Local

El rechazo a las leyes locales abre una guerra interna en el PSOE-A

El rechazo unánime a las leyes locales en la FAMP ha abierto una guerra interna en el PSOE. Los alcaldes socialistas de la federación rectificaron ayer y apoyaron las normas, tras la llamada de Griñán, dejando a Toscano solo en sus planteamientos. El presidente de la FAMP sopesa su futuro, incluso dimitir.

el 20 ene 2010 / 21:05 h.

TAGS:

Toscano, Griñán y el presidente de la FEMP, Pedro Castro.

El rechazo unánime a las leyes locales de la Junta que el martes se acordó en la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) ha desatado una guerra interna en el PSOE que puede derivar, incluso, en la renuncia del presidente de la federación, el socialista Francisco Toscano. El alcalde de Dos Hermanas, un referente histórico del partido, aseguró ayer a este periódico que hoy tomará una decisión "coherente" sobre su futuro como "respuesta a lo que está pasando".


Lo que está ocurriendo es rocambolesco. De la reunión de la FAMP salió por primera vez una posición común de discrepancia con las normas municipalistas, pero un día más tarde el Gobierno andaluz -por boca de su presidente, José Antonio Griñán, y del consejero de Gobernación, Luis Pizarro- negó que hubiera existido tal rechazo. Al contrario, dijeron ambos, hubo un "apoyo unánime" de los regidores socialistas. Horas más tarde, todos los alcaldes del PSOE presentes en la FAMP, excepto Toscano, firmaron un comunicado de respaldo a "la totalidad del contenido" de las leyes locales. Griñán había hablado con ellos, pero no llamó al alcalde de Dos Hermanas, como confirmó él mismo a El Correo.


Al dar marcha atrás en su postura, los regidores socialistas están desacreditando a Toscano. Pero éste no rectificó y se mantuvo firme. Recordó que desde su cargo en la FAMP representa a los 771 municipios andaluces. "Tengo que ser respetuoso con lo que propuse y con lo que pasó", señaló. Fue él quien propuso que todos los miembros de la FAMP se desmarcaran de las normas porque no recogen algunas de sus aspiraciones más importantes, como una mayor autonomía y participación en los tributos y menos tutela de la Junta. Su intervención fue aplaudida por todos. ¿Hubo presiones entonces para que sus compañeros de filas cambiaran de discurso? "Eso debes preguntárselo a los que el martes defendían una cosa y ayer decían otra", sostuvo. Toscano cree que quizás los regidores socialistas han tenido una "actitud defensiva" ante las manifestaciones de PP, IU y PA, que han vendido el acuerdo de la FAMP como un fracaso de la Junta. También fue rotundo al valorar el argumento de Griñán de que no pudo haber rechazo porque no se produjo una votación. "Decir eso me parece mezquino y de falta de rigor. Hubo un consenso unánime, que es la esencia de la democracia, sin necesidad de votar", sentenció el regidor de Dos Hermanas.


consecuencias. Esa posición "coherente" ha llevado a Toscano a sopesar "todas las posibilidades" sobre su futuro político. El pulso que ha abierto con la dirección socialista le puede pasar factura. Hoy tomará una decisión al respecto una vez que hable con su partido y con los alcaldes que han suscrito el comunicado. "Yo me debo a mi partido, pero obraré en consencuencia con lo que está pasando. Hay muchas alternativas, y para una persona como yo, con 60 años, muchas más", afirmó. El secretario de Organización del PSOE-A, Rafael Velasco, aseguró que la ejecutiva regional "ha avalado, avala y seguirá avalando" la gestión "intachable" de Toscano al frente de la FAMP.


El vicepresidente de la Federación Española de Municipios (FEMP) y alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña (IU), apunta a un "nerviosismo" en el PSOE-A por el resultado de la encuesta del IESA -que sitúa al PP por primera vez a 1,6 puntos de ventaja respecto a los socialistas- como causa al cambio de discurso de los regidores del PSOE. Está convencido de que el PSOE "ha llamado a filas" a sus regidores para que "rectifiquen en 24 horas". Considera que Toscano "ha sido valiente aunque ahora le hayan dejado solo". Tanto Griñán como Pizarro se mostraron "tranquilos" porque están seguros del apoyo de los alcaldes socialistas a las leyes locales y acusaron al PP de querer "manipular" el debate que se produjo en la FAMP. Confiaron en que en el trámite parlamentario se puedan incorporar algunas de las reivindicaciones de los ayuntamientos. La oposición insiste en que la Junta debe retirar las leyes para modificarlas.

  • 1