jueves, 15 noviembre 2018
22:55
, última actualización
Local

"El que usa un buen zapato compra uno y no tres, pero no se va al malo"

Regenta la firma que lleva su nombre, Nuria Cobo, y defiende la importancia del calzado de calidad para la mujer. Sus miras están ahora puestas en internet.

el 29 oct 2011 / 19:14 h.

TAGS:

A Nuria Cobo (Elche, 1970) el calzado le ha acompañado desde la cuna. Nacida en uno de los grandes focos de fábricas del sector en el país, sus padres ya se dedicaban al negocio. Hace unos años decidió montar su propia marca y distribuirla a través de sus cuatro establecimientos y puntos de venta en otras tiendas. Desde hace dos, su apuesta es internet, una ventana al mundo que le permite llevar su catálogo completo al público de otras partes de España. Clientas del País Vasco y de Cataluña ya han picado entre algunos de sus modelos, más coloristas que los que pueden encontrarse en el norte. La crisis le afecta como a todos, pero defiende mantener una actitud optimista ante la adversidad.

-¿Cómo de importante son los zapatos para una mujer?
-Muchísimo. Los zapatos son fundamentales porque, además de ser un elemento estético que da carácter a tu indumentaria, tienen que ser cómodos. No hay que olvidar que el calzado es el que te sostiene.

-El calzado le viene de familia...
-Mi familia es zapatera desde siempre. Mis padres son de aquí pero emigraron a Elche, donde la industria del calzado es muy importante. Trabajaron en ello y después decidieron volver y crear su propia empresa. Desde que comencé a trabajar fue con mi familia. Decidí montar mi propia firma hace 13 años.

-¿Por qué funda su propia marca?
-Mi hermano y yo trabajábamos con mi padre. Él siguió con el negocio al por mayor y nosotros decidimos crear una marca propia. En principio, nos movimos a través de las tiendas. Tenemos cuatro en total, dos en Sevilla y otras tantas en Cádiz.

-¿Y por dónde anda el negocio ahora?
-Estamos apostando por internet. Todo el catálogo puede verse on line. Ahora podemos llegar a toda España. Tenemos la página web desde hace muchos años, aunque hará dos o así que nos volcamos en ella en serio. El negocio que conseguimos a través de la red es aún pequeño. Supone en torno al 5% de la facturación, pero la idea es irlo potenciando cada vez más.

-¿Se trata de un negocio estacional?
-Hay épocas en las que se vende más que en otras y depende mucho del clima, aunque yo no diría que es estacional porque hay clientes todo el año. Normalmente los picos están en primavera y en este mes de octubre, aunque este año, debido a que ha hecho mucho calor, se ha vendido menos. No ha llovido nada y la gente no ha hecho el cambio de registro de los zapatos. A ello se suma la crisis económica, que nos afecta como a todos.

-¿Le ha hecho daño la entrada de productos asiáticos que viene produciéndose en los últimos años?
-A mí no me ha influido nada porque no es mi competencia. Se trata de un calzado más barato que va dirigido a otro público. El zapato medio o medio alto, el de gran calidad, sigue estando en manos de las fábricas españolas porque no es fácilmente imitable debido a que hay que saber hacerlo y no es fácil de copiar.

-¿Y su competencia?
-La competencia está también en el sector, pero siempre ha estado y, de hecho, es necesaria para que el mercado siga funcionando. A mí hay otras cuestiones que sí que me afectan directamente, como la subida del IVA, la crisis económica que retrae el consumo o el cierre del centro de la capital hispalense a los coches. Se trata de factores externos que no me dejan desarrollar mi negocio.

-¿Tiene previsto abrir nuevos establecimientos?
-De momento no barajo abrir ninguno más. Considero que no es buen momento para hacerlo teniendo en cuenta como están las cosas. Hemos vendido a otras tiendas zapatos de nuestra marca y es algo en lo que pensamos volcarnos más porque es una vía que ya está abierta.

-¿Internet le da pistas de dónde funcionan más sus diseños?
-Ahora mismo no es buen momento para abrir en ningún sitio, pero es verdad que tenemos demanda a través de internet de gente del norte, sobre todo del País Vasco y Cataluña. Creo que se debe a que el tipo de zapato que nosotros vendemos tiene mucho más color, es más de vestir y muy diferente a los que ellos tienen allí, donde el calzado es más sport. Les llama especialmente la atención esa parte de la colección. Entre la moda del sur y la del norte hay mucha diferencia. De Madrid hacia abajo hay se viven las celebraciones con más intensidad y la gente utiliza mucho el color y el zapato de vestir. En Cataluña, por ejemplo, la tendencia sport se combina con una más moderna.

-¿Su firma es también fabricante?
-No tenemos fábrica directamente, aunque sí desarrollamos el diseño de nuestros modelos.

-¿Nunca pensó en hacer calzado para hombres?
-Nunca. Desde el principio pensé en mujer y ahí sigo. Es lo que realmente me gusta y para hacer bien las cosas hay que dedicarse a lo que a una más le apetece.

-Antes hemos pasado de refilón por la crisis. ¿Cómo le está afectando?
-La verdad es que la he notado más que nunca este octubre. No he notado en el ambiente las pocas ganas de consumir de la gente tanto como ahora. El año que viene se plantea difícil, sobre todo los primeros meses, lo que supondrá una criba y que se cierren negocios. Ahora lo mejor es mantenerse y aguantar el tirón. Soy optimista, aunque no niego preocupación por la crisis porque el ambiente generalizado es pesimista y eso hace que la gente reserve el dinero y no consuma. Pero yo tengo mis proyectos y mucha confianza en ellos. No tengo miedo.

-En este punto, ¿sólo sobreviven los mejores?
-Desde el punto de vista económico el que vale es el que sobrevive. No hablamos de belleza o de calidad. Sólo podrá permanecer el que sepa darle al público lo que éste le demande. En mi caso, a pesar de la crisis, no he apostado por un producto más barato y de menor calidad. Estamos muy convencidos de lo que hacemos, que es un zapato de gran calidad hecho por fábricas españolas. El que quiere un buen zapato y está acostumbrado a utilizarlo comprará uno en vez de tres, pero no se irá a uno de mala calidad. Siempre elegirá uno bueno. En esto no se puede escatimar.

-¿Y abrir la página web al extranjero?
-Es momento de buscar nuevos cauces de negocio. Ya hemos tenido pedidos de otros países y es una buena vía para crecer.

-Además de la calidad, ¿qué otros servicios presta su firma?
-Le damos mucha importancia a la atención al cliente y por eso es fundamental el equipo que tenemos. No son simples cobradores de producto, sino que se encargan de orientar convenientemente al cliente.

  • 1