Local

El PSOE ha cogido la cuesta abajo

Los sociólogos explican con meridiana claridad cómo los movimientos de la opinión pública son por lo general muy lentos. Acontecimientos o políticas equivocadas de tal o cual gobierno que a cualquiera pudieran parecernos de inmediata repercusión...

el 16 sep 2009 / 01:19 h.

Los sociólogos explican con meridiana claridad cómo los movimientos de la opinión pública son por lo general muy lentos. Acontecimientos o políticas equivocadas de tal o cual gobierno que a cualquiera pudieran parecernos de inmediata repercusión sobre el electorado suelen tardar en dar la cara, o lo que es lo mismo sus efectos no se traducen con rapidez en la mentalidad de la gente. Esta circunstancia la conocía muy bien Alfonso Guerra, posiblemente el político español más ducho y experto en el análisis de las encuestas.

Quienes desde el Partido Socialista piensan que pese a la que está cayendo los sondeos no les iban demasiado mal, acaso desconocen esa implacable mecánica demoscópica que determina el premioso cambio de las percepciones de la gente sobre los asuntos más diversos. De ahí que sólo se engañe quien no quiera ver de cara la realidad: el declive del PSOE ha comenzado en las encuestas e irá a más en la misma medida en que la ola de desencanto se vaya traduciendo en nuevos hechos contantes y sonantes.

Llamemos a las cosas por su nombre: el señor Rodríguez Zapatero ha anticipado la crisis de Gobierno sencillamente porque con más conocimiento de causa que el que podamos tener el común de los mortales sabía hasta dónde estaban llegando las aguas del malestar de los españoles, cuatro millones de los cuales estarán en paro incluso antes del otoño. Y para desgracia general la situación tiende a empeorar también entre otros colectivos como los de los pequeños y medianos empresarios y los autónomos que ven decrecer el ritmo de actividad económica con el que hasta hace unos meses venían defendiéndose.

Que el PSOE ha cogido la cuesta abajo sería difícil de impugnar incluso por quienes desde posiciones estúpidamente sectarias se empeñaran en defender que es de noche a mediodía. La lenta pero imparable bola de nieve va engordando y adquiriendo velocidad en su curva de descenso. Ni una sola encuesta de las que hemos conocido en los últimos días refuta con datos esta realidad que se abre paso en el panorama político nacional y andaluz. Y aunque se nos diga que, ciertamente, las encuestas son la foto del momento, no cabe ninguna duda de que el momento va a peor y la foto está cada día más borrosa.

Zapatero cometió, a juicio de muchos analistas, un error de libro al retrasar tanto tiempo el reconocimiento de la crisis financiera universal. Y seguramente ello incidió en que las medidas adoptadas, cuyos efectos aún no se ven, agudizaran el particular problema español hasta proporciones indeseables. Si alguien creía que tan nefasta gestión de la crisis no iba a tener consecuencias porque hasta hace bien poco los sondeos eran aceptables para los socialistas, ahí tienen los últimos -y los que vendrán- que reflejan ya de manera inequívoca el disgusto del españolito medio con el presidente Zapatero y con sus erráticas políticas en materia económica.

Tarea tiene por delante el nuevo Gobierno de España y el inminente de la Junta de Andalucía para tratar de amortiguar la caída del PSOE que como bola de nieve se despeña ya por los gráficos de las encuestas periodísticas.

Periodista

gimenezaleman@gmail.com

  • 1