Local

El PSOE despliega su artillería y arenga a salir del derrotismo

Blanco pide «dar la cara» y ataca a Rajoy y Arenas, «incompatibles con la democracia»

el 12 feb 2011 / 20:14 h.

TAGS:

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, saluda al público, seguido de José Antonio Griñán y de Manuel Chaves.

Como si se tratara del tiempo de descanso de un partido de fútbol con goleada del equipo contrario. El entrenador reúne a los suyos en el vestuario y lanza una arenga y una estrategia. Lo primero: no dar el partido por perdido, quitarse el estigma de derrotados. Lo segundo: convencer a sus jugadores de que son mejores. Algo así ocurrió ayer en la convención municipal que el PSOE clausurará hoy en Sevilla, con la presencia de su secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, y el andaluz José Antonio Griñán.

Los dirigentes socialistas tienen asumido que el suyo es un partido "muy ciclotímico", con picos que les lleva lo mismo a estar en plena forma que desfondados. Y saben además que el escenario actual es muy complicado para concurrir a unas elecciones porque el Gobierno ha adoptado medidas para atajar la crisis muy duras y muy difíciles de entender, incluso para los votantes tradicionales del PSOE. El mensaje de la cúpula del partido es que toca creerse esas medidas y salir a la calle a defenderlas. Lo verbalizó el vicesecretario general del PSOE, José Blanco: "Toca dar la cara por el PSOE".

Conjurados contra el pesimismo, con mensajes internos destinados a subir los ánimos y olvidarse de las encuestas, los socialistas arrancaron su convención municipal a 99 días de las elecciones municipales de mayo. Quizás los comicios más complicados desde 1996 y la primera gran cita con las urnas desde que reventó la crisis. Blanco, que eludió hacer mención alguna al futuro de Rodríguez Zapatero justo cuando algunos barones no dejan descansar el debate interno sobre su sucesión, avisó a los 2.500 militantes (unos 1.600 andaluces), cargos públicos y candidatos reunidos en Sevilla, de que "no hay ninguna razón para arrugarse". Tan importante como hacer creer a los suyos que pueden ganar, trató de hacerles ver que la oposición no está a la altura. "La democracia es bastante incompatible con [Mariano] Rajoy y [Javier] Arenas", proclamó convencido de que perderán las próximas elecciones.

En la misma línea el presidente del PSOE y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, aseguró que "la derecha tiene tantas ansias de poder que se le han subido las encuestas a la cabeza". "Nosotros se las bajaremos donde hay que hacerlo, en las urnas", arengó al plenario. Los socialistas creen que al PSOE le cuesta calentarse, pero también defienden que una vez que se arrancan salen a por todas. "Los socialistas cuando hay dificultades nos ponemos las botas", señaló Blanco al hilo de una alusión en este sentido de la presidenta del PSOE-A, Rosa Torres.

Bajo el lema La fuerza de un gran país, los socialistas quieren que de esta convención salgan hoy las propuestas clave de su programa electoral. No habrá promesas brillantes. No hay dinero. Pero sí una defensa encendida de la transparencia en la gestión, la lucha contra la corrupción y el acento recaerá en las políticas medioambientales. Entre las 25 propuestas que hoy aprobará el partido figura el compromiso de publicar las retribuciones y los bienes de los altos cargos municipales y el sacar de las listas cualquier imputado o condenado por corrupción. Los socialistas exigirán que se reduzcan altos cargos y personal de confianza en los ayuntamientos y proponen informar del coste real de los servicios públicos para "concienciar" a los ciudadanos. Algo parecido a la iniciativa de las facturas sombra que la Junta de Andalucía ha puesto en marcha en el ámbito de la sanidad. Los convenios urbanísticos, asume el PSOE, se publicarán en internet y se reservará el derecho a una VPO a los ciudadanos en caso de que se queden en paro. Además los socialistas se comprometen a incentivar que el actual stock de viviendas vacías se conviertan en VPO. En el plano verde, el ministro de Fomento anunció una nueva ley de calidad y sostenibilidad del medio urbano que obligará por ejemplo a que los edificios pasen una inspección energética, algo así como la ITV de los vehículos.
capitales. El reto es ganar en las capitales pese a que la marca PSOE esté a la baja en las encuestas. En el partido repiten como un mantra que salen "a ganar no a empatar". Blanco recordó ayer que "no dan por perdida" ninguna gran ciudad y mencionó expresamente "Barcelona, Madrid, Sevilla, Málaga o Huelva". "Allí donde gobiernan", dijo en alusión al PP, "hasta el aire acaba siendo irrespirable".

Chaves recordó en varias ocasiones durante su intervención que ahora lo que tocan son las elecciones municipales y no las generales, en pleno debate interno en su partido sobre la candidatura de Zapatero en 2012. El expresidente andaluz recriminó al PP que lleva pidiendo elecciones generales desde que perdieron las últimas y avisó: "Se celebrarán cuando toquen, ahora no tocan". El PSOE no quiere en ningún caso que la próxima cita con las urnas pueda convertirse en un plebiscito de Zapatero ni en una moción de censura a las políticas del Gobierno. El expresidente andaluz admitió que se han adoptado "medidas duras, muchas difíciles de entender incluso para la base del PSOE" pero defendió que las "grandes reformas" de este país se han llevado a cabo por los socialistas, por los presidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, recalcó. "Rajoy ha entendido que no tiene que esforzarse en nada y está convencido de que la crisis le hará su trabajo, pero esa es una visión mezquina y alicorta de la política", advirtió Chaves.

  • 1