lunes, 10 diciembre 2018
09:04
, última actualización

El PSOE le disputa al PP el centro en plena fragmentación de la izquierda

Llama al voto moderado ante un PP «descabezado» y los populares reivindican este espacio por su capacidad de diálogo frente al «radicalismo» de Díaz .

el 28 ene 2015 / 11:00 h.

Primer Consejo de Gobierno sin IU. / EFE Primer Consejo de Gobierno sin IU. / EFE Ante la fragmentación del voto de la izquierda que auguran los análisis electorales, con Podemos como principal recolector de apoyos en este segmento del electorado, las grandes formaciones representantes de ese bipartidismo que las nuevas fuerzas políticas buscan romper parecen tener claro que el centro jugará un papel esencial en el partido electoral que se disputará el 22 de marzo. A ese voto de centro llamó ayer el portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez, en una entrevista en RNEen la que invitó directamente a este espectro de votantes a unirse a la «fortaleza y claridad de ideas de la presidenta y a su idea de una Andalucía fuerte en una España más unida que nunca», apelando así a la posición de Susana Díaz en el debate territorial a la que debe en gran parte su proyección nacional. De paso, Jiménez presentó al PSOE como la única opción de esos votantes ante un centro derecha andaluz que «está descabezado desde la marcha de Javier Arenas» y cuyo actual líder, Juan Manuel Moreno Bonilla, «no ha cuajado». El llamamiento provocó la sonrisa irónica del portavoz parlamentario del PP-A,Carlos Rojas, que al ser preguntado por ello en rueda de prensa cuestionó que «si el señor Jiménez es el que va a pedir el voto para el centro no sé si va a ser una estrategia muy acertada», tras acusar a su homólogo socialista y a la propia Susana Díaz de representar «el ala más radical del PSOE» por su tendencia a la confrontación frente al diálogo. «El espacio del centro es claramente del PP», dijo rotundo Rojas, que defendió los puentes de diálogo tendidos por su líder en esta legislatura a la presidenta andaluza que «nunca ha cogido». Si Díaz justificó la ruptura del pacto con IU por el «giro radical» dado por la coalición de izquierdas, Rojas señaló que «la radical ha sido ella» en su «confrontación permanente con el Gobierno central, en el desprecio a las ofertas de diálogo desde el PP y también rompiendo el Gobierno cuando no había necesidad». Frente a esa «radicalidad» mostró a un Moreno Bonillo que basará su campaña electoral en hacer «propuestas en positivo, propuestas para la ilusión, para solucionar las cosas», un estilo que situó en las antípodas del que atribuye a la candidata socialista. Esa parece ser la estrategia electoral marcada por el PP, la de presentarse como el proyecto «moderado, centrado e integrador» en el que «cabe todo el mundo». Con estos calificativos se definió a sí mismo y a su partido el propio Moreno Bonilla en una entrevista en la Cadena Ser, en la que también reiteró que ha venido a Andalucía para quedarse sean cuales sean los resultados electorales e insistió en pedir a Susana Díaz que se comprometa a hacer lo mismo. «Haré mis reflexiones una vez que pasen las elecciones y si tengo que corregir errores pues los corregiré, y si tengo que seguir avanzando, seguiré avanzando. Como he dicho muchas veces, yo he venido a Andalucía para quedarme», subrayó. Desde que se empezó a hablar del adelanto electoral, y probablemente sea recurrente en la campaña, IU y PP vienen apuntando como el verdadero motivo de la decisión de Díaz sus aspiraciones en política nacional. Ayer en Canal Sur, la presidenta repitió el mantra de que su acuerdo será con los andaluces si le dan una mayoría amplia que, admitió, no tiene por qué ser absoluta. En tal caso defendió su capacidad de diálogo aunque aseguró que nunca pactará con el PP porque lo que propone «no es bueno» para Andalucía ni con Podemos porque sus ideas son «irrealizables».

  • 1