Local

El Puerto acusa a los expertos de sesgar el informe del dragado

Acusa al comité científico de trasladar «información incompleta»al ministerio

el 28 dic 2010 / 21:22 h.

TAGS:

Un barco pasaba ayer mismo por el nuevo canal que se está abriendo a la altura del Cuarto.
El Puerto de Sevilla remitió el pasado 19 de noviembre un voto particular en contra del dictamen de la comisión científica que ha pedido al Ministerio de Medio Ambiente que "desestime definitivamente" el dragado del río por demostrarse "incompatible con la conservación del estuario y, por tanto, de Doñana". El texto, de nueve páginas y firmado por el director de la Autoridad Portuaria, Fausto Arroyo, es muy duro con las conclusiones del citado dictamen, sobre el que incluso "se reserva el ejercicio de las acciones legales que al respecto estime oportunas".

En primer lugar, el Puerto ("miembro de pleno derecho de la comisión científica") denuncia que el texto del dictamen "nunca ha sido sometido a debate, votación o cualquier procedimiento de legitimación". Entiende el organismo que se han introducido en su redacción "consideraciones, determinaciones y recomendaciones respecto a los dragados del Guadalquivir no sustentadas en evidencias del estudio realizado [en alusión al redactado por el CSIC en colaboración con cuatro universidades]".

La Autoridad Portuaria concluye el epígrafe de su voto particular -al que ha tenido acceso este periódico- titulado "Falta de legitimación del dictamen emitido" con las siguientes palabras: "La intención de emitir un dictamen no sometido a debate responde a intereses ajenos al ámbito de la comisión científica y vulnera el objetivo y el marco fijado por el Ministerio de Medio Ambiente. La Autoridad Portuaria se reserva el ejercicio de las acciones legales que al respecto estime oportunas".

El voto particular califica el dictamen de "incompleto". ¿Los motivos? Lo explica el Puerto en el hecho de que la comisión científica aprobó por unanimidad en abril de 2006 la propuesta de investigación presentada por el Puerto, que constaba de dos partes: "una primera de observación, medición y desarrollo de modelos interpretativos; y una segunda de simulación de escenarios de funcionamiento hidráulico y ecológico del río". Esta segunda parte no se ha realizado "como se le hizo saber a la comisión, no pudiéndose cuantificar las mejoras o empeoramiento del funcionamiento del estuario". Entiende el Puerto, pues, que "estas circunstancias llevan a concluir que el dictamen es precipitado y que la comisión carece de la información para cuantificar los efectos de un dragado de profundización en el estuario".

En relación al contenido del dictamen, el Puerto esgrime que "no se reproducen las referencias directas al dragado de profundización" recogidas en el estudio del CSIC ni "específicamente los efectos positivos" que, según la Autoridad Portuaria, se leen en dicho estudio, y que dice: "Un dragado del canal de navegación no cambia sustancialmente la amplitud de la marea en el estuario; reduce su asimetría vertical, la velocidad y las fuerzas turbulentas en el fondo (...)". Infiere el organismo que el estudio del CSIC cree que "la ejecución de un dragado de profundización es beneficioso para el estuario". Acusa, además, a la comisión de no recoger fielmente lo dicho por los científicos. Las respuestas de éstos "difieren del texto reflejado en el dictamen".

Por último, el voto particular señala que después de tres años de estudio de los dragados del río y con, aproximadamente, 70 millones de datos recogidos no consta "ninguna evidencia de que los dragados de mantenimiento estén en el origen de episodios excepcionales respecto a la variabilidad natural de los parámetros del estuario. Concluimos que la intención de la susodicha consideración responde a intereses ajenos a la comisión científica".

Este argumento -el de que el dictamen responde a intereses ajenos- se vuelve a recalcar al final del voto particular en el que el Puerto sentencia: "No siendo objeto de esta comisión predeterminar los procedimientos administrativos de la gestión ambiental, concluimos que la recomendación de desestimar definitivamente un dragado responde a intereses ajenos al ámbito de los miembros de la comisión".

  • 1