Local

El PSOE exige huir del rifirrafe para movilizar a su electorado

el 13 feb 2011 / 13:45 h.

TAGS:

Zapatero y Griñán ayer durante la clausura de la convención del PSOE.

El secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, coincidió con el andaluz, José Antonio Griñán, en avisar a los suyos de que no interesa una campaña basada en el “rifirrafe” con el PP. Los socialistas creen que, en pleno bache electoral, caldeando la confrontación gana la oposición y quieren huir de un debate de cuerpo a cuerpo sin contenido. El objetivo es que las municipales no sean un plebiscito de Zapatero ni de las políticas del Gobierno sino una pugna de ideas, explicaron desde el partido. El gran reto del PSOE para salvarse de un batacazo en las urnas es movilizar a sus votantes descontentos. Sólo en Andalucía calculan que hay medio millón que se quedaría en casa (el 30% de su electorado en los últimos comicios), lo que permitiría al PP auparse al poder.

“El PP está convencido de que va a ganar las elecciones municipales de calle pero se les olvida que para ganar hay que merecerlo”. El presidente del Gobierno clausuró la convención municipal durante la cual los socialistas se han conjurado para sacudir al partido el derrotismo e insuflar ánimos a menos de cien días de la cita con las urnas. Zapatero, acompañado por Griñán, la alcaldesa de Jaén y los candidatos de Sevilla y Madrid, recetó a los suyos que trabajen con “con humildad y asumiendo errores”. “Solo tenemos una tarea con mayúsculas: que vuelva el empleo”, sostuvo.

El secretario general del PSOE reclamó que esta no sea “una campaña de rifirrafe” porque eso “no es lo que necesita España ni aquellos que han perdido el empleo”. “Frente a la crisis unidad y no confrontación”, indicó el presidente, que defendió con fuerza el pacto social.Al PP, el dirigente socialista le recriminó su falta de propuestas. “Tienen solo cuatro o cinco palabras ante cualquier problema: La culpa es de Zapatero”.

Sus palabras más repetidas: “reformas y cambios”. Frente a aquellos, incluso dentro de sus propias filas, que recelan de unas medidas impopulares que ven alejadas de la izquierda, Zapatero defendió que en las políticas de su Gobierno hay “una impronta social” y “las señas de identidad están intactas”.

En clave municipal, el líder socialista exigió a sus candidatos y alcaldes que sean “inflexibles” para “ni caer en errores pasados” ni repetir la burbuja inmobiliaria. Y no ocultó que aún durará una “etapa muy exigente, de ahorro y austeridad”.

Por su parte el secretario general del PSOE-A, José Antonio Griñán, dijo a los suyos que “se gana con el corazón” y animó a movilizar a los electores “poniendo pasión”. El dirigente andaluz puso el énfasis en la importancia de recuperar “la ilusión por la política” e “impulsar el diálogo” y animó a los candidatos a no ofrecer “frases vacías o retóricas sino explicaciones”. A su juicio, el PSOE debe diferenciarse del PP, que “llega a esta cita ocultando sus intenciones”. Griñán defendió las reformas del Gobierno y criticó a una “derecha reaccionaria” que lleva “el espíritu de Trento en sus genes”.

El PSOE andaluz tiene ya clara la hoja de ruta de la campaña. Desde hoy y hasta el próximo 28 de marzo (fecha en la que se imponen las restricciones impuestas por la ley para hacer publicidad), desde San Vicente se desplegará una gran campaña publicitaria bajo el lema Respuestas, que se desarrollará en las ciudades de más de 50.000 habitantes y en un listado de municipios preferentes ya definidos (por ejemplo, el sevillano de San Juan de Aznalfarache).

A final de marzo se intensificará el puerta a puerta. Y una vez que se levante el veto publicitario, el 5 de abril, San Vicente prepara un gran despliegue y “la campaña pura y dura”, en palabras de  la secretaria de Organización, Susana Díaz, que dirige personalmente la estrategia. Griñán hará caravana, como si se tratara de unas autonómicas, y recorrerá Andalucía.

El presidente andaluz hizo en su intervención una encendida defensa del municipalismo, comentada por dirigentes de su partido. Es un tema antiguo en el PSOE-A, con tirones entre los que defienden el poder de la Junta frente al de los ayuntamientos. En pleno debate sobre la necesidad de revisar o no el Estado autonómico y el reparto de competencias, Griñán se remontó al 30 aniversario del Estatuto y recordó que fueron los primeros ayuntamientos democráticos los que impulsaron la autonomía andaluza. Ahora, dijo, “debe ser la autonomía andaluza la que impulse una mayor autonomía local. Es la hora del municipalismo”. Andalucía ha sido pionera al aprobar la ley de autonomía local y la de participación en los tributos de la Junta, y Griñán apuntó que ahondarán en ese camino. El Gobierno trabaja en un paquete de traspasos, sobre todo a las grandes ciudades. Será polémico porque muchas están en manos del PP.

  • 1