jueves, 13 diciembre 2018
12:03
, última actualización

El PSOE incluirá en su programa las leyes que IU condicionó en su referéndum

Los socialistas reivindican la ley de Memoria Democrática, Participación Ciudadana y banca pública. Maíllo denunció que la negativa de Susana Díaz a aprobar esta última fue la verdadera razón de la ruptura del pacto.

el 09 feb 2015 / 14:12 h.

El PSOE andaluz incluirá en su programa electoral la llamada ley de banca pública, un proyecto que llegó a aprobarse en uno de los últimos Consejos de Gobierno, antes de la expulsión de IU, y que los socios condicionaron, primero, a su apoyo a la ley de presupuestos autonómicos, y segundo, a la convocatoria de un referéndum en el mes de junio sobre su continuidad dentro del Ejecutivo. El proyecto de ley del ente público de crédito fue uno de los síntomas más claros de desavenencias entre PSOE e IU, hasta el punto de que el coordinador regional de la formación de izquierdas, Antonio Maíllo, denunció que la verdadera razón de Susana Díaz para romper el pacto y adelantar las elecciones al 22 de marzo es que “no tenía intención de aprobar la ley de banca pública”. En la asamblea de rendición de cuentas del pasado 20 de diciembre, IU condicionó la convocatoria del referéndum a la aprobación antes de junio de cinco leyes prioritarias (tres de ellas recogidas en el pacto): la ley de banca pública, la de renta básica, la de agricultura, la reforma de la ley de igualdad y el decreto de suministros vitales para garantizar agua y luz a familias en riesgo. Díaz entendió que su socio había introducido un elemento de inestabilidad en su gabinete, empujado por su necesidad de distanciarse del PSOE y converger con Podemos. La presidenta no aceptó que IU pusiese “fecha de caducidad” a su Gobierno, y los expulsó del gabinete. Ahora, metido de lleno en la precampaña electoral, el PSOE-A anuncia que esas leyes que IU puso como condición, al estar recogidas en el pacto, se incluirán también en el programa electoral socialistas para las autonómicas. El secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, ha garantizado que tanto el ente público de crédito, como la ley de memoria democrática y la de participación ciudadana (todas iniciativas de IU) serán promesas electorales de los socialistas. “El ente público de crédito es un proyecto tan socialista como de IU. Si se aprobaron, es porque estábamos de acuerdo”, dice Cornejo. El PSOE-A no se retracta ni deja a un lado las leyes y medidas que pactó con IU: 26 de las 28 recogidas en el acuerdo programático quedaron por hacer, además de 16 decretos ley que iniciaron su tramitación parlamentaria. De alguna manera, la estrategia de los socialistas desahucia el discurso de campaña de IU, que pretende arrancar fuerte el próximo 28 de febrero, con una gran manifestación por el día de Andalucía en el que reivindicarán su gestión en los tres años que han estado en el Gobierno. La coalición de izquierdas tiene previsto poner el énfasis en las leyes que se han quedado en el tintero, principalmente aquellas que condicionaron al referéndum. Maíllo ya avanzó hace unos días que aprobará la ley de banca pública en los primeros cien días de legislatura, si gana las elecciones. IU no quiere hacer una campaña electoral basada en la oposición a Susana Díaz, sino aprovechar al máximo su perfil institucional y presentarse como una fuerza capaz de gestionar políticas públicas y dar estabilidad al Gobierno. El problema es que los socialistas van a ejecutar el abrazo del oso con sus antiguos socios, de modo que las leyes que ambos pactaron y quedaron por hacer serán reivindicadas desde ambos flancos. Al defender estas medidas en su programa, el PSOE-A desmonta el discurso de Maíllo, que sostiene que a Susana Díaz le dan urticaria las políticas más a la izquierda. Preimputados. Seis comités provinciales del PSOE-A se reúnen hoy para consensuar y proponer sus listas al Parlamento, y quedan aplazadas hasta mañana los de Sevilla y Jaén. Precisamente en estas circunscripciones se ubicarían los diputados y senadora que están preimputados en el caso ERE: Carmen Martínez Aguayo, Antonio Ávila y Francisco Vallejo, que concurrieron en las listas por Sevilla en las elecciones de 2012, y Mar Moreno, por Jaén. El PSOE insiste en que estas personas no están imputadas de ningún delito, pero es poco probable que finalmente integren las listas, para evitar el riesgo de que sus candidaturas se vean empañadas por un proceso judicial que dañó seriamente al anterior Gobierno socialista, y que aún hoy no está cerrado.

  • 1