Local

El PSOE confirma el parón en la reforma del sector público

No habrá nuevas agencias ni traslado de personal hasta febrero, cuando termine la tramitación parlamentaria del Proyecto de Ley, aunque los socialistas y los sindicatos de clase eludieron hablar de paralización del decreto actualmente en vigor.

el 21 dic 2010 / 21:04 h.

TAGS:

El portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez, con Manuel Pastrana (UGT) y Francisco Carbonero (CCOO).
Ni las 14 agencias previstas para reordenar un sector público del que desaparecerán 111 empresas ni sus Estatutos de funcionamiento donde se fija el traspaso de 23.000 trabajadores que conformarán su plantilla estarán en marcha el 1 de enero, como prevé el decreto-ley aprobado en noviembre. En la práctica ello supone paralizar el decreto hasta que acabe su tramitación parlamentaria como Proyecto de Ley, y así lo consensuó ayer el PSOE, siguiendo el compromiso del presidente Griñán, con UGT y CCOO, que reclamaron esa paralización. Pero los responsables de las tres organizaciones tiraron de dialéctica y circunloquios para eludir hablar de paralización y a la vez garantizar que no se pondrá nada en marcha mientras dure el debate en la Cámara. La cuadratura del círculo.

 

En el último pleno parlamentario, Griñán anunció que el Gobierno no tomaría ninguna decisión sobre la reforma del sector público que enturbiara el debate, y encargó al grupo parlamentario socialista encauzar con todos los sindicatos, sobre todo con los de funcionarios contrarios al decreto, un diálogo enconado con la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo.

Dentro de la ronda de contactos iniciada por todos los grupos con los sindicatos, la semana pasada UGT y CCOO se vieron con IU y los tres exigieron un compromiso más claro para frenar la norma al considerar que Griñán fue "titubeante" al respecto. El acuerdo alcanzado ayer implica esa parálisis pero el PSOE y los sindicatos de clase eludieron llamarlo así.

"Acabamos de consensuar que el decreto se va a mantener inoperativo", declaró el secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana, para luego negar que el texto deje de estar en vigor. "Está vigente formalmente excepto lo que es la tramitación de los Estatutos de las Agencias y la puesta en marcha de las Agencias que se pospondrá hasta que termine el trámite parlamentario", añadió. El portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, insistió en la misma línea: "Es práctica habitual que las normas entren en vigor con un periodo transitorio y eso es lo que se va a hacer para garantizar que con vigencia plena del decreto, los efectos del mismo no estén plenamente en vigor".

Según Jiménez, salvo la fecha de aprobación de los Estatutos por los cuales se conforman las nuevas agencias, el texto está operativo en lo que se refiere a "la nueva estructura del sector público, su organización, la atribución de responsabilidades y potestades para cada agencia y la configuración de la adscripción del personal". Pero reiteró que ni las nuevas Agencias se pondrán en marcha ni el personal será traspasado, puesto que ello se realizará mediante los Estatutos.

El portavoz socialista concretó el calendario de la tramitación del Proyecto de Ley y frente a las críticas del PP de que el PSOE y la Junta querían esconder el debate "entre turrones y villancicos", confirmó que el grupo socialista pedirá que se habilite a la Cámara para continuar con el debate fuera del periodo de sesiones, que concluye hoy y no se retoma hasta febrero. Sin embargo, la comparecencia de los agentes sociales no se celebrará hasta el 11 de enero, el 20 se cerrará el plazo para presentar enmiendas y la previsión es aprobar la Ley en torno al 16 de febrero, en pleno ordinario.

Si el líder de CCOO, Francisco Carbonero, pidió al PSOE un "esfuerzo para buscar el máximo consenso posible" y anunció que UGT y CCOO harán aportaciones conjuntas, el portavoz socialista garantizó dar voz a todos los sindicatos con representación en el sector pero no a "plataformas fantasma". En el ámbito estrictamente político, se comprometió a mantener "un diálogo intenso con IU", con quien ve posible "coincidir en la estructura del modelo" de función pública. Con el PP va a "intentarlo" pero reconoció que "va a ser más complicado" ya que "según su criterio que hay que privatizar servicios públicos y nosotros estamos radicalmente en contra de eso".

  • 1