Local

El Real Madrid cumple el guión en un derbi repetitivo

el 07 nov 2009 / 23:11 h.

TAGS:

Los jugadores del Real Madrid celebran el segundo gol del equipo, anotado por el brasileño Marcelo.
El Real Madrid pasó de un partido sentenciado, 0-3 a los 64 minutos, a un sufrimiento inesperado en los últimos instantes, en los que dos goles del Atlético de Madrid amenazaron la victoria del conjunto blanco, salvada en el descuento con una parada de Iker Casillas frente al argentino 'Kun' Agüero.

Hasta ese momento no existió el equipo rojiblanco, doblegado con rotundidad por su rival, que se preparaba para vivir un partido cómodo hasta la aparición del delantero argentino, suplente de inicio y la revolución del juego del Atlético en un tramo final que acabó con el ganador habitual en los últimos derbis.

Esta vez tampoco cambió en el derbi, que comenzó como siempre en los últimos cursos en el Vicente Calderón: con gol del Real Madrid. Hace dos años, Raúl González marcó nada más empezar; hace uno lo hizo el holandés Ruud Van Nistelrooy y hoy, al borde del quinto minuto, el brasileño Kaká cumplió con esa tradición desde el borde del área.

Lo hizo sin oposición. Demasiada ventaja para un equipo del potencial del conjunto blanco, que se sintió superior toda la primera parte, con balón y sin él, porque al Atlético ni le dio tiempo a presionar la rapidez del fútbol visitante ni a dibujar jugadas ofensivas claras, salvo en contadas ocasiones.

Un tiro alto de José Manuel Jurado, novedad hoy en el once como media punta, y un disparo flojo del uruguayo Diego Forlán, lejísimos de su mejor versión, fueron la tímida e irrelevante reacción del conjunto rojiblanco, sometido al control absoluto del Real Madrid, también amenazante en ataque.

Porque el conjunto blanco sí acumuló varias ocasiones en la primera fase del partido. Hasta tres tiros a portería, de Lass Diarra, Pepe y Sergio Ramos, todos ellos muy inquietantes, contó antes del minuto 24, el momento en el que el brasileño Marcelo se sacó un gol de la nada, sin ángulo y por el palo del portero (0-2).

La sensación de que el partido estaba sentenciado en tan poco tiempo recorrió todo el estadio, por mucho que el Atlético intentara reconducir la situación, con muy mala pinta para sus intereses con más de una hora por jugarse, que Forlán enviara un remate al poste en una jugada aislada y que Simao pusiera un puñado de centros.

Ni tenía llegadas claras, ni defendía con la seguridad necesaria para detener los ataques del Real Madrid, que vivía un partido cómodo en el primer tiempo, con ventaja en el marcador y sin sufrimiento atrás, en la misma medida que el Atlético se desquiciaba cada vez que el árbitro, Clos Gómez, no señalaba alguna posible falta.

Tuvo el francés Karim Benzema el tercero, evitado con reflejos por Sergio Asenjo, y el portugués Simao Sabrosa el 1-2, pero apareció Iker Casillas, casi siempre insuperable en los derbis, para apagar con una mano salvadora la primera esperanza de remontada de los rojiblancos antes del descanso.

Ya era momento para la entrada de 'Kun' Agüero, en el campo tras el descanso. Así lo estimó Quique Sánchez Flores, que dejó en el banquillo a un futbolista que un partido de este tipo, a pesar de su sobrecarga, pedía su presencia sobre el terreno de juego desde el primer minuto, sobre todo después de sus dos goles al Chelsea.

Tampoco cambió el panorama del encuentro, con el Real Madrid tan tranquilo por el marcador como por la incapacidad en ataque del Atlético en el inicio de la segunda mitad, donde los minutos pasaban como un trámite hacia el final del choque, aún más con el 3-0 del argentino Higuaín, que aprovechó un error mayúsculo del colombiano Perea para plantarse ante Asenjo y batirle por bajo (0-3, m. 64).

La expulsión de Sergio Ramos con roja directa, al frenar una jugada de 'Kun' Agüero en dirección solitaria hacia Casillas, instantes después del 0-3, parecía una anécdota entre el dominio del Real Madrid hasta que en dos minutos, entre el 78 y el 80, con un gol de Forlán y otro del argentino el marcador pasó a un 2-3.

Nadie pensaba en un final así en un derbi que estuvo sentenciado, pero que llegó con una emoción inesperada a los últimos minutos, con un remate fallido de Simao, un intencionado disparo de Forlán, un gol anulado por fuera de juego al Atlético y una parada salvadora de Casillas al Kun, pero que no cambiaron el ganador habitual del derbi en los últimos cursos.

  • 1