Local

El PSOE en bloque asume que el congreso sea "cuanto antes"

La cúpula del partido y los ocho secretarios provinciales dicen «estar preparados».

el 26 ene 2010 / 06:31 h.

TAGS:

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, con Chaves, actual líder del PSOE-A.

El congreso extraordinario en el que José Antonio Griñán tomará el relevo de Manuel Chaves al frente del PSOE-A ha ido cogiendo velocidad hasta plantearse de forma inminente. Por primera vez, la cúpula socialista aseguró ayer que el partido está "preparado" para afrontar el congreso "cuanto antes". Esa disposición a atajar ya la situación de bicefalia la mostraron también los ocho secretarios provinciales, que se reunieron ayer con Griñán, el vicesecretario general del PSOE-A, Luis Pizarro, y el secretario de Organización, Rafael Velasco. En ese encuentro, además de hablar de la crisis y el paro, los secretarios provinciales dejaron la decisión de la fecha del cónclave extraordinario en manos de Griñán y de Chaves -por la mañana Pizarro y Velasco dijeron lo mismo-, igual que sostuvieron cuando se reunieron con el presidente andaluz en noviembre. Chaves manifestó ayer que la última palabra sobre la fecha la tendrá Griñán. "El criterio determinante es el del presidente de la Junta", afirmó. El congreso será cuando Griñán "lo considere oportuno", añadió.

Los dirigentes provinciales trasladaron al jefe del Ejecutivo que él y el actual secretario general tendrán manos libres para convocar el congreso y comunicarlo a los suyos, pero apostaron por que éste se celebre "cuanto antes". Fuentes socialistas aseguraron que la reunión estaba convocada de antemano aunque justificaron la decisión tomada porque la situación actual "no se puede sostener por más tiempo". Y reconocieron que de seguir así "se estaría dando argumentos a la oposición". Griñán, por su parte, se mostró convencido, según las mismas fuentes, de que hay margen para que el congreso salga bien. Quiso animarlos cuando les dijo que deben estar agradecidos a los andaluces, que han renovado su confianza en el PSOE desde 1982 y que eso debe ser un acicate para seguir adelante, según las fuentes.

La desconfianza del propio Griñán sobre su poder real en el partido, acentuada por las críticas vertidas a la política de comunicación de la Junta en la última reunión de la comisión permanente de la ejecutiva del PSOE-A, ha precipitado los tiempos y ha echado por tierra las tesis que mantenía el propio presidente andaluz hasta hace sólo quince días. Entonces no tenía prisas por auparse en el cargo, pero ahora sí, y la opción que coge más fuerza es atajar el asunto en Semana Santa, cuando se cumpliría un año de la marcha de Chaves al Gobierno de Zapatero. La otra fecha es julio, tras la presidencia española de la UE, si bien no se descartan otras opciones. La ejecutiva federal socialista, por boca de Leire Pajín, secretaria de Organización, respaldó ayer la decisión.

El cónclave está convocado sin fecha desde el mismo momento en que Chaves y Griñán decidieron no esperar al verano de 2012, la fecha preceptiva. Ese anuncio lo hicieron al unísono el 21 de noviembre, pero desde entonces el discurso sobre el momento idóneo del congreso ha dado un giro de 180 grados. Griñán quiere tener lo antes posible el control efectivo de todo el partido. Pero hace muy poco todo pintaba distinto. Dos semanas atrás, en un desayuno con periodistas parlamentarios, el presidente descartó un cónclave en los próximos meses porque necesitaba centrar todos los esfuerzos en la salida de la crisis. La ejecutiva federal tampoco quería movimientos internos que pudieran enturbiar la presidencia española de la UE. La opinión mayoritaria se inclinaba por esperar a que pasaran las municipales de 2011, para que un hipotético mal resultado no desgastara a Griñán, sino que recayera sobre Chaves como secretario general saliente.

Otros desencadenantes. Varias circunstancias se suman a la explicación de por qué se han acelerado los tiempos. El último barómetro de opinión del Instituto de Estudios Sociales Avanzados de Andalucía (IESA), publicado el día 15, da por primera vez una leve ventaja al PP respecto al PSOE en las autonómicas. La semana pasada hubo otros sinsabores. Chaves reconocía en una entrevista que hubo "alguna discrepancia" con Griñán por la fecha del congreso -fue el presidente andaluz el que reclamó un adelanto-. Luego hubo un rechazo unánime de toda la Federación Andaluza de Municipios y Provincias a las leyes locales de la Junta, un descontento que el PSOE intentó aplacar forzando a sus alcaldes a retractarse. Todos lo hicieron menos el presidente de la FAMP, Francisco Toscano, que el jueves decidirá si dimite. Sin embargo, ninguna de estas circunstancias se sitúan en la raíz de la necesidad de Griñán de apresurar el congreso.

Lo que sí provocó fue que Griñán, en un acto en Málaga el sábado, alentara a los suyos a "recuperar la moral". En ese mismo mitin Griñán deslizó mensajes de cambios que algunos dirigentes socialistas interpretaron como "un envite sin marcha atrás" para trabajar todos a una en la celebración de un congreso inminente. El presidente de la Junta urgió cambios "en la acción política, en el partido y en el Gobierno". En varias ocasiones, Velasco ha admitido que el partido tiene que mejorar la forma de comunicar los logros del Gobierno andaluz, pero en la última reunión de la comisión permanente de la ejecutiva regional, la semana pasada, también se formularon críticas a la comunicación institucional de la Junta, que no sentaron bien a Griñán. Diversas fuentes indican que tras ese encuentro Griñán ha decidido acelerar los tiempos del congreso.

El secretario de Organización necesita al menos un mes para cerrar los preparativos. Hay que convocar a los 751 comités locales para que elijan a los delegados que acudirán al cónclave. El partido ha encontrado en sus estatutos fórmulas para evitar que tenga que dimitir Chaves como secretario general. "Cuando se da un hecho singular y extraordinario [como la sucesión en la Junta] la ejecutiva regional o el comité director pueden convocar el congreso", explicó Velasco. De él no sólo saldrá un nuevo líder, sino que se someterá a renovación la ejecutiva al completo. Velasco descartó que vaya a haber una candidatura alternativa. "El respaldo a Griñán será masivo. No veo a ningún compañero que se plantee optar a la secretaría general", aseguró. Pero recordó que los congresos del PSOE son siempre "abiertos". "Se sabe cómo se entra, pero no cómo se sale", dijo. 

  • 1