, José Antonio Viera, volvió al terreno político: "El interés de PP e IU es coincidente, evitar que el PSOE gobierne donde ha sido elegido".

Ese enfado fue frenado de seco por el coordinador provincial de IU, Manuel Gutiérrez Arregui, que emplazó a los socialistas a un "análisis sereno", en el que "no se olviden que le hemos abierto las puertas de 19 alcaldías". Arregui fue más incisivo y recordó que los pactos antinatura también se han dado los últimos ocho años en Villaverde del Río, donde "el PSOE ha pactado con el PP pese a ser la lista más votada IU, que esta vez obtuvo la mayoría absoluta". "Que no vuelvan al debate de la pinza, que no se lo cree nadie", recalcó el dirigente de IU, que precisó que sólo cuatro de sus 180 ediles apoyaron tácitamente al PP.

Tres son las batallas del pulso post-electoral entre PSOE e IU. La primera, la que marca las heridas de Villalobos, se libró en pequeños municipios, sobre todo de la la Sierra Sur, donde el PP entra por primera vez con apoyos de la CUT, de IU. "Si no son pactos antinatura, que baje Dios y lo vea", dijo Villalobos. El resultado fue la salida del PSOE de gobiernos como el de Herrera, donde habrá por vez primera en la historia de la comarca un alcalde del PP. Pero también de La Roda de Andalucía y Montellano, donde el alcalde será de IU con la ayuda del PP.

La segunda batalla tuvo dos escenarios. Por un lado, Mairena de Alcor, dónde los concejales de IU permitieron al PP gobernar en contra de la lista más votada (PSOE). Por otro, Carmona, donde fue el voto en blanco socialista el que evitó que IU arrebatara el gobierno al PP. El propio Viera acudió allí el sábado para dar la instrucción clara de pactar a toda costa con IU: "La abstención de los cuatro compañeros derivará en un expediente informativo y su secretario general tendrá que asumir la responsabilidad de reorientar el voto de sus compañeros. No vamos a permitir ningún acto de indisciplina (...) Nadie en este partido debe poner sus intereses personales por encima del interés general y del partido". Al igual que en Carmona, IU inició expedientes contra sus ediles díscolos en Mairena del Alcor, aunque en ninguno de los dos casos se habla, por el momento, de expulsiones.

El tercer frente es más general. Lo componen una veintena de municipios gobernados por PSOE o IU en minoría. La cifra más alta de los últimos mandatos, algo significativa ante la tensa relación existente tras el 22-M entre estas dos fuerzas. Pero en estos casos, los dos se necesitan, no para formar gobierno, sino para gobernar.

Viera admitió que el elevado número de gobiernos en minoría no responde a su planteamiento: "Gines o Villanueva del Ariscal son dos ejemplos. Preferíamos un pacto de gobierno de estabilidad a estar en una minoría sujeta a vaivenes. Hemos pedido acuerdos y que fuéramos generosos", dijo. Desde IU, en cambio, entienden que este nuevo mapa político responde a "un mensaje de la ciudadanía", que quiere implantar "una cultura del diálogo que no hay en nuestra democracia".

  • 1