Local

El PSOE ‘vuelve’ a la izquierda y anuncia una nueva agenda social

el 23 oct 2010 / 09:20 h.

TAGS:

El nuevo secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, abraza a su antecesora, Leire Pajín.

La remodelación del Gobierno realizada por el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, ha imprimido una dosis de optimismo al Comité Federal del PSOE, que ayer consideró los cambios como una apuesta por recobrar la iniciativa política y como el comienzo de la remontada para dar la vuelta a las encuestas electorales que le situaban muy por detrás del PP.

Los integrantes de la cúpula socialista arroparon a Zapatero, quien garantizó el mantenimiento de las políticas que han sido su seña de identidad y, en esa línea, anunció la creación de una nueva agenda social para evitar que las reformas económicas generen más desigualdades sociales. De este modo hizo un guiño a la izquierda de la que se había alejado con la reforma laboral. Así garantizó que buscará el consenso y que actuará con prudencia a la hora de la reforma de las pensiones, siempre dentro del marco del Pacto de Toledo. Zapatero adquirió esos compromisos en respuesta a las demandas expresadas por algunos compañeros sobre la reforma del sistema público de pensiones.

El jefe del Ejecutivo, asimismo, reafirmó su voluntad de reconstruir el diálogo social. Además, el líder socialista defendió las modificaciones realizadas en su gabinete, inició prácticamente la precampaña de las próximas citas electorales y no ahorró críticas cargadas de ironía hacia el presidente popular, Mariano Rajoy. "Rajoy se ha puesto de perfil (ante la crisis) porque no tiene perfil de líder político", "sólo hay que ver las caras del PP para comprobar que hemos acertado" y "hemos pillado por sorpresa a Rajoy, lo cual no es ninguna sorpresa", fueron algunos de los dardos dialécticos que lanzó Zapatero al jefe de la oposición. Y alguno más: "Rajoy seguirá en la oposición cuatro años más a partir de 2012" y "siempre que pierde unas elecciones, y mira que es especialista, lo que hace es pedir un nuevo partido cuanto antes".

Mirando al futuro. Por todo ello, abanderó el optimismo ante el futuro electoral socialista y lanzó un mensaje de fuerza llamando al trabajo: "Todo va a depender de nosotros". Reconoció que las elecciones autonómicas y municipales son una cita trascendental, pero advirtió de que su resultado, sea cual sea, no tiene por qué repetirse en las elecciones generales de 2012 porque cada proceso tiene sus tiempos y su propia "personalidad". "Nos puede ir bien y nos puede ir no tan bien", dijo Zapatero a puerta cerrada. Eso sí, opinó que el PSOE tiene "posibilidad de ganar en alguna comunidad importante", por lo que pidió a los suyos actuar con "coherencia" y en "concordancia".

Zapatero propició la remodelación del Gobierno para atender "una cierta demanda" de su partido y garantizó el esfuerzo para que este impulso se mantenga hasta las próximas elecciones generales.Pero expuso su deseo de que la sociedad comparta la necesidad de las reformas y sienta que éstas son imprescindibles y van en la dirección adecuada. Si la sociedad las hace suyas, "serán más sólidas y producirán efectos cuanto antes", pronosticó.

Dedicó también un cariñoso recuerdo, uno por uno, a todos los ministros salientes, a los que alabó por su trabajo y recordó a la plana mayor del PSOE una de las "señas de identidad" que deben preservar: "Todos estamos al servicio de un proyecto colectivo que está por encima de cualquiera de nosotros, porque representamos a millones de personas". "Sólo cabe que ese espíritu de estar dispuesto a arrimar el hombro para estar o para no estar se una seña de la manera en la que trabajamos", defendió.

Zapatero recibió elogios de toda su "tropa" -como denominó el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, a los dirigentes socialistas- y sólo escuchó algún reproche puntual. El propio Fernández Vara se quejó de que le habría gustado conocer el nombramiento de Marcelino Iglesias como secretario de Organización del PSOE (ratificado ayer por aclamación) en los órganos del partido y no por los medios de comunicación.Otra de las voces críticas antes de la remodelación, fue el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, quien pidió la convocatoria del Consejo Territorial -que él preside- y dijo que ha habido que hacer un cambio de rumbo para cruzar bien, porque -puntualizó- "cruzábamos mal".

Quienes se creen que pueden ser los primeros beneficiados de este nuevo sentimiento de optimismo que reina en el PSOE son los socialistas catalanes, que se presentan al examen de las urnas en noviembre, y que, por boca del diputado Daniel Fernández han pedido que los nuevos y los antiguos ministros acudan a la campaña catalana.

Zapatero escuchó también palabras de ánimo de otros "barones" como el lehendakari Patxi López para quien se ha acabado "la incertidumbre".

  • 1