domingo, 18 noviembre 2018
18:14
, última actualización
Local

"El PSOE de Sevilla no necesita más tutelaje, sino la voz de los alcaldes"

El alcalde de Alcalá de Guadaíra se presenta para liderar el PSOE de Sevilla sobre la base de un municipalismo que recupere la confianza de los ciudadanos.

el 10 jul 2012 / 21:27 h.

TAGS:

Antonio Gutiérrez Limones posa junto a los caños de Carmona.

-Siempre habló de que guardaría los tiempos, pero precipitó el anuncio de su candidatura en Almería, ¿a qué se ha debido?
-Y he marcado los tiempos. La semana pasada dije que tocaba congreso regional y era el momento de Pepe Griñán y que ya hablaría después de la candidatura. Para mí son tan importantes las formas como el fondo y no se podía distorsionar el debate regional. Justo la mañana del domingo, cuando ya termina el congreso, creí que era oportuno anunciar mi candidatura. Es la forma de marcar tiempos, como también afirma Griñán y también para ser respetuoso con él.

-Entre sus aliados, no todos están con José Antonio Griñán.
-Lo digo aquí y lo dije en el congreso. No hay situaciones difíciles, sino personas capaces o incapaces de afrontarlas. Griñán es de los primeros y sólo por eso tiene mi apoyo total. Después está el congreso, que en el PSOE son debates democráticos, no como en el PP, que este fin de semana va a ser un ejército prusiano, con una reunión sin debate ni propuestas ni más de un candidato. Los socialistas somos críticos con la realidad porque queremos cambiar el mundo. Esto significa abrir el debate y una vez terminado, sellar la unidad y el trabajo. Es decir, lo que hacemos siempre. En el congreso provincial ocurrirá lo mismo: será la dirección de todos.

-¿Le molesta que le llamen crítico cuando el PSOE de Sevilla está dirigido por una gestora?
-Por un lado se me tacha de crítico y por otro de ser una persona de consenso. Siempre he dicho que la política es luchar por el consenso en aspectos básicos con la sociedad. Puedo asumir el reto y propiciar una mayoría estable en un momento difícil, donde no hay dirección provincial. El proyecto anterior fracasó y fue por los que dirigían el partido, que eran José Antonio Viera, Susana Díaz y Fernando Rodríguez Villalobos. Ahora es una oportunidad de construir un proyecto más sólido, con alcaldes y ediles y con vocación clara de que no haya tutelaje. Es el momento de los alcaldes y de estar del lado de las inquietudes de la gente.

-En su discurso habla de integrar, ¿qué diferencia hay entre su integración y la que promovió Susana Díaz una semana atrás?
-Salga lo que salga, será el equipo de todos. Lo que digo es que hagamos el proyecto de abajo a arriba, donde los alcaldes ocupen su espacio en la dirección provincial. De ahí salen iniciativas como el consejo municipal de alcaldes, donde todos los alcaldes puedan hablar en igualdad sobre los problemas de sus municipios y sin tener tutelajes. Es una oportunidad histórica. El PP va a proponer este fin de semana como presidente andaluz a un alcalde y de número dos a otro. Es el tiempo de los alcaldes, que son los que más en contacto están con la realidad y lo que hizo grande a este partido a primeros de los 80.

-Sin embargo, ¿cómo espera convencer a los 50 alcaldes que se han postulado ya a favor de la candidatura de Susana Díaz?
-Necesitamos todo el talento puesto en la misma dirección y todo el talante para abrir un amplio diálogo social con los sevillanos que se fueron a la abstención, votaron a otra opción o hace mucho tiempo que no encuentran razones para votarnos. Y eso significa que tenemos que abrir un debate. Esa propuesta es de todos y si llego a ser secretario general voy a contar con todos. Ahí está el consejo municipal de alcaldes, en el que estarán todos. Y estoy convencido de que en esa propuesta se ven reflejados tanto los alcaldes como los portavoces de la provincia de Sevilla.

-Ya en la capital, ¿ve factible su propuesta de agrupación municipal única para Sevilla, con la división que siempre ha existido entre las 11 formaciones?
-No es algo nuevo. Sevilla es de las pocas ciudades sin agrupación municipal. La coordinación de las 11 agrupaciones locales permitiría vertebrar la acción política, compartiendo sus criterios e impresiones. Eso ayudaría a que el mensaje a los ciudadanos sea más claro.

-¿Cuál es su fórmula para volver a atraer a los ciudadanos?
-El PSOE debe volver a ser el partido de la calle. La única manera de recuperar la confianza de los ciudadanos es que sepan que cuando tengan un problema el primero que estará ahí será un socialista.

-¿También culpa de ese alejamiento a que el PSOE lleve seis meses instalado en la crispación?
-Si seguimos entretenidos en los problemas internos, se alejarán más de la política. Eso supondrá menos democracia y participación. Ya lo dijo Azaña, en un discurso en Barcelona en 1938. Todos nos tenemos que mirar en el espejo, ya que las decisiones de hoy tendrán consecuencias mañana. Hay que abrir el debate y no pensar en intereses particulares ni del partido. Es lo que hemos hecho siempre, pero llegó un día en que dejamos de hacerlo.

-¿Cree que en este congreso se esquivará el enfrentamiento?
-Yo tengo todo el respeto por Susana Díaz y sé que ella también. No hay enfrentamiento. Susana es mi compañera de partido. Mi enemigo es la realidad tozuda en la que estamos inmersos con el paro, el desempleo y la injusticia. Aquí va a haber un debate público en el que vamos a confrontar propuestas, vamos a hablar de liderazgo.

-¿Cómo evitará que haya frases subidas de tono como las que dijo Rodríguez de la Borbolla?
-Públicamente dije que estaba en contra de lo que dijo y el lunes solicité el máximo respeto para Susana. Hasta les emplacé a que fueran a sus actos a conocer sus propuestas. Si no somos capaces de escucharnos, cómo vamos a escuchar a los ciudadanos. No podemos romper las reglas del respeto mutuo.

-En su presentación hubo alusiones de compañeros al miedo a votar libremente, que se asemeja a lo que expresó Borbolla.
-El PSOE es el partido de la libertad. Votaremos como establecen los estatutos, en cabina y con papeletas. Todos, en la soledad de la cabina, reflexionarán tras escuchar a los candidatos. Será un voto libre y secreto, como pasó en el último congreso provincial y en el federal.

-Si partimos del último congreso provincial, ¿no cree que parte con cierta desventaja?
-Cada congreso tiene su desarrollo. Antes se elegía a delegados y ahora a la dirección de Sevilla.

-¿Qué diría a las voces que, en del sector oficialista, afirman que su candidatura es una amalgama de intereses personales?
-Esta candidatura la componen alcaldes de los principales ayuntamientos socialistas de Andalucía y España, parlamentarios españoles y andaluces, casi todos los secretarios generales que ha tenido el PSOE sevillano o un expresidente de la Junta. Es un proyecto de muchos socialistas que dan lo mejor de sí por este partido, igual que entiendo que habrá en la otra opción, y no de intereses personales.

  • 1