Deportes

El Recre puede empujar hoy al Zaragoza hacia el abismo

El Zaragoza disputa contra el Recreativo el partido más importante de los últimos años, mientras que en la ciudad condal, Barcelona y Espanyol disputan el derbi de la ciudad.

el 15 sep 2009 / 03:25 h.

El Zaragoza disputa hoy contra el Recreativo el partido más importante de los últimos años porque estará en juego la posibilidad de seguir luchando por la permanencia o la de verse casi descendido.

Para el equipo aragonés el enfrentamiento de hoy es algo más que una final en la que ganar sólo le asegura tener la posibilidad de seguir luchando por la salvación, en la que un empate le complicaría todavía mucho más las cosas y en el que una derrota le dejaría en el abismo porque su más directo rival por no bajar es el propio Recreativo.

La victoria maña supondría empatar a puntos en la clasificación con el conjunto onubense, pero colocarse por delante por la mejor diferencia de goles general, ya que en la primera vuelta el Recre venció por un gol (2-1), y dejar a los andaluces en puestos de descenso.

El empate mantendría los tres puntos de ventaja del conjunto de Manolo Zambrano, que en realidad serían cuatro por la diferencia de goles particular, mientras que una derrota zaragocista le alejaría hasta seis puntos que serían siete, igualmente por la diferencia particular y prácticamente le condenarían al infierno del descenso.

El Recreativo de Huelva buscará apuntalar su salvación en la categoría en un duelo fronterizo con un rival directo. El Recre es consciente de que no puede permitirse más errores a estas alturas de la competición si no quiere comprometer su situación, tras el alivio de su reciente escapada de la zona baja.

El equipo onubense, 17o y con 37 puntos, a tres del infierno, tiene en sus visitas uno de sus puntos débiles, ya que a domicilio sólo ha sumado 16 puntos, con cuatro victorias, otras tantas igualadas y ocho derrotas. No obstante, en el último desplazamiento, los andaluces fueron capaces de ganar en Pamplona (0-1).

Barcelona-Espnayol

El Barcelona aún no quiere lanzar la toalla en la Liga y se aferra a un último instante para cobrar cierta moral en el campeonato aprovechando la visita de un Espanyol en horas bajas e inmerso en una crisis de juego y de resultados.

Ante este panorama en el rival, el Barça pretende revitalizarse a la espera de disponer de alguna pequeña opción en la Liga, aunque ello sólo pasa por una victoria barcelonista en el Camp Nou y una derrota del Madrid contra el Racing para impedir que se inicie la cuenta atrás para el canto del alirón.

Para el partido de hoy, el Barcelona recuperará a Deco, aunque no se espera que salga de titular, y sí un medio del campo integrado por Xavi, Touré e Iniesta, éste último recuperado de unas molestias que le impidieron jugar contra el Recre (2-2) la semana pasada en Huelva.

El Barça necesita la victoria por muchos motivos, pero uno también destacado para impedir que un tropiezo vuelva a convertir el Camp Nou en una protesta unánime, con pañolada incluida, como hace semanas. La sensibilidad en el barcelonismo es tal que tanto el equipo, como el técnico, así como la directiva, ya han recibido un aviso, y ni la presencia del equipo catalán en la semifinal de la Liga de Campeones ha rebajado la tensión.

Por su parte, el Espanyol de Ernesto Valderde, en horas bajas, se presenta en el Camp Nou sumido en una profunda depresión futbolística, fruto de la pésima segunda vuelta, en la que sólo ha sumado nueve puntos y en la que ha desperdiciado una gran oportunidad para jugar en Europa.

  • 1