viernes, 14 diciembre 2018
08:08
, última actualización
Economía

El Puerto reclama a los arroceros generosidad para un dragado vital

Su presidenta, Carmen Castreño, sugiere que los regantes aprovechan el proyecto para lanzar sus propias reivindicaciones particulares.

el 11 dic 2014 / 00:14 h.

TAGS:

Por Eugenia Jiménez. Río Guadalquivir a su entrada en Sevilla. / El Correo Río Guadalquivir a su entrada en Sevilla. / El Correo «Creo que estamos en el buen camino». Así valoró este miércoles la presidenta del Puerto de Sevilla, Carmen Castreño, el estado en el que se encuentra el proyecto del dragado, una evolución positiva que, en su opinión, se debe a la nueva propuesta de protección de las márgenes del río enviada ya a la Consejería de Medio Ambiente. Castreño admitió que el primer plan sólo frenaba la erosión con una defensa pasiva de las orillas del último tramo del Guadalquivir, y recordó que ahora el planteamiento es dragar el cauce en dos fases, de forma que en 2015 se acometería una profundización de 85 centímetros, y los 65 restantes entre 2016 y 2017. Carmen Castreño, ayer, en un almuerzo con periodistas organizado por el grupo de restauración La Raza. / El Correo Carmen Castreño, ayer, en un almuerzo con periodistas organizado por el grupo de restauración La Raza. / El Correo La propuesta de las márgenes fue presentada hace diez días en la Consejería y ha sido realizada de la mano de los técnicos de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Aún no se conoce fecha de cuándo se reunirá la Comisión de Participación de Doñana para poder estudiarla, indicó. «Si estiman que todo es correcto, dragaremos lo antes posible», declaró Castreño, quien defendió nuevamente, en el transcurso de un almuerzo informativo organizado por el grupo La Raza, que los informes elaborados en materia medioambiental ya descartaban, desde el primer proyecto de las márgenes, incidencias significativas, con lo que señaló que la profundización de sólo 85 centímetros aleja todavía más cualquier perjuicio sobre la naturaleza o los cultivos. En esa línea, lanzó un claro mensaje a ecologistas y regantes, a los que pidió generosidad para que el dragado salga adelante. Eso sí, sugirió que determinados colectivos, en una velada referencia a los arroceros, están aprovechando el dragado para hacer sus reivindicaciones particulares –en concreto, para que se acometan las obras de modernización de las infraestructuras de riego del arroz en las marismas sevillanas–. Reconoció, asimismo, la lentitud en la evolución del proyecto pero la achacó a los múltiples obstáculos que éste ha encontrado en su camino, muchos de ellos superados gracias al diálogo y la huida permanente de conflicto con autoridades y opositores. Carmen Castreño recalcó además en que el Puerto necesita este proyecto para «su supervivencia» debido a la necesidad que tiene el río de contar con un calado suficiente para acoger la navegación de barcos del tamaño que la flota actual (de mercancías o cruceros). En relación con la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), añadió que es absolutamente garantista y que, en todo momento, promueve la defensa del Parque Natural de Doñana. Entre otras múltiples cuestiones, también mencionó el proyecto promovido por el Consistorio hispalense para crear la Zona Franca en los terrenos del Puerto, sobre el cual manifestó que según sus previsiones, a principios de 2015 podría estar constituido su Consorcio. Una vez gestado, éste tendría entre sus principales misiones la licitación del cerramiento del recinto, que cuenta ya con siete empresas adheridas. Concluyó poniendo el énfasis en el importante papel que juega el Puerto en la estructura socioeconómica de la ciudad de Sevilla, su área metropolitana y el conjunto de la provincia. Por ello, la responsable de la Autoridad Portuaria mostró su confianza en la aprobación del proyecto por parte de las autoridades competentes, para así empezar con el dragado cuanto antes.    

  • 1