Local

El Puerto destina 10 millones para empezar a dragar el río

El plan de inversiones prevé en 2011 obras para proteger el Guadalquivir.

el 19 dic 2010 / 19:20 h.

TAGS:

El Puerto insiste en que la nueva esclusa tiene que completarse con el dragado.

El Puerto de Sevilla está convencido y decidido a realizar el dragado del Guadalquivir para así rentabilizar la nueva esclusa, por eso ya ha presupuestado 10 millones de euros (de los 84 millones de inversión previstos para cuatro años) para "medidas correctoras del impacto medioambiental". Así se recoge en las cuentas anuales del ejercicio de 2009 publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Pese a que los expertos desaconsejan en estos momentos el dragado del río tal y como lo pide el Puerto (se prevé ganarle casi dos metros de profundidad al canal de navegación, que pasaría de algo más de seis a ocho metros), la Autoridad Portuaria lo considera una necesidad, de ahí que ya haya incluido una partida de 10 millones para paliar los efectos medioambientales en el ejercicio 2011-2012. Estas medidas tienen como objetivo, fundamentalmente, la protección de las márgenes y realizar actuaciones "especiales correctoras y compensatorias de los posibles efectos del dragado de profundización", según reza en el BOE.

Sin embargo, por ahora el Ministerio de Medio Ambiente no ha dado el visto bueno a la obra. De hecho, tiene que valorar el estudio que, tras dos años de trabajos, han realizado el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y cuatro universidades (Sevilla, Cádiz, Málaga y Granada). En dicho informe, se apunta que el dragado repercutiría negativamente en la dinámica, morfología y biodiversidad del estuario. No obstante, deja la puerta abierta a que, en un futuro, si se mejoran las condiciones del río, se pueda llevar a cabo. Eso sí, para mejorar las condiciones del río habría que adoptar medidas difíciles desde el punto de vista político porque implica, por ejemplo, reducir el agua para arrozales y otros cultivos y recuperar llanuras de inundación.

Según defiende el Puerto de Sevilla, la antigua esclusa estaba obsoleta y limitaba a 24 metros de manga el paso de los barcos, así que la obra de la nueva había que hacerla. No obstante, para optimizar la nueva infraestructura al 100% hay que dragar. El propio presidente del Puerto, Manuel Fernández, asegura que no es un "capricho", sino una "necesidad".

¿Y podría el Puerto rebajar sus pretensiones de dragar hasta los ocho metros de profundidad? Por ahora, lo único que apuntan desde la Autoridad Portuaria es que el dragado sería en sitios puntuales del canal de navegación. Se actuaría en las zonas de mayor concentración de arena y lodos. Eso sí, se admite que el proyecto tiene que ser viable desde el punto de vista técnico, económico y medioambiental.

El único puerto interior de España estrenó a finales del pasado mes su nueva esclusa, que ya regula las mareas, tras cinco años de obras y una inversión de 160 millones de euros. Permitirá pasar al 90% de la flota mercante del mundo gracias a sus 11 metros de profundidad o calado frente a los 6,6 de la antigua, a sus 40 metros de anchura o manga (24,36 la anterior) y sus 300 metros de longitud, cien más que la antigua. Con todo esto, el Puerto prevé duplicar el tráfico de mercancías, aumentar la actividad económica y crear 15.000 empleos.

Los ecologistas, por su parte, creen que el dragado es "una barbaridad" que sólo le favorece económicamente al Puerto. Aseguran que supondría un cambio de la hidrodinámica del río, de su geología, de la sedimentación, del transporte y la alteración de la reserva pesquera del estuario.

  • 1