Local

El PSOE exige a Arenas aplicar sus recetas al PP en el caso ERE

Sanz aplaude la renuncia de Ruiz y dice que «no es militante del PP y que iba en puestos de salida»

el 25 abr 2011 / 19:33 h.

TAGS:

La secretaria de Organización del PSOE, Susana Díaz, dio a probar ayer al PP de su propia medicina tras conocerse que una candidata de su lista en Córdoba tramitó un ERE con ocho falsos prejubilados. Díaz preguntó al líder del PP-A, Javier Arenas "qué cabezas considerará ahora que deben estar sobre la mesa judicial, si la del señor [José Antonio] Nieto -responsable del partido en Córdoba- o la suya". El PP lleva semanas apuntando a la responsabilidad del presidente de la Junta José Antonio Griñán y su antecesor y actual vicepresidente del Gobierno, Manuel Chaves en el caso de los ERE, en el que la Junta pone el cortafuegos en el exdirector de Trabajo Javier Guerrero.

Los populares argumentan que no es creíble que éste manejara una partida de 647 millones a su antojo durante nueve años sin que lo supieran los tres consejeros con los que trabajó, que dicha partida fue ampliada varias veces en Consejo de Gobierno y que la Intervención, dependiente de la Consejería de Economía entonces en manos de Griñán, avisó en varios informes de que el procedimiento para conceder esas ayudas no era el adecuado.

Díaz exigió a Arenas "explicaciones" sobre la relación de Cristina Ruiz con Guerrero. "Nieto la presentó como una candidata estrella y un día después la estrella se apaga o se estrella", afirmó tras conocer la renuncia de Ruiz a ir en el número 22 de la lista del PP a la Alcaldía de Córdoba, que encabeza Nieto. Para la secretaria de Organización de los socialistas andaluces, este caso desmonta el argumento del PP sobre la trama de los ERE como "un chanchullo entre amiguetes del PSOE". "Ahora tendrán que explicar si también es un chanchullo entre amiguetes del PP", argumentó. Díaz recordó que el PSOE expulsó a Guerrero cuando se inculpó e hizo lo propio con otros cargos socialistas implicados y pidió a Arenas que sea igual de "contundente en sus filas". "A mí me repugnan los casos de corrupción, he llegado a pedir disculpas por algo que nos abochorna. El PP hace de esto una oportunidad", denunció. "Si Arenas no persigue la verdad en este asunto, no busca la verdad sino la caza de socialistas", dijo.

El secretario general del PP-A, Antonio Sanz, cree que la supuesta implicación de Ruiz en el caso de los ERE es una "estrategia desesperada del PSOE para dar a entender que todo el mundo está implicado". "El PP es absolutamente ajeno al escándalo. Cristina Ruiz no es militante del PP, iba como independiente y en los puestos de salida en la lista. Además, ¿qué tenía que ver Ruiz con el PP en 2006 [año en el que tramitó el ERE sospechoso]", se preguntó Sanz.

El número dos del PP andaluz defendió, de puntillas, la actuación de Ruiz como gerente de Promi -"aún no se le puede acusar de nada"-, y aplaudió su decisión de abandonar la candidatura de los populares en Córdoba. "Tengo que aplaudir su renuncia con la que ha querido evitar una instrumentalización patética, bochornosa y partidista del PSOE, que quiere hacer ver que en este asunto está salpicado todo el mundo". Sanz confirmó que ayer el PP de Córdoba habló con Cristina Ruiz y "se decidió" que abandonara la candidatura. "Evidentemente el partido tiene que decidir, pero sólo la voluntad de Ruiz puede permitir sacarla de la lista", apuntó.

Sanz tomó como ejemplo la renuncia de Ruiz para volver a cargar contra los socialistas. "Sería conveniente que otros tomaran nota. No hemos visto esta actitud en consejeros o viceconsejeros que sí están imputados en este asunto", señaló. El presidente del PP-A, Javier Arenas, también mostró ayer su estupor por este caso, que calificó de "esperpéntico y patético". "Esta persona no tenía nada que ver con el PP en 2006", insistió.

  • 1