viernes, 16 noviembre 2018
00:51
, última actualización
Local

El puente del Cachorro se reabre hoy después de 15 días de obras

Además de la repavimentación, se han sustituido las juntas de dilatación para evitar que se levante

el 11 dic 2011 / 20:03 h.

TAGS:

Operarios durante los trabajos de repavimentación. / estefanía gonzález (ATESE)

Las obras del puente del Cristo de la Expiración finalizan hoy una vez que ya se ha pavimentado el tablero del puente y se han sustituido las juntas de dilatación, que eran "las causantes del mal estado" que presentaba la infraestructura, ya que la calzada ha sido repavimentada en repetidas ocasiones. La última vez fue el pasado verano, cuando el actual equipo de Gobierno encargó un informe para conocer las causas de los repetidos deslizamientos que sufría el asfalto. Finalmente, los trabajos han durado dos semanas, casi un mes menos de lo inicialmente previsto por la Gerencia de Urbanismo.

Las obras, adjudicadas a la empresa Sando por un importe de 171.839,30 euros, comenzaron el pasado 25 de noviembre y aunque inicialmente estaba previsto que durasen 45 días, el Ayuntamiento pidió a la empresa que hiciera las obras "con celeridad para causar las menores molestias posibles en estas fechas de tanto tránsito". Así, el pasado lunes, el Consistorio ya anunció que el ritmo de los trabajos permitiría terminar antes de lo previsto, en torno al 11 de diciembre.

Las obras cuentan con un periodo de garantía de 13 meses, según el contrato de adjudicación suscrito con Sando por la Gerencia de Urbanismo.

Durante la primera fase de los trabajos se llevó a cabo la repavimentación de la calzada, algo que ya se hizo en verano y en muchas ocasiones durante el Gobierno anterior. Se aplicó una capa de resina en los puntos en los que se producían los deslizamientos en la bajada del puente, y se extendió una nueva capa de aglomerado. El fin de semana de la final de la Copa Davis se paralizaron los trabajos para facilitar la movilidad por esta entrada y salida de la ciudad y una de las vías de acceso a la Cartuja, en cuyo Estadio Olímpico se disputaba el torneo de tenis. Tras ese parón, los trabajos se reanudaron el lunes y en los últimos días se han centrado en la reposición de las juntas de dilatación, para evitar el deslizamiento del pavimento en el futuro.

Aunque los trabajos solo provocaron cortes parciales en dos de los carriles, y durante los mismos siempre ha habido cuatro abiertos al tráfico, el importante tráfico que sostiene este puente provocó en los primeros días retenciones, lo que llevó a Tráfico a aconsejar a través de los paneles informativos la búsqueda de vías alternativas, sobre para los coches procedentes del Aljarafe que usaban el puente para entrar en el centro de la ciudad.

Los peatones critican que el semáforo obliga a un rodeo

Las obras del puente han supuesto también reubicar el semáforo de Triana desde el extremo del puente hasta la zona de las paradas de los autobuses del Aljarafe. La nueva ubicación fue criticada ayer por la Asociación de Peatones de Sevilla, porque obliga a éstos a dar un “importante rodeo” para cruzar, además del riesgo que supone que se encuentre a menos de dos metros de las paradas de autobús, lo que “es absolutamente contraproducente desde el punto de vista de la seguridad vial al restar visibilidad entre peatones y conductores”. La asociación critica además que “sólo han dejado una vía para el transporte público mal señalizada y sin separación en el sentido de salida hacia Huelva” y que no se haya aprovechado para hacer cumplir la velocidad máxima de 50 km/h. 

  • 1