Local

El Puerto prevé dragar el río en 2011 pese al informe científico

Fernández asegura que se puede hacer y que está en el plan de inversiones

el 01 dic 2010 / 13:48 h.

TAGS:

El alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín observa junto al presidente del Puerto, Manuel Fernández, cómo funciona la esclusa.
El dragado del río se hará el año que viene. Eso fue lo que defendió ayer el presidente del Puerto, Manuel Fernández, que incluso aseguró que el proyecto está dentro del plan de inversiones de 2011. No obstante, tras dos años de estudio, los expertos aseguran que el dragado del Guadalquivir propuesto por el Puerto repercutiría negativamente en la dinámica, morfología y biodiversidad del estuario.

 

La obra de la esclusa, con una inversión pública de 160 millones de euros, tiene como objetivo que entren barcos de más calado, lo que requiere el dragado del río, una actuación que aún no tiene todos los parabienes medioambientales. Sin embargo, Fernández apuntó ayer en una visita a la nueva esclusa con el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, el presidente de la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES), Antonio Galadí, el presidente de la Cámara de Comercio, Francisco Herrero, y representantes sindicales, que los 5.000 folios del informen estudian el estuario en su conjunto y señalan "ventajas e inconvenientes". Entre las primeras, que eliminaría la turbidez de las aguas. Entre lo negativo, la indefensión de las márgenes. De todas formas, el presidente del Puerto fue tajante: "El dragado hay que valorarlo no sólo desde el punto de vista naturalista, sino también por su importancia económica". Y es que el Puerto quiere duplicar el tráfico de mercancías, ahora de cinco millones de toneladas, y generar una actividad económica capaz de crear 15.000 empleos.

Fernández defendió que, "con todas las cautelas", el informe científico dice que el río está mejor gracias a los dragados de mantenimiento que se realizan, algo que nada tiene que ver con lo propuesto para que entren barcos más grandes: ganar casi dos metros de profundidad al canal de navegación (de algo más de 6 a 8 metros). "Se puede hacer", concluyó el responsable de la Autoridad Portuaria, que sí reconoció que había que esperar los permisos y la tramitación administrativa del proyecto, lo que puede llevar, a su juicio, casi todo 2011. El informe científico del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y cuatro universidades (Sevilla, Cádiz, Málaga y Granada), de momento, frena la pretensión del Puerto, esencial para rentabilizar por completo la esclusa. Sin embargo, es el Ministerio de Medio Ambiente quien tiene la última palabra. El estudio deja la puerta abierta a que, en un futuro, si se mejoran las condiciones del río, se pueda dragar. Algo que requeriría medidas difíciles de tomar desde el punto de vista político, como la reducción del agua para arrozales y otros cultivos y recuperar llanuras de inundación, entre otras. De ahí la oposición de, entre otros, los arroceros.

  • 1