domingo, 16 diciembre 2018
11:54
, última actualización
Deportes

El Real Madrid sigue los pasos del Barcelona, literalmente

También desperdicia un 2-0 a favor y se queda sin final tras caer con el Bayern en los penaltis.

el 25 abr 2012 / 22:07 h.

Arbeloa y Cristiano, desolados, contemplan la eliminación del Real Madrid.
El Bayern de Múnich se llevó en la tanda de penaltis el sueño de la décima Copa de Europa del madridismo, tras un duelo épico convertido en clásico europeo en el que el conjunto alemán demostró por qué es la bestia negra de un Real Madrid, que tras ganar 2-1 con doblete de Cristiano Ronaldo acabó llorando por el fallo en los penaltis del portugués, Kaká y Sergio Ramos. Era la primera vez en la historia del estadio Santiago Bernabéu que un partido de la Champions acababa en tanda de penaltis. Pero fue el Bayern el que cumplió su sueño: jugar la final en casa.

Saltó el Real Madrid al campo empujado por un ambiente que invitaba al miedo escénico y su salida en tromba halló premio pronto: un chut de Di María lo rechazó Alaba con la mano desde el suelo; penalti y gol de Cristiano Ronaldo. El Bayern supo levantarse. Lo demostró Alaba, que entró por la banda izquierda y sirvió en bandeja el gol a Robben. El holandés, con todo a favor, colocó mal el cuerpo y perdonó. Poco después, Mario Gómez enganchaba su primer latigazo que sacó Íker como pudo y Khedira fue providencial rebañando el esférico cuando Ribery se disponía a marcar a puerta vacía. El castigo no pudo ser más duro para el conjunto alemán. A la siguiente acción el Real Madrid explotaba su pegada. Una transición rápida, la visión privilegiada de Ozil y el remate ajustado al palo de Cristiano. Efectividad pura y dura.

A partir de ahí, el Real Madrid cometió los mismos errores que en Alemania. Reculó, buscó el contragolpe y renunció a la posesión. El físico a examen ante lo que comenzó a ser una exhibición alemana. Luiz Gustavo enganchó un testarazo que sacó de nuevo Khedira, Mario un disparo pegado al palo y el dominio acabó consiguiendo un penalti, claro, de Pepe a Mario Gómez: Robben no falló en su vuelta a la que fue su casa. El Real Madrid había desaparecido del campo.

Debía reaccionar Mourinho pero tardó en reforzar la batalla perdida en el centro del campo. El balón era del Bayern. Mario Gómez rozó el poste con un nuevo testarazo. Y Benzema era el que tiraba metros hacia delante de nuevo, con un desmarque bueno y disparo cruzado que sacó Neuer.

El duelo estaba en el momento en el que sale la casta, cuando los futbolistas se disfrazan de héroes y quieren protagonismo. Cristiano debía aparecer y su falta fue a manos de Neuer. Robben se excedía en vez de ser generoso. Egoísta por naturaleza, se la jugó ante Casillas, que le sacó el mano a mano con rapidez.

Cuando el Bayern rebajó la intensidad, Mourinho recurrió a Kaká. Fresco tras no jugar en Múnich ni en el Camp Nou. Su pasado exitoso en la competición más prestigiosa a nivel de clubes en quince minutos que liderar, pero se desesperó en una contra en la que Benzema no le vio solo en el pase atrás y desapareció.

En la máxima tensión, cuando un error te deja fuera y un acierto te conduce a la gloria, Mario Gómez tuvo en sus pies la eliminatoria. Por una vez pasó Robben y el gigantón controló en vez de chutar y cuando lo hizo salvaron lanzándose a por todo Ramos y Xabi Alonso. Llegaba la prórroga.

Las fuerzas justas en todos. El Real Madrid tirando de casta en un ejercicio de fe. Hasta el insaciable Cristiano estaba en reserva y no acertó a rematar una subida de Pepe. El equipo español era ligeramente superior, pero las piernas pesaban y Mourinho apeló a Higuaín. De nada sirvió. No hubo ocasiones y el partido se fue a los penaltis.
Primero ocurrió lo inesperado. Falló Cristiano, el futbolista que había marcado todos sus lanzamientos esta temporada. Falló Kaká, más fuera que dentro del Real Madrid. Casillas levantó a su equipo con sus paradas a Kroos y Lahm. Y cuando todo se igualaba, Ramos apostó por la potencia y Schweinsteiger puso la guinda. El Real Madrid de Mourinho tampoco ganará la Décima. La final, Bayern-Chelsea.

REAL MADRID: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Khedira, Xabi Alonso; Di María, Ozil (Granero, m. 111), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Benzema, m. 106).

FC BAYERN: Neuer; Lahm, Boateng, Badstuber, Alaba; Luiz Gustavo, Schweinsteiger; Robben, Kroos, Ribery (Müller, m. 95); y Mario Gómez.

Goles: 1-0, m. 6: Cristiano Ronaldo de penalti. 2-0, m. 14: Cristiano Ronaldo. 2-1, m. 27: Robben de penalti.

Penaltis: 0-1: Alaba. 0-1: Cristiano, para Neuer. 0-2: Mario Gómez. 0-2: Kaká, para Neuer. 0-2: Kroos, para Casillas. 1-2: Xabi Alonso. 1-2: Lahm, para Casillas. 1-2: Sergio Ramos, alto. 1-3: Schweinsteiger.

Árbitro: Viktor Kassai (Hungría). Amonestó a Pepe, Arbeloa y Granero; y a Alaba, Robben, Luiz Gustavo y Badstuber.

Incidencias: partido de vuelta de semifinales de Liga de Campeones. Estadio Santiago Bernabéu, lleno: 82.000 espectadores.

  • 1