Local

El PSOE celebrará el congreso del relevo el 13 o el 20 de marzo

La vicesecretaría general podría desaparecer del organigrama, lo que conllevaría la salida de Luis Pizarro de la Ejecutiva regional.

el 27 ene 2010 / 21:35 h.

TAGS:

Manuel Chaves atiende a los periodistas ayer en el Senado.
El congreso extraordinario en el que Manuel Chaves pasará el testigo como secretario general del PSOE andaluz a José Antonio Griñán se celebrará en marzo, bien en el fin de semana de los días 13 y 14, bien en el siguiente, los días 20 y 21. La urgencia por consolidar el liderazgo de Griñán, que duda de la influencia y el poder que hoy ejerce en su formación, han llevado a que se fije antes de la Semana Santa, el plazo que se barajaba desde que el sábado el presidente de la Junta abriera definitivamente el debate en un mitin en Málaga y obligase a la maquinaria socialista a cerrar el congreso de inmediato. Las direcciones regional y federal del partido trabajan ahora a contrarreloj para concretar la fecha, de forma que cuadren las agendas de los máximos líderes del partido que acudirán al acto.

 

En San Vicente se manejan dos sedes para su congreso: Sevilla y Málaga. La primera ha albergado seis de los 11 congresos de la formación desde la democracia. En Málaga se hizo el primero, el de 1977, en la localidad de Torremolinos -entonces los elegidos fueron Luis Yáñez (como presidente) y José Rodríguez de la Borbolla (como secretario general)-, y los demás tuvieron por escenario Granada. La entrada de Griñán en la cima del organigrama sumaría el cuarto secretario de los socialistas andaluces en tres décadas, unido a Borbolla, Carlos Sanjuán y Chaves (que ocupa el cargo desde 1994).

Presumiblemente, el congreso servirá para suprimir la vicesecretaría del partido, que ostenta Luis Pizarro, con lo que cristalizaría la salida de la cúpula socialista del también consejero de Gobernación; Pizarro fue el centro de todas las miradas cuando en otoño surgieron filtraciones sobre disensos entre Griñán y la dirección del PSOE-A. El presidente negó esos roces. La vicesecretaría se creó en 2008 y no existía desde tiempos de José Asenjo. Chaves la rescató en el último congreso tras su intento fallido de dejar la secretaría general a Pizarro. Debió quedarse y, en consecuencia, creó un cargo intermedio para su compañero.

Ahora quieren mantener el único cargo de secretario de Organización, como es costumbre, un sillón que previsiblemente seguiría ocupando su actual inquilino, Rafael Velasco.

sin esperas. Fuentes socialistas coinciden en que dos meses escasos es "tiempo suficiente" para organizar un congreso. En ese intervalo hay que convocar los 751 comités locales para que elijan a sus representantes en el cónclave. "Cuanto antes, mejor", es la frase más repetida estos días. Lo que no se podía imaginar en noviembre, cuando comenzó a hablarse de los roces de la bicefalia es que el cambio tuviese lugar antes de junio, teniendo en cuenta que desde el federal se había pedido que se respetara el semestre de la Presidencia española de la UE. Ferraz asumirá la fecha que se decida, que será "la que Griñán considere oportuna", como ayer remarcó Chaves.

Llegados a ese día, confían en que se hayan disuelto las dudas sobre el poder de Griñán y logre un respaldo masivo. Pizarro se atrevió ayer a vaticinar un voto "amplísimo, incluso unánime" a su favor. Empleó el discurso de la unidad, negó que existan "intrigas internas" que motiven el adelanto e insistió en que, tras el cónclave, saldrán "más formalizados aún". "Todo va a ir bien, demostraremos un ejercicio de responsabilidad. Lo vamos a hacer como sabemos hacerlo", remachó. Griñán apenas entró en el debate y se limitó a enfatizar que el relevo en la secretaría es una "noticia descontada" y que la fecha se afinará con Chaves en breve.

Logrado el consenso en el acelerón a la convocatoria del congreso, toca explicar el cambio en el discurso socialista, después de que hace 15 días se insistiera aún en que no habría cambios hasta verano, al menos. La principal razón es que los "dimes y diretes" generados por el doble liderazgo habían generado desconfianza en el sucesor, que quiere tener ya las riendas del partido, como tiene las del Ejecutivo. Chaves ha reconocido "discrepancias" ya pasadas con su sucesor y en el seno del PSOE se entendía como perentorio acabar con los vaivenes de esta convivencia de pesos pesados. De no adelantar el congreso, temían, la tensión podría llegar a niveles poco deseables. Las críticas del PSOE a la política de comunicación de la Junta en una comisión permanente fue la gota que colmó el vaso. Griñán quería el control. La encuesta del IESA que favorece al PP y los roces de socialistas en la FAMP por las leyes locales han acentuado el clima de crispación.

  • 1