Local

El PSOE reclama que baje la tensión en la guerra del agua

El conflicto por la gestión del agua se decanta poco a poco hacia la fusión de Emasesa y Aljarafesa. En el proceso, la secretaria provincial de Organización del PSOE, Susana Díaz, medió para que la crisis entre alcalde y presidente de la Diputación no queme a ninguno de los dos cargos.

el 14 sep 2009 / 20:16 h.

TAGS:

El conflicto por la gestión del agua se decanta poco a poco hacia la fusión de Emasesa y Aljarafesa. En el proceso, la secretaria provincial de Organización del PSOE, Susana Díaz, medió ayer para que la crisis entre el alcalde de Sevilla y el presidente de la Diputación no queme a ninguno de los dos cargos socialistas.

"Hay que huir de los protagonismos estériles", reclamó Díaz a raíz del debate entre la empresa metropolitana de aguas Emasesa y el Ayuntamiento que dirige Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE) como su valedor, por una parte; y el Consorcio Provincial del Agua y la Diputación -con Fernando Rodríguez Villalobos al frente- de otra. Ambos frentes tienen ideas diferentes para la expansión de Emasesa: la fusión con Aljarafesa (que defiende la ciudad de Sevilla) y la unión con el Consorcio de Aguas del Huesna, postura que defendía el Consorcio Provincial del Agua.

La mediación de Díaz recordó a los cargos socialistas que deben "ceñirse a la hoja de ruta que el propio PSOE elaboró de cara a la gestión del agua" y que la fusión entre la empresa sevillana y la aljarafeña debe ser "fruto del acuerdo de los ayuntamientos afectados".

Ayer precisamente el consejero delegado de Emasesa, Fernando Martínez Salcedo, recordó que la voluntad de los 11 ayuntamientos a los que presta servicio la antigua empresa municipal sevillana es la de fusionarse con Aljarafesa, un proyecto "que generará tensiones", pero en el que los consistorios, en virtud de la Ley de Bases de Régimen local, tienen la última palabra. Además, Aljarafesa y Emasesa comparten redes y embalses, y casi tarifas, expuso, para argumentar que esta unión será no sólo la "mejor", sino la "única" que garantizaría que a largo plazo se cumplieran las exigencias de Rodríguez Villalobos: que en el último pueblo la calidad del agua sea tan óptima como en la capital.

El presidente de la Diputación ayer reiteró lo que viene diciendo hace ya un par de días: que mientras se cumpla "a medio plazo" ese objetivo de calidad homogénea del agua (que se acaben los camiones cisterna y los pozos contaminados por nitratos, enfatizó) aceptará que la cadena de fusiones empiece con las dos empresas mas metropolitanas.

Eso sí, el órgano que debe controlar esa fusión, para Rodríguez Villalobos, debe ser el Consorcio Provincial del Agua, al que Emasesa y el Ayuntamiento de Sevilla conceden en este proceso un papel más secundario que el de la hoja de ruta que quiere el presidente de la Diputación.

  • 1