jueves, 18 abril 2019
11:54
, última actualización
Local

El PSOE de Sevilla busca salir de una crisis agravada por Rivas

Zoido lanza una campaña personalista con un lema similar a otros ya empleados  por PSOE e IU.

el 05 mar 2011 / 18:28 h.

TAGS:

Camas. La precaria situación que el PSOE de Sevilla ha mantenido durante dos años al proteger a Antonio Rivas se ha desplomado en apenas una semana. Después de una férrea defensa de su inocencia que llevó a los socialistas a respaldarle como delegado provincial, a justificar su salida y a respetar su condición de miembro de la Ejecutiva, la aparición de hasta tres irregularidades en Camas, de las que la dirección ni siquiera sospechaba, no sólo han supuesto la salida del que fuera alcalde de este municipio, sino que han marcado un punto de inflexión en la evolución política del caso. Cuando aparecieron los primeros nombres de -dos de ellos de El Pedroso-, se optó por abrir expedientes informativos -salvo en el caso de Javier Guerrero al que se dio de baja del partido-, e incluso se introdujo el concepto de "falsos nombres". Con Camas fue distinto: el martes por la noche la dirección del partido escuchó dos nombres de militantes de este municipio prejubilados de forma irregular. En pocas horas se contactó con ellos y se les expulsó tanto a ellos como a una concejal esposa de uno de los investigados. "Defendieron su inocencia, pero ya teníamos que actuar, no podíamos esperar", resumía un dirigente socialista. Se fueron, eso sí, con el compromiso de ser restituidos en caso de que se pruebe su inocencia durante el proceso y sus salidas se difundieron como dimisiones. Los otros tres militantes también han sido dados de baja.


Mano dura. La medida responde a la estrategia que el PSOE quiere relanzar ahora y que se abordó en la ejecutiva del pasado viernes. Si Sevilla y Valencia son ya los dos ejes de un supuesto mapa de corrupción política en España, la única opción es marcar una clara diferencia de discurso. "Tenemos que extirpar, tomar las riendas del caso y reflejar que quien la hace la paga", resumía un alto cargo socialista. "Hay que señalar que son errores concretos y diferenciarnos de la actitud del PP con casos similares", apuntaba otro alto cargo del PSOE. Son las opciones para tomar las riendas de un proceso que ha dejado a José Antonio Viera en una situación muy delicada.

Espadas. El efecto de esta situación sobre la campaña de Juan Espadas es evidente. Y lo que es peor, viene a agravar un escenario ya de por sí delicado. El equipo de Espadas empieza a transmitir una extraña soledad, impropia del PSOE. La dirección provincial está fuera de combate con las irregularidades; las agrupaciones con más capacidad de movilización han salido heridas del reparto de la lista electoral, y el grupo municipal socialista, en una fase de transición, está más débil, aunque se refuerce el papel de Alberto Moriña. Son muchos los ejemplos: el jueves, en la reunión de secretarios generales con el candidato y Viera no faltaron las expresiones de malestar, incluidas algunas ausencias, y dos abandonos de la mesa ante el retraso en el inicio de la reunión. Un día antes, Espadas se reunió con Aprocom, en uno de sus gestos en busca del voto moderado, sin más compañía que Rosamar Prieto-Castro, a la que le quedan dos meses en primera línea política. Y el martes, fue Espadas quien representó al PSOE en el debate de Giralda TV con segundas filas de PP e IU.

Campañas. Los carteles del PSOE fueron los primeros en llegar a unos soportes que ahora comparten con los de un Juan Ignacio Zoido, que ha optado por esconder las siglas del PP y situarlas al mismo nivel que su eslogan de campaña "¡Ya!". Casi lo mismo que han hecho los candidatos socialistas de Madrid y Barcelona con sus primeros mensajes electorales. Más llamativo es el lema de la campaña: "Sevilla en persona". Sobre todo, viniendo del cabeza de lista de la oposición de un proyecto socialista abanderado durante años por el mensaje "Sevilla, la ciudad de las personas". Y un repaso a las últimas campañas institucionales bastaría para hallar otro incluso más similar: "Sevilla, una economía en persona" -SEP-. Es el título de uno de los recientes proyectos de Sevilla Global. IU incluso ha puesto esta similitud en manos de los servicios jurídicos de Empleo en busca de una denuncia ante la Junta Electoral.

Minorías. La carrera en busca del mensaje más original queda ahora para las minorías. Tras el reparto de pipas del PA por las redacciones para anunciar que iban a pedir que declarara Torrijos, ahora llega el turno de los lingotes de oro. Upyd, por su parte, busca en su programa. Y, de momento, ha hallado un espacio único: es la única formación que pide viviendas en la dehesa de Tablada en contra incluso del PGOU, que aboga públicamente por las privatizaciones en Tussam y que rechaza la descentralización en distritos.
fjalonso@correoandalucia.es

  • 1