Local

El PSOE de la Gran Sevilla

Viera tiene definidos desde hace semanas los retos de su nueva etapa. Por un lado, profundizar en el debate sobre la financiación local y desarrollar la Gran Sevilla.

el 15 sep 2009 / 08:22 h.

TAGS:

Viera tiene definidos desde hace semanas los retos de su nueva etapa. Por un lado, profundizar en el debate sobre la financiación local y desarrollar la Gran Sevilla. Por otro, realizar un trabajo específico en la capital, cerrar sus heridas y resolver "el distanciamiento" entre el partido y el electorado.

Días antes del congreso que significó su reelección como secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera se reunió con más de una treintena de alcaldes de la provincia. El objetivo del encuentro fue detallar los planes de la Diputación para inyectar a los municipios una partida para paliar su asfixia económica. Las administraciones locales han levantado la voz ante sus carencias en este último año, y Viera ha hecho suyo el discurso.

En este asunto, en el que él tendrá que mediar, ha logrado sintonizar con dirigentes como Francisco Toscano y Fernando Rodríguez Villalobos y aunar sus demandas en un documento: "El PSOE de Sevilla impulsará las medidas necesarias para que se reconozca la labor desarrollada por los ayuntamientos, y la plasmación de ese reconocimiento tiene que venir de la mano de la reformulación en el reparto de financiación y tributos, así como la obligada consulta a las entidades locales", recoge el documento marco La Sevilla que unos une.

En este mismo informe se apunta una apuesta por modificar las competencias de los ayuntamientos en una materia como la educación: "El Ayuntamiento debe ser el elemento vertebrador de esta prestación mediante convenios con la Junta". "Los municipios no se deben limitar a conservar edificios", apuntó públicamente el secretario general en junio.

En la citada reunión con una treintena de alcaldes de la provincia -la mayoría avalistas de su candidatura a la reelección- Viera avanzó en el diseño del que ha sido su plan más polémico en los últimos años: la Gran Sevilla. Su reelección como secretario general y su incorporación al Parlamento autonómico le permitirá dar un impulso a una iniciativa que fue acogida con mucho escepticismo desde la capital, especialmente por el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín. Para liderar este nuevo modelo, la ejecutiva ha elegido al alcalde de Los Palacios, Antonio Maestre, uno de los valedores de la candidatura de José Antonio Viera.

La capital no sólo no liderará este proceso, sino que ha quedado al margen de la mayor parte de las negociaciones que se han llevado a cabo estas semanas. La ciudad tiene un espacio específico en el programa de José Antonio Viera. Él mismo lo advirtió tras ser aprobada por mayoría absoluta su reelección como secretario general del partido: "En septiembre me sentaré con los representantes de la capital para reflexionar sobre los problemas".

Sus palabras que, según algunas fuentes del grupo municipal socialista, habían sido previamente consensuadas con Monteseirín, responden a uno de los ejes incluidos en el documento marco político que presentó la actual ejecutiva: la apuesta por modificaciones en el modelo organizativo: "Las agrupaciones de la capital deben reforzar su tarea electoral. La relación entre la militancia y el espacio en el que se desarrolla su labor política debe tener un carácter más útil y funcional.

Viera quiere forzar desde la ejecutiva del PSOE una transformación del funcionamiento de los distritos y de las sedes de las distintas agrupaciones socialistas. "Tenemos que conseguir que las casas del pueblo no se llenen sólo en las elecciones, sino que sean un instrumento de enlace con los ciudadanos durante todo el año", indicó el pasado mes de junio.

Ésta es la única competencia que Viera está dispuesto a conceder a la nueva ejecutiva local. Su creación está amparada por las direcciones federal y regional del partido, pero depende de un informe que debe presentar la ejecutiva provincial. El secretario general acepta su constitución como instrumento de aproximación a los ciudadanos, pero sin competencias orgánicas en cuestiones como la elección del candidato.

En septiembre se reunirá con un grupo municipal completamente fraccionado. Su victoria, el respaldo de una figura como Emilio Carrillo, su objetivo de "reparar sus heridas" -por su salida del Consistorio- y el aislamiento de Monteseirín le da manos libres para elevar su influencia en el Ayuntamiento. El congreso da pie a un pulso cuyo resultado se sabrá en 2010 cuando se negocien las listas y el nuevo candidato.

  • 1