Local

El PSOE saca en solitario la reforma del sector público

Miles de funcionarios se concentran ante el Parlamento en contra de la Ley, que ayer se aprobó con los votos en contra del PP y la abstención de IU.

el 16 feb 2011 / 20:41 h.

TAGS:

Miles de funcionarios se concentraron ante el Parlamento entre fuerte presencia policial.
Han pasado ocho meses, dos decretos, decenas de manifestaciones (dos de ellas multitudinarias) y un trámite parlamentario con reuniones entre todos los partidos y todos los sindicatos. La reforma del sector público que la Junta planteó inicialmente por decreto y puso en pie de guerra a los funcionarios salió ayer del Parlamento convertida en Ley, con la legitimidad formal que ello implica, pero no más apoyos.

 

La norma salió adelante con los únicos votos de la mayoría absoluta socialista, el rechazo del PP y la abstención de IU. Los sindicatos UGT y CCOO -que rechazaron el primer decreto pero luego pactaron cambios con la Junta y han introducido algunos más en el trámite parlamentario- respaldaron el texto con su presencia en la tribuna de invitados del salón de plenos. En la calle, miles de funcionarios convocados por los sindicatos y plataformas sectoriales -2.500 según la Policía, que desplegó un fuerte dispositivo, y 4.000 según CSIF- expresaban su rechazo entre pitos y gritos de "los chorizos han votado" o "el cortijo se derrumba". Avisan de que las protestas no pararán y no descartan la huelga, según Alicia Martos, de CSIF. Su crítica viene por que en las nuevas agencias públicas que se crean haya funcionarios, laborales y contratados de las empresas públicas mezclados. Creen que se abre así una vía de acceso a la administración sin opositar para el personal de los entes externos.

En el pleno, los grupos repitieron sus mensajes. El PSOE defendió que el texto deja claro que ningún funcionario o laboral de la Junta pierde derechos, que ningún contratado se convierte en funcionario por la puerta de atrás y que no se privatizan servicios públicos. "El PP lleva ocho meses mintiendo", denunció José Caballos, quien acusó al "partido de Arenas, de la propaganda, de hacer decir a la ley lo que no dice para intentar arañar votos". Caballos también reprochó a los sindicatos de funcionarios que no hicieran propuestas alternativas cuando se les dio voz en la Cámara y recordó que la "legitimidad de la representación del pueblo está aquí, no fuera" y que el Parlamento "legisla en beneficio del interés general".

El popular Jorge Ramos centró sus críticas más en la forma que en el contenido de la reordenación, al denunciar que la Junta por dos veces intentó aprobarla por decreto y en la tramitación parlamentaria no ha asumido ninguna de sus enmiendas ni las propuestas de los sindicatos de funcionarios a los que "insultó" por sus protestas al llamarles "fascistas y batasunos". Criticó que pese al compromiso de Griñán de dejar la reforma en stand by mientras se tramitaba "las agencias ya están funcionando como estaba previsto" y aludió a los despidos en la Red de Espacios Tecnológicos y el Injuve para reprochar al Gobierno sus acusaciones al PP de que pretende despedir a los trabajadores de las empresas públicas que desaparecen. "Pretenden huir del derecho administrativo y externalizar servicios", añadió Ramos, que sucumbió a la tentación de incluir la polémica sobre los ERE fraudulentos que a su juicio no hubiera ocurrido si la tramitación no se hubiera dejado a un ente externo como IDEA (antes IFA).

Desde IU, Pedro Vaquero defendió el esfuerzo de su formación por buscar puntos de encuentro entre dos posiciones enfrentadas pero lamentó que "hay intereses en juego, no sólo es una cuestión ideológica sino partidista, de intereses sindicales y también particulares". Vaquero lamentó que "la guerra entre funcionarios, laborales y demás trabajadores de los entes públicos ha beneficiado a la derecha". Pero recordó que todo comenzó con un "gran error" del Gobierno al imponer por decreto un modelo de sector público -con cuatro tipos de agencias, unas sujetas al derecho privado y otras al administrativo- que no ha aceptado cambiar (IU propuso un único tipo).

  • 1