Deportes

El Real Madrid, casi campeón

El Real Madrid defendió bien el tempranero gol inicial de Raúl, ante un combativo y ambicioso Racing que hizo méritos para algo más, y sumó tres puntos de oro que le acercan ya al alirón, con diez puntos de ventaja con respecto al Villarreal, a falta de quince por disputar.

el 15 sep 2009 / 03:31 h.

El Real Madrid defendió bien el tempranero gol inicial de Raúl, ante un combativo y ambicioso Racing que hizo méritos para algo más, y sumó tres puntos de oro que le acercan ya al alirón, con diez puntos de ventaja con respecto al Villarreal, a falta de quince por disputar.

En un estadio lleno hasta la bandera y sobre un césped en inmejorables condiciones, los dos equipos salieron a por el partido, principalmente el Real Madrid, que lejos de esperar al Racing buscó el área racinguista de la mano de un Sneijder, que tomó la manija del ataque blanco ante la ausencia del sancionado Guti.

En la primera ocasión en la que Robinho y Robben intercambiaron sus posiciones, Sneijder combinó con el brasileño, para que éste, desde la banda izquierda, sirviera un balón de oro a Raúl, que lo tocó ligeramente para batir a Toño por bajo.

Con el marcador a favor el Real Madrid retrasó ligeramente sus líneas y el Racing tuvo más presencia, pero sin crear demasiado peligro ante la portería de Casillas. No obstante, en la recta final del primer periodo, los locales tuvieron tres buenas ocasiones para empatar, primero en una internada de Mohammed Tchité, cuyo disparo fue desviado a córner por Casillas; y después en sendos remates de cabeza de César Navas, pero el central no encontró puerta.

Y así se llegó al descanso, después de 15 minutos iniciales de buen juego del líder, que tras el gol se mostró mucho más especulativo y acabó agobiado por el Racing.

Cambios inútiles. Tras el descanso, el Racing siguió intentándolo con más corazón de cabeza frente a una defensa acertada en la anticipación. El Real Madrid, con el tiempo corriendo a su favor, no hacía concesiones y apenas salió a la contra.

Para tratar de cambiar el signo del partido, Marcelino dio entrada al polaco Ebi Smolarek en sustitución de un Óscar Serrano excesivamente acelerado que ya tenía una cartulina amarilla, y poco después sentó a Munitis para refrescar el ataque con Pablo Álvarez.

Entre Smolarek y Tchité crearon una excelente ocasión para empatar, pero el burundiano, que no tuvo su tarde, no se atrevió a chutar con la izquierda y, mientras buscaba posición para hacerlo con la derecha, llegó Heinze y le arrebató el balón.

El Real Madrid pudo sentenciar en el minuto 32, cuando Robben ganó la espalda a la defensa local y, aprovechando que Toño no salió a despejar, engatilló un buen disparo que salió desviado. O en un gol extrañamente anulado a Higuaín. Con el tiempo cumplido marcó el argentino, libre de marca.

Quizá mereció más el Racing, por posesión y mayor número de ocasiones, pero lo cierto es que el Real Madrid jugó un partido serio e inteligente que le acerca al título de Liga.

  • 1