lunes, 19 noviembre 2018
10:19
, última actualización
Local

El PSOE se parte en dos en la capital

Este pacta una lista de integración, en Bellavista se impone su ejecutiva y Casco Antiguo vuelve a dividirse

el 22 may 2012 / 21:47 h.

TAGS:

Las asambleas de las once agrupaciones de la capital que concluyen hoy vuelven a situar al PSOE de Sevilla en un escenario similar al de los últimos procesos congresuales. El partido está partido prácticamente por la mitad en la capital. A un lado, los oficialistas de Susana Díaz; al otro los críticos con la número dos de los socialistas. Y en medio el núcleo afín a José Caballos, que aún sumando pocos delegados vuelve a adquirir un papel relevante.

Los acuerdos que ya se han cerrado para Cerro-Amate y Macarena y el que está negociándose en Pino Montano  –las tres se celebran hoy– sitúan ya prácticamente como cerrado el reparto de los 104 representantes con los que contarán las agrupaciones de la capital en los  dos congresos, el extraordinario que decidirá la delegación de la provincia en el congreso regional, y el ordinario que deberá determinar quién será el próximo secretario general. Y aún no siendo firmes las cuentas, lo cierto es que la balanza está igualada. Según quien la mire se inclina  levemente hacia los afines a Susana Díaz, sumando a Caballos, o hacia los críticos que ahora cuentan con los afines a Viera. 

La primera jornada, el lunes, concluyó con el previsible balance favorable a los críticos . En San Pablo sumaron los 15 delegados –es la mayor agrupación–, en Miraflores, 8 y en Sur, 6 de siete –tras pactar uno con la minoría–. En Triana, Susana Díaz se impuso aunque acabó cediendo tras la votación tres de los once delegados en juego.

La segunda jornada, ayer, fue más compleja. Primero, Este-Alcosa-Torreblanca, la agrupación de Ramón Díaz –ahora del sector crítico– pactó su delegación con la edil Adela Castaño –afín a Susana Díaz–. Para la ejecutiva los nombres acordados sitúan un máximo de siete delegados para los críticos y dos para los afines a Susana Díaz, balance que para los oficialistas cambia hasta situarse en cinco a cuatro,  con mayoría para los afines a la dirección regional. Le siguió Bellavista, donde la segunda lista no llegó a alcanzar el 20% mínimo, lo que dejó los cuatro delegados en manos de Raúl Medinilla, quien, de momento, apuesta por la abstención, pero que tradicionalmente ha estado más cerca del sector crítico. Esta parte del puzzle la completa Casco Antiguo. 14 delegados en juego, y dos listas entremezcladas por motivos internos. Por un lado, Bernardo Bueno, Juan Espadas, Blas Ballesteros e incluso cesiones al otro sector como Nieves Hernández –crítica–. En el otro, Mercedes Gordillo y un heterogéneo grupo.

El resultado final fue de un 60% para la lista de Bernardo Bueno, Juan Espadas y Blas Ballesteros y un 38% para la lista de Mercedes Gordillo y varios miembros de otros colectivos como Bases en Red. El reparto queda por tanto con nueve delegados para la lista impulsada por la ejecutiva de la agrupación y cinco para la otra. 

Y queda la jornada de hoy. Macarena está ya acordada: de 8 a 9, según el congreso, para Carmelo Gómez; y de cinco a seis para Manuel Llorente. Y en Cerro-Amate hay acuerdo: cuatro para los críticos de Juan Manuel Flores, cuatro para los susanistas de Sergio Cebolla y otros tantos para José Caballos –uno de ellos no obstante se cederá en el extraordinario a Juventudes Socialistas–. En Pino Montano aún se negocia –sobre la mesa hay tres para los críticos y dos para los oficialistas– y en San Jerónimo los cinco están unidos en torno a Susana Díaz.

El resultado de las cuentas es incierto, pero los críticos dan por seguros más de cincuenta delegados, una cifra que rebasaría, aunque levemente la del núcleo afín a Susana Díaz, incluso contando con que todos los delegados de José Caballos. Los afines al Regional se ven cerca de la mayoría en la capital. Pero esto siguen siendo sólo cábalas. Aún queda para el congreso y, sobre todo, la provincia de Sevilla es mucho más que la capital.

  • 1