El PSOE urge a cerrar la brecha con su electorado por la crisis

El PSOE andaluz convocó ayer a sus senadores y diputados para redefinir el mensaje con el que quieren recuperar la confianza de su electorado en plena crisis.

el 03 oct 2009 / 20:39 h.

El PSOE andaluz reunió ayer a todos sus diputados y senadores para trasladar un mensaje: el momento es "difícil", hay que trabajar "para cambiar el estado de ánimo" de los ciudadanos. El reto es que los trabajadores y las clases medias -el electorado por antonomasia del partido- vuelvan a confiar en los socialistas para salir de la crisis.

El PP lleva meses machacando, también en Andalucía, con la idea de que la política anticrisis de los socialistas es un desastre, que no frena la sangría del paro y que pesa sobre los hombros de los más débiles. El líder del PP andaluz, Javier Arenas, ha iniciado una ofensiva que lo mismo preocupa a los dirigentes socialistas que les dibuja una sonrisa irónica: presenta a su partido como el de los trabajadores, el de la "Andalucía real" frente a la "Andalucía de moqueta". Los socialistas lo entienden como una especie de cambio de papeles. En privado bromean con la poca credibilidad que tiene la derecha para intentar ocupar este espacio que tradicionalmente corresponde a los socialistas. Pero, según se trasladó ayer en la reunión de la interparlamentaria del PSOE-A, además de despreciar la estrategia popular quieren frenarla en la calle. Algunas alarmas se han encendido.

"Entre todos nosotros existe preocupación", arrancó el secretario general del PSOE andaluz, Manuel Chaves, su intervención ayer en Sevilla ante los diputados andaluces en el Congreso y en el Parlamento, senadores y europarlamentarios. El ejemplo más claro es la subida de impuestos aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Lo que más preocupa al PSOE es que cale la idea de que las grandes perjudicadas son las rentas medias. Es una medida "progresiva y progresista", defendió Chaves. Es una subida fiscal "irreprochable", agregó el presidente de la Junta, José Antonio Griñán.

Se repitió el cierre de filas con la política de Zapatero que el PSOE lleva ya semanas escenificando, aunque tras sus discursos, los socialistas no ocultan que quizás han fallado al trasladar a los ciudadanos qué están haciendo y por eso se exigen un mayor esfuerzo de pedagogía. Hay que "redoblar esfuerzos" para explicar qué está haciendo este partido ante la crisis, avisó Chaves. Frente a las críticas a la improvisación del Gobierno, el también vicepresidente tercero del Ejecutivo de Zapatero exigió que se traslade que hay una hoja de ruta "clara y definida" para superar el batacazo económico. Y también, avisaron los dirigentes del PSOE, tienen que esforzarse en dejar claro que detrás de las "frases grandilocuentes" del PP, "no hay propuestas". "El PP no tiene una estrategia para salir de la crisis, si le preguntas a un ciudadano, no la conoce", señaló Chaves. "El PP sólo habla con adjetivos y sustantivos, pide reformas serias y profundas pero no explica nada", había dicho antes Griñán.

El líder del PSOE-A admitió que existen "incertidumbres" sobre cuándo la recuperación comenzará a notarse en el mercado de trabajo. "Hay que decir las cosas con claridad, el país está inmerso en la crisis, quedan meses muy difíciles", subrayó Chaves. Los datos del paro lo demuestran. Pero instó a la vez a frenar a quiénes se "regodean" en los pronósticos más agoreros y urgió a transmitir que "lo peor ha quedado atrás" y que "la recuperación podría comenzar a finales de 2010". "Hay que mirar de frente los problemas", "tenemos que coger el toro por los cuernos", "tenemos que tomar la iniciativa", reclamó Chaves. Con un reto: "cambiar el estado de ánimo de la opinión pública" y dejar claro a los ciudadanos que es el PSOE quien defiende a los trabajadores y las clases medias.

  • 1