lunes, 10 diciembre 2018
14:19
, última actualización
Local

El Pumarejo desconfía del realojo de los inquilinos de renta antigua

el 01 may 2012 / 19:19 h.

TAGS:

Josefa Pino y José Márquez son dos de los vecinos de la Casa del Pumarejo en trámites para su realojo. El pasado 18 de abril el consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo aprobó suspender sus arrendamientos y dar vía libre al realojo en la calle Santa Clara y en Clavijo, respectivamente. Tras su marcha de la Casa Palacio, sólo tres familias permanecerán en ella mientras se acometen unas obras en la cubierta que, según la Asociación Casa del Pumarejo, podrían convertirse en la excusa para dejar el edificio sin inquilinos a la espera de una rehabilitación que podría retrasarse años ante la falta de dinero del propietario, el Ayuntamiento de Sevilla.

Desde la asociación se teme estar en el inicio de un deterioro aún mayor de la casa y su habitabilidad ("espacio cerrado, espacio deteriorado") y de la pervivencia de los valores por los cuales fue considerada Bien de Interés Cultural (BIC) y monumento en 2003, la convivencia simultánea de diversos usos: viviendas en la entreplanta y la primera planta (con las actuales vecinas y con nuevo vecindario) y usos asociativos, comerciales, sociales y artesanales en la planta baja.De hecho, los defensores de este inmueble señalan que los realojos "no son necesarios", que el Ayuntamiento podría "garantizar la seguridad de estas familias arreglándoles sus viviendas y facilitando su estancia allí". "El propietario, el Gobierno municipal, debería mimar el carácter residencial de la Casa Palacio", aseguró Rocío Pozo, miembro de la asociación.A su juicio, el Consistorio "no ha intentado acondicionar las viviendas para que estas familias sigan en sus casas mientras se hacen las obras", por lo que pronto sólo quedarán tres familias en el edificio pese a que existen 21 viviendas.

Desde la asociación se apunta que el carácter residencial de este BIC "corre peligro" y que el Ayuntamiento debe fomentar la rehabilitación para tener así más viviendas en su parque social y evitar así gastos innecesarios. "Si rehabilita la casa dispondría de 21 viviendas sociales y no tendría que comprar pisos para realojos o urgencias sociales como ha hecho en otras zonas", apuntó."Urgimos a que se haga la rehabilitación ya, puesto que el anterior gobierno municipal desvió tres millones de euros que iban para el Pumarejo al proyecto de las setas de la Encarnación. El Ayuntamiento es el propietario del edificio, así que debe obrar en consecuencia, acondicionarlo y protegerlo", sentenció Pozo, que apuntó que el valor de la Casa Palacio reside precisamente en la convivencia de las viviendas con los locales comerciales y los usos sociales, vecinales y culturales.

La asociación Casa del Pumarejo, además, iniciará en breve una nueva campaña para recaudar fondos para la rehabilitación del edificio, una obra con un coste que la Gerencia de Urbanismo cifró hace unos años en 5,6 millones de euros. "No pararemos de luchar y buscaremos mecenas, haremos campañas, actividades... todo lo que esté en nuestra mano, porque en la actual situación de crisis tememos que la rehabilitación de la casa es imposible. Tenemos que ayudar y lograr que jamás se descatalogue, que tenga uso residencial y se conserven los espacios destinados a actividades", apostilló Pozo. Tras nueve años de lucha vecinal por la rehabilitación de la casa, en septiembre de 2009 Urbanismo aprobó el convenio para expropiar de forma pactada -por 1,83 millones- la mitad aún privada, pero eso no trajo consigo la tan ansiada restauración.

  • 1