jueves, 15 noviembre 2018
07:41
, última actualización
Local

"El PSOE ha cometido el error de creer que el poder era eterno"

Tiene la victoria al alcance de la mano, pero el candidato del PP se muestra cauto. Está convencido de que los duros ajustes del Ejecutivo de Rajoy y la reforma laboral no le perjudicarán.

el 18 mar 2012 / 20:19 h.

TAGS:

Javiwer Arenas.

-A estas alturas de la campaña, ¿tiene ya apuntalada la mayoría absoluta?
-Estoy seguro de que la mayoría absoluta no está conseguida. Creo que hay muchas posibilidades de lograrla, hemos ganado votos y apoyos durante esta primera semana de campaña, pero conozco muy bien la fortaleza del PSOE en Andalucía, el peso específico de IU y eso me lleva a pensar que hasta el último momento la mayoría de gobierno va a estar en el aire.

-¿Ve posible un pacto de gobierno con UPyD?
-Es un escenario que no me planteo. Creo que si hay cambio, lo va a haber con todas las consecuencias. No habrá un poco de cambio. Habrá cambio o no lo habrá. UPyD no será determinante en el Parlamento andaluz, si es que consigue algún escaño. Los escenarios son clarísimos: o mayoría de gobierno del PP o mayoría de gobierno PSOE-IU.

-¿Entonces descarta una pinza con IU como la de 1994 o un acuerdo a la extremeña?
-[Risas] Descarto un escenario extremeño, que no se va a repetir en Andalucía. Si el PP no tiene una clara mayoría de gobierno, no va a ser determinante en las responsabilidades públicas en Andalucía. A partir de ahí, le recuerdo que la pinza del 94 se limitó a acuerdos institucionales en el Parlamento pero en ningún caso supuso el más mínimo pacto político ni el más mínimo pacto de gobierno, porque las diferencias ideológicas entre el PP e IU en Andalucía son extraordinarias.

-Si no logra gobernar, ¿se mantendría otros cuatro años como jefe de la oposición o daría un paso atrás?
-Le voy a contestar igual que le contesté hace cuatro años ante esta misma pregunta. Cuando uno está en una batalla cargada de ilusión en lo que piensa es en llegar al Gobierno. Hace cuatro años conseguimos diez diputados más, ahora estamos a ocho escaños de la mayoría de gobierno y todo indica que la podemos conseguir. El escenario de no alcanzar nuestro objetivo no lo voy a empezar a contemplar hasta que los andaluces hablen en la noche electoral.

-¿Su partido tiene mejores o peores expectativas electorales que antes de que Mariano Rajoy llegara a La Moncloa?
-Tenemos mejores expectativas electorales, porque los andaluces lo que nunca hubieran permitido es un Gobierno de España que no hubiera tomado decisiones desde el primer momento. Las reformas que Rajoy ha puesto en marcha han sido entendidas por la mayoría de los andaluces. Tenemos ligeramente mejores expectativas electorales que en diciembre. Se hubiera penalizado al PP si desde el primer momento no hubiera cogido el toro por los cuernos.

-Sí, pero son medidas muy impopulares ¿No cree que puede sufrir algún daño colateral por los recortes, la subida de impuestos o la reforma laboral?
-Es curioso que el PSOE diga que estamos guardándonos los Presupuestos Generales del Estado porque la agenda de Rajoy está condicionada por las elecciones andaluzas. Las reformas de Rajoy ponen de manifiesto que el presidente está pensando en el interés general de todos los españoles. Él ha cumplido con sus compromisos, imponiendo un techo de gasto para que no se gaste más de lo que se ingresa, haciendo una reforma del sector financiero, del mercado de trabajo y de la administración. Se ha dotado a las instituciones municipales y autonómicas de 35.000 millones para pagar las deudas a pymes y autónomos. No ha supuesto ninguna sorpresa para nadie. Estas reformas están siendo entendidas por la mayoría de los andaluces y españoles. La más controvertida es la reforma del mercado de trabajo. En los últimos cuatro años ha habido tres millones de despidos en el país y algo teníamos que hacer. No podíamos decirle a los parados que no tienen ningún derecho, que nos íbamos a limitar a mirar para otro lado para no tener ningún coste electoral.

-¿Entonces sí teme que la reforma laboral le pueda perjudicar electoralmente?
-Estoy convencido de que no. Deseo que el diálogo sobre la reforma continúe en el Congreso durante toda la tramitación parlamentaria. Creo que soy una de las personas que tiene más experiencia en la relación con los sindicatos. Voy a seguir manteniendo con ellos el diálogo abierto, con respeto mutuo. Opino que son necesarios y no se puede perder la oportunidad de dialogar hasta la extenuación.

-¿Le inquietan las protestas en la calle?
-Es un poco insólito hacer una campaña electoral con una huelga general convocada y, sobre todo, lo que es más sorprendente es que un partido, que ha provocado cinco millones de parados y 1,2 millones en Andalucía se ponga a la cabeza de la manifestación. Igual que respeto profundamente las decisiones de los sindicatos, me parece insólito y sorprendente la postura del PSOE. Las protestas no me producen inquietud porque últimamente estoy bastante recubierto de responsabilidad y de humildad.

-El copago ha estallado en la campaña. ¿Puede prometer que no lo va a aplicar si gobierna? ¿Qué hará si el Ejecutivo lo adopta de acuerdo con las comunidades?
-Ha habido muchas opiniones sobre el copago. Estos días he hecho referencia a las palabras de la consejera de Hacienda andaluza, la señora Martínez Aguayo, que dijo que no descartaba el copago, del señor Jáuregui o la señora Pajín, que apostaron claramente por el copago. El problema de Andalucía en estos momentos, más que el copago, es el impago. Los señores que están gobernando nos van a dejar en quiebra la sanidad andaluza con un volumen de impagos por encima de los 4.000 millones de euros. A partir de ahí, coincido con el señor Rubalcaba, que dijo hasta seis veces en el debate con Rajoy que hace falta un cambio en el sistema para mantener la financiación de la sanidad pública. Coincido al cien por cien. Ayudaré en lo que pueda con un gran pacto sociosanitario que he propuesto a nivel nacional, un Pacto de Toledo a la andaluza en nuestra tierra. No creo en el copago y el gobierno del cambio no lo va a plantear.

-En un escenario tan duro como el actual, ¿puede garantizar que no va a haber recortes sociales?
-Puedo garantizar que llevaré a cabo un plan de recortes del gasto corriente excluyendo la sanidad, la educación y los servicios sociales. Es lo que puedo garantizar. Y también puedo prometer que creo profundamente en las reformas para evitar los recortes sociales. Cuando no se hacen reformas es cuando llegan imperativamente los recortes sociales.

-¿Se plantea despedir a empleados públicos?
-Vamos a llevar a cabo una reordenación del sector público andaluz que pasará por la fusión de muchos de los organismos y por que desaparezcan los que compiten directamente con los funcionarios y con la administración pública. Hay parte del sector público que se tiene que mantener, porque es imprescindible, pero el sector público no puede desempeñar las mismas funciones que tiene atribuidas la administración pública. Esa será la línea roja. Habrá una reducción extraordinaria de directivos, pero voy a respetar escrupulosamente los derechos de todos los trabajadores.

-Hablemos del escándalo de los ERE. Usted insiste en que el presidente, José Antonio Griñán, conocía la trama fraudulenta. ¿Qué pruebas tiene?
-No es que insista, es que Griñán era quien recibía los informes de la Intervención que decían que el procedimiento era completamente ilegal. Él era quien llevaba las modificaciones presupuestarias al Consejo de Gobierno incrementando el fondo de los ERE. No se trata de que yo insista, sino de que es imposible que no los conociera, teniendo los informes de los interventores y siendo protagonista de los incrementos de las partidas presupuestarias. Eso es evidente.

-El Gobierno andaluz se queja de un uso político de este caso y apunta a una cierta connivencia entre el PP y la jueza Alaya. ¿Qué tiene que decir al respecto?
-Yo creo que el PSOE encadena muchísimos errores. El primero, no haber aceptado una comisión de investigación en el Parlamento. El segundo, no haber asumido ninguna responsabilidad política e intentar que nos creamos que dilapidar 1.500 millones es cosa de un director general. Otro de los errores del PSOE es acosar permanentemente a la jueza Alaya y obstaculizar la investigación. Al final, cuando uno comete tantos errores sin asumirlos, busca otros responsables. Si desde el primer momento hubiera habido comisión de investigación y se hubieran depurado responsabilidades hace un año, el asunto de los ERE no hubiera tenido un papel tan importante en la campaña. Pero estoy convencido de que si el PP gana y el PSOE pierde no va a ser por el asunto de los ERE.

-Griñán contraataca con el presunto caso de corrupción de la Zona Franca de Cádiz, que apunta a dos exaltos cargos del PP. ¿Qué diferencia hay entre ambos casos?
-Me habla de unas personas que ya no están en la vida política. Lo que cuenta Griñán es de hace diez años. Muy mal tiene que estar uno para recurrir a un asunto de hace diez años y a dos personas que ya no están en la vida pública. En ese tema puede haber responsabilidades individuales, pero en el caso de los ERE estamos hablando de un entramado, de una organización, de un procedimiento organizado para gastar en secreto el dinero público. Esa es la gran diferencia, la distancia que hay entre los comportamientos individuales a una red que supone un fraude a gran escala.

-¿Los andaluces le darán el próximo domingo un voto de castigo al PSOE o le darán la confianza a usted?
-Espero y deseo que los andaluces le den un voto de confianza, de ilusión y de futuro al PP. No me gustaría ganar las elecciones porque el PSOE lo haya hecho mal, sino porque, como dicen todas las encuestas, los andaluces creen que el PP tiene más fortaleza que el PSOE a la hora de ganarle al único enemigo que tenemos, que es el 31% de paro.

-¿Se equivocó al no acudir al debate de Canal Sur?
-Yo siempre someto a revisión todas las decisiones importantes y no hago afirmaciones contundentes sobre si acerté o no. Lo que sí le digo es que estaba pactado un debate en el Parlamento y fui expulsado del debate de Canal Sur porque no aceptaron mis condiciones. Propuse las mismas que en el debate entre Rubalcaba y Rajoy. Fui expulsado por una conducta de manipulación continua de la televisión pública. Lo dice la Junta Electoral, no lo digo yo. He propuesto debatir en cinco medios de comunicación y estoy esperando a Griñán y Valderas. También le quiero decir que tengo el máximo respeto a los profesionales de la RTVA y que la radio televisión andaluza seguirá existiendo si gana el PP. Nuestro problema es simplemente con la dirección política de esa cadena.

-Usted habla de 30 años de "ocupación" del PSOE en Andalucía, pero ha habido ocho elecciones autonómicas. ¿Por qué cree que en las novenas vencerá el PP?
-El PSOE ha ganado legítimamente las elecciones en Andalucía. Cuando ganaba el PSOE, Andalucía era propiedad de los andaluces; ahora que puede ganar el PP, Andalucía seguirá siendo propiedad de los andaluces. Los socialistas han cometido un error estos años: creerse que el poder iba a ser eterno, creerse en un momento determinado que eran directamente los dueños del poder, olvidándose de que el poder es siempre prestado por los ciudadanos en las urnas. Y, lo más importante, cuando los gobiernos duran mucho mucho, se van descomponiendo poco a poco, por eso quizás estamos asistiendo a la riada de escándalos que hemos conocido en los últimos meses.

  • 1