Local

El PSOE rompe su tregua

El nombre del edil Juan Antonio Martínez Troncoso lleva meses sobre la mesa como un rostro de consenso para dirigir el grupo municipal ante la brecha abierta entre los miembros vieristas y los críticos del Gobierno local. El acuerdo llevaba pendiente desde después del verano, aunque se pospuso hasta la finalización de las asambleas de las agrupaciones locales...

el 15 sep 2009 / 22:36 h.

TAGS:

El nombre del edil Juan Antonio Martínez Troncoso lleva meses sobre la mesa como un rostro de consenso para dirigir el grupo municipal ante la brecha abierta entre los miembros vieristas y los críticos del Gobierno local. El acuerdo llevaba pendiente desde después del verano, aunque se pospuso hasta la finalización de las asambleas de las agrupaciones locales.

El pacto -alcanzado tras la mediación de la dirección regional- planteaba una escenificación del conseno entre el secretario provincial, José Antonio Viera, y el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, así como el diseño de una dirección que pudiera tener el apoyo de todos los ediles. Fue el acuerdo que permitió rebajar la tensión existente entre las dos corrientes del Gobierno municipal. Pero esta calma estalló el pasado miércoles, lo que ha provocado que el enfrentamiento interno se vuelva a situar en primera línea.

Según varias fuentes consultadas, el alcalde decidió dar un paso adelante, saltándose la primera fase del acuerdo -la negociación con la Ejecutiva Provincial-. Ofreció a Juan Martínez Troncoso la portavocía del grupo. El edil sabía que esta opción se iba a confirmar tarde o temprano, pero aguardaba al acuerdo entre los dos sectores.

De hecho, esperaba mantener una reunión previa con Viera y con el regidor para diseñar su papel. La propuesta que Monteseirín hizo al delegado de Innovación planteaba que Alfonso Rodríguez Gómez de Celis se mantuviera en la vicepresidencia -un puesto que ahora no existía, pero que sí se había empleado en mandatos anteriores con personas como Aurora Atoche- y que como adjunto se situase Francisco Fernández. Quedaría Troncoso como líder del grupo, pero rodeado por altos dirigentes del sector crítico. Por este motivo, en la citada conversación con el regidor le anunció su rechazo al cargo.

Quedó así congelado el modelo pactado tras el verano entre Monteseirín y Viera. En aquel acuerdo, alcanzado con la mediación del regional cuando la crisis interna se acentuó hasta desestabilizar al Ayuntamiento, se contemplaba una renovación en el grupo municipal con dos requisitos básicos: Emilio Carrillo -la apuesta del Provincial- no sería portavoz, y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, hombre de confianza del alcalde, dejaría la dirección del grupo.

La propuesta realizada a Troncoso respetaba sólo en parte este acuerdo, ya que Celis continuaría de forma simbólica a la cabeza del grupo y otro hombre fuerte del regidor, Francisco Fernández, quien ya fue portavoz varios años, pasaría al segundo puesto.

Tras la anulación de esta posibilidad se abre un escenario incierto.

El rechazo por parte de Troncoso a la portavocía debido a la estructura que se había diseñado a su alrededor, es entendido por el sector crítico como un incumplimiento del pacto alcanzado tras el verano, lo que les permitiría mantener la dirección actual del grupo municipal sin introducir cambios. Con Celis como portavoz y Carrillo como adjunto -cargo que conserva desde antes de estallar la crisis interna-. Además, según fuentes consultadas, el entorno del alcalde considera que ésta continuidad es aceptada por el PSOE Regional, que ha instado a no continuar con el pulso tras el episodio del miércoles.

De fondo sigue el conflicto por la creación de la comisión ejecutiva municipal -la nueva estructura orgánica con competencias en la designación de candidaturas-. El plazo de seis meses marcado por el federal cuenta desde la asamblea de Macarena. Pero el provincial puede pedir un aplazamiento. En el Regional parecen dispuestos a no acelerar: "En Sevilla nos lo vamos a tomar con más tranquilidad", señala el secretario de Organización del PSOE-A, Rafael Velasco.

El malestar del sector vierista vuelve a cobrar protagonismo en un momento en el que además se negocian los presupuestos -salvo Joaquín Díaz, responsable de Edificios Municipales y Teresa Florido, de Salud y Consumo, el resto apenas tienen capacidad inversora- y se debe ejecutar el acuerdo entre Carrillo y los sindicatos, que implica un incremento del gasto corriente para crear 189 empleos.

Hacienda lleva semanas guardando silencio en público, pero advirtiendo internamente de las dificultades de cumplir estas exigencias. Ayer, los sindicatos UGT y CSI-CSIF remitieron comunicados criticando el incumplimiento de los acuerdos. Si no aparecen en los presupuestos, volverán las movilizaciones.

  • 1