jueves, 15 noviembre 2018
04:41
, última actualización
Deportes

El Real Madrid elimina al Banca Cívica por vía rápida y pasa a semifinales (55-82)

Los sevillanos, con tanto orgullo como desacierto, cierran una gran temporada con un mal partido ante su peor contrincante.

el 20 may 2012 / 19:33 h.

El escolta del Banca Cívica Txemi Urtasun (d) avanza ante la presión del base del Real Madrid Sergio Llull.

El único borrón que llevaba el Banca Cívica en la hoja de servicios de una gran temporada tuvo rúbrica en el último día, antes de las vacaciones. Un resultado feo como aquel de liga que no hace justicia a ocho meses de competición magnífica de los hombres de Plaza, al que el Real Madrid, de tanto significado en su brillante carrera, se le ha erigido en muro infranqueable contra el que ha chocado hasta en cinco ocasiones. Sin duda, el mérito, y si no que se lo pregunten a equipos como Unicaja, Joventut o CAI Zaragoza, es llegar a colocarse en una pista en play off y Copa ante un conjunto excelso en pleno crecimiento, que no necesita contar con una estrella como Nikola Mirotic para fulminar a un Banca Cívica que fue capaz de volver al partido después del huracán Carroll, que sumó 15 puntos consecutivos sin fallo en el segundo cuarto para llevar al marcador una ruptura de 21 puntos (16-37).

El equipo de magenta tuvo en Urtasun su particular Carroll, y a base de triples, en el único tramo del partido donde los locales tuvieron respuesta con buenos porcentajes de tiro, regresó a tiempo de mantenerse en el carril de seriedad reconocible que se ha ido forjando. La primera canasta de Paul Davis y la irrupción de Carl English sostuvieron durante unos minutos un espejismo en San Pablo (42-47). Porque con porcentajes del 40% en tiros de dos y del 31% en triples, siendo inferior en el rebote y con el Madrid fácil de muñeca, la ecuación no podía dar un resultado color magenta. Bogdanovic acumulaba un 0 de 5 en tiros, Paul Davis se esforzaba por mejorar su 0 de 4 inicial, pero sin dejar de ser una sombra de ese jugador determinante de meses atrás. Su rodilla derecha, la que se lesionó, ha desvirtuado sin duda esta eliminatoria.

Porque hacía falta excelencia en casi todos y en casi todas las facetas, e incluso en el plano físico había varios escalores entre el rosa y el blanco.Las defensas de ajustes, alternativas de zona a individual, no daban resultado porque requerían de un punto más de intensidad para ser efectivas ante un equipo tan virtuoso en ataque, que dispone de muchas variantes, como el paso al puesto de cuatro de Singler, que abrió muchos espacios con sus salidas al perímetro. Y desde allí anotó un triple en el 32' (49-62) que hizo arriar la bandera al Banca Cívica. Sergio Llull puso poco después la sentencia. Para entonces el equipo del San Pablo había hilado una cantidad considerable de errores en los tiros, mientras veía como Carroll seguía a lo suyo, con el orgullo de killer herido después de que la defensa cajista lo dejara en una marca inaudita de tres puntos en el primer partido de la serie. Ayer se desquitó a base de bien y acabó ovacionado por la afición sevillana, como Llull, como todo el Banca Cívica en la despedida de una de las mejores temporadas de su historia. Se abre ahora un periodo de muchas dudas sobre el futuro, empezando por el coach del banquillo.

 

Ficha técnica:

55 - Banca Cívica (12+19+16+8): Calloway (12), Tepic (-), Jasen (5), Bogdanovic (-), Triguero (7) -quinteto inicial-, Satoransky (2), English (7), Urtasun (16), Sastre (-), Paul Davis (6), Balvin (-) y Rubio (-).

82 - Real Madrid (22+19+15+26): Llull (13), Pocius (7), Suárez (6), Velickovic (8), Tomic (8) -quinteto inicial-, Sergio Rodríguez (5), Felipe Reyes (8), Begic (-), Carroll (20), Sanz (-), Díez (-) y Singler (7).

Árbitros: Martín Bertrán, García González y Calatrava. Sin eliminados.

Incidencias: Segundo partido de la eliminatoria de cuartos de final de la Liga disputado en el Palacio Municipal de los Deportes de San Pablo ante 6.200 espectadores.

  • 1