viernes, 26 abril 2019
08:21
, última actualización
Cofradías

El rechazo de Los Gitanos al pacto complica una solución a la Madrugá

Vázquez Perea dice que no tiene plan B y señala que lo efectivo sería dejar paso a otra persona

el 02 feb 2015 / 22:53 h.

Sevilla 18/4/14 Los Gitanos (Madrugada)Foto: Pepo HerreraCinco hermandades habían dicho sí, pero... El rechazo del cabildo de oficiales de la hermandad de Los Gitanos a la solución rotatoria pactada por los hermanos mayores para solucionar los problemas de la Madrugá complica sobremanera la posibilidad de alcanzar un acuerdo consensuado para la próxima Semana Santa. Más aún cuando el delegado de la Madrugá, Francisco Vázquez Perea, considera que su misión está «cumplida» y reconoce que no tiene «plan B» para desatascar el punto muerto en el que parecen haber entrado las negociaciones tras el inesperado rechazo del cabildo de Los Gitanos. «Haría falta eficacia y que alguien venga detrás de mí y tome las riendas», confesaba ayer en declaraciones a este periódico, un estado de ánimo que el propio Vázquez Perea ya ha trasladado al presidente de la institución, Carlos Bourrellier. «La Madrugá no merece que se pierda ni un minuto más en trabajar por ella. Me vaya o no finalmente, lo que me ronda la cabeza es que venga otra persona que pueda enfocar el asunto de una manera difente y encontrar otra brecha. No tengo ningún problema en volver a mi casa. Lo he intentado y eso es de lo que se trataba». La única explicación que encuentra el delegado a la determinación final del cabildo de Los Gitanos es «que no se le haya sabido explicar bien a la junta de gobierno los detalles del acuerdo». Niega Vázquez Perea que ninguno de los tres itinerarios rotatorios que se barajaban para la Madrugá obligase a la hermandad de Los Gitanos a soportar parones o esperas innecesarias. «Se habían cuadrado todos los cruces para que la palabra esperar estuviera de más en el acuerdo». El delegado de la Madrugá ve «muy difícil» a estas alturas alcanzar un acuerdo que sea fruto del consenso entre todas las hermandades para la próxima Semana Santa, aunque «hay todavía varias posibilidades», detalla. Aunque cuestionado en algunos ámbitos por el enorme trastorno que supondría someter a la Madrugá a una experimentación durante tres años, Vázquez Perea defiende este acuerdo ya que, «sin ser la solución ideal, era la mejor de las posibles» al haber nacido de «la solidaridad de todas y cada una de las hermandades». «Una solución que contemple un cambio de orden no sería ya fruto de un acuerdo entre las seis hermandades, sino de una imposición y eso es lo que nunca hemos pretendido». El presidente del Consejo de Cofradías, Carlos Bourrellier, no tira sin embargo la toalla y se muestra esperanzado en que antes de Semana Santa se llegue a algún tipo de acuerdo. «Nos hemos propuesto arreglar todos los días de la Semana Santa y aquí no vamos a hacer excepciones». Bourrellier muestra su «respaldo absoluto» a Vázquez Perea, asegura que «lo deseable sería retomar las negociaciones en el seno de la jornada para ver si se puede llegar a algún otro tipo de acuerdo», pero advierte de que «si no se alcanza una solución consensuada, será mi delegado el que diga qué es lo que hay que hacer en el día», de ahí que el presidente de la institución insista en «agotar todos los plazos» para alumbrar un acuerdo satisfactorio para las seis hermandades. «No queremos perjudicar ni a Los Gitanos ni a ninguna otra hermandad, pero una solución a la Madrugá hay que darle. Si no es así, el Consejo no se va a cruzar de brazos». El acuerdo no mandaba a Los GItanos a la Alameda. Ninguno de los itinerarios previstos en el acuerdo diseñado primero por los diputados mayores de gobierno en diversas reuniones técnicas y después conocido por los hermanos mayores de las seis cofradías de la Madrugá el pasado 22 de enero obligaba a la cofradía de Los Gitanos a discurrir por la Alameda de Hércules. Todo lo más, en el tercer año de vigencia del acuerdo, la hermandad de Los Gitanos   debía acceder a la Carrera Oficial por el entorno  de la plaza de San Martín, en un recorrido similar al que ahora practica la hermandad de la Sagrada Mortaja. Aún así, la cofradía que encabeza como hermano mayor Pepe Moreno rechaza este itinerario porque, según explicó la corporación en el comunicado hecho público este sábado, «no solo supone para nuestra hermandad un cambio sustancial de su recorrido de ida, alejándola considerablemente de su itinerario habitual e impidiendo nuestra visita al Convento de las Hermanas de la Cruz, sino además supone crear un cruce en la confluencia de las Calles Javier Lasso de la Vega/Aponte/Trajano en el que deberíamos esperar que pasara la hermandad del Gran Poder tras la hermandad del Silencio para continuar nuestro camino a la Santa Iglesia Catedral». Este periódico ha podido constatar la «contrariedad» que hay en el Consejo de Cofradías y entre algunos hermanos mayores de la jornada por la forma que tuvo la hermandad de Los Gitanos de hacer pública su decisión sobre este acuerdo, colgándola en la página web corporativa en lugar de compartir sus razonamientos en una nueva reunión con los hermanos mayores del día. Una puerta abierta a la esperanza. A falta de 15 días para el arranque de la Cuaresma, todo el esfuerzo realizado durante meses para alumbrar una solución a la Madrugá parace haberse ido al traste. Sin embargo, podría abrirse una puerta a la esperanza si las restantes cinco hermandades se decidieran a tirar para adelante y a ponerlo en práctica.  

  • 1