Deportes

El punto permite al Betis seguir en zona europea

Valioso empate del Betis en Pamplona en un partido en el que gozó de las mejores ocasiones y le anularon un gol válido.

el 21 oct 2012 / 19:46 h.

-->-->-->El Betis logró un meritorio empate sin goles en el Reyno de Navarra que le permitirá superar la octava jornada en zona europea,  pues será quinto si Sevilla y Mallorca empatan o sexto si uno de los dos gana este lunes.

Con todo, queda la impresión de que los verdiblancos se dejaron dos puntos en Pamplona, pues fueron superiores a su rival en varias fases del choque y gozaron de las mejores ocasiones, incluida la del gol anulado a Rubén Castro que debió subir al marcador a los 16 minutos de un partido que a buen seguro hubiera seguido otro rumbo muy distinto al que tuvo después.

Antes de esa polémica jugada, en la que al delantero canario le anularon un gol por un fuera de juego que no fue, ya había podido marcar Jorge Molina (2’) en una rápida contra, y es que el Betis fue muy superior durante los 20 primeros minutos, aunque luego los locales fueron igualando la contienda y buscando las cosquillas por los costados de Nelson y Álex Martínez, que sufrieron ante la insistencia de Lamah y Cejudo.

La pareja de centrales, formada por Paulao y Perquis, estuvo de todos modos expeditiva y cuando hizo falta el meta Adrián se empleó con rapidez y seguridad, en especial para salir a pies de Lamah (42’) y evitar lo que pudo ser el 1-0 tapando todos los ángulos de tiro al extremo belga.

Mel, de salida, introdujo cuatro cambios en el equipo titular respecto del que hace más de dos semanas derrotó 2-0 a la Real Sociedad: Perquis y Salva Sevilla suplieron a los sancionados Mario y Beñat, mientras que Rubén Pérez ocupaba la plaza de Nosa y Jorge Molina la de Pozuelo, que se quedó en Sevilla con molestias en la rodilla.

Y la puesta en escena de los verdiblancos fue realmente prometedora, con una escalonada presión e implicación de todos en tareas defensivas, por lo que no era extraño ver a Rubén Castro ayudando a Nelson en el lateral derecho o hacer lo propio a Juan Carlos con Alex Martínez en el izquierdo, por donde Cejudo y Lamah le buscaron las vueltas.

Los osasunistas, a los que solo valía la victoria para eludir el farolillo rojo tras el triunfo del Espanyol, sufrieron en el arranque del partido por el buen hacer de los béticos en el medio campo, donde Salva Sevilla distribuyó con criterio y Rubén Pérez y Cañas se mostraron contundentes y solidarios en la recuperación del balón, que se movió con mucho sentido en busca de la velocidad de Juan Carlos o las paredes de Jorge Molina, que supo jugar de espaldas y servir buenos balones a sus compañeros de ataque.

El buen juego de los verdiblancos, que al fin se mostraban como un equipo armado y compacto, no tuvo recompensa en el marcador, pese  a las buenas ocasiones de los compases iniciales –Paulao (4’) también pudo marcar tras una falta lateral–, lo que dio pie a que los navarros poco a poco se fueran soltando y metiéndose en el partido, que al ecuador de la primera parte pasó a ser mucho más equilibrado.

En la segunda parte ese equilibrio de fuerzas se mantuvo casi todo el rato, pues sólo Lamah (68’) fue capaz de romper en una ocasión el sólido entramado defensivo bético y poner a prueba los reflejos de Adrián, en perfecto estado de revista por la decisión y agilidad que mostró en todo momento el portero bético.

Al Betis de los veinte primeros minutos ya no se le volvió a ver, pues el fuerte ritmo de juego impuesto por Cañas y Rubén Pérez empezó a pasar factura a propios y extraños y al filo de la media hora empezó el carrusel de cambios, que esta vez no iban a alterar nada.

Primero entró Pereira por Salva Sevilla (66’), luego lo hizo Nono por Molina (74’) y finalmente Campbell (83’) por Juan Carlos, pero tan concienciados estaban todos de que la prioridad era defender el cero en la portería propia que apenas fueron capaces de volver a ponerse de gol ante Andrés Fernández.

Lo hizo Rubén Castro en el 78’, tras bajar un balón nevado del cielo que había lanzado Cañas y plantarse ante el meta rival en solitario después de un perfecto control orientado. Había hecho lo más difícil y esta vez falló en lo fácil, pues el intento de vaselina se le fue muy desviado al canario, que en la primera parte marcó un golazo desde fuera del área de mucha más complicada ejecución que en ese caso no subió al marcador porque el árbitro y su juez de línea no quisieron. No es malo el punto en Pamplona, aunque pudo y debió ser mucho mejor, pues la victoria estuvo cerca.

0 - Osasuna: Andrés Fernández; Oier, Lolo, Arribas, Damiá; Puñal, Annan; Cejudo (Nino m.75), Armenteros (Masoud m.81), Lamah y Llorente (Kike Sola, m.64).

0 - Real Betis: Adrián, Álex, Paulao, Perquis, Nelson, Rubén Pérez, Cañas, Jorge Molina (Nono m.72), Juan Carlos (Campbell m. 82), Salva Sevilla (Pereira m. 65) y Rubén Castro.

Árbitro: Velasco Carballo (Comité Madrileño). Mostró tarjeta amarilla a los locales Cejudo (m.29), Armenteros (m.63), Damiá (m.79) y al visitante Paulao (m.60).

Incidencias: Partido de la octava jornada de la liga BBVA disputado en el estadio Reyno de Navarra ante 15.215 espectadores. Patxi Puñal fue homenajeado por el club antes del partido al batir hoy el récord de 463 partidos jugados con Osasuna.  

  • 1