Local

El rector hace un alegato en favor de la Universidad 'pública y plural'

De fondo, los gritos de un centenar de alumnos contra la "mercantilización" de la Universidad. A tan sólo unos metros, Joaquín Luque tomaba el testigo de la Hispalense pública.

el 15 sep 2009 / 02:20 h.

TAGS:

De fondo, los gritos de un centenar de alumnos contra la "mercantilización" de la Universidad. A tan sólo unos metros, Joaquín Luque tomaba el testigo de la Hispalense haciendo un alegato en favor de la Universidad pública, con pluralidad de saberes y autónoma, que "no subordina su programación a las meras exigencias del mercado".

Después de 12 años como máximo responsable de la Universidad de Sevilla, el catedrático Miguel Florencio pronunció ayer su último discurso como rector ante un Paraninfo abarrotado de gente -hasta en los pasillos se amontonaban los funcionarios del Rectorado-. Pero ayer las palabras eran lo de menos. Era la mañana de los gestos, de los símbolos. Y en eso estuvo profuso el ya ex rector.

Lentamente, se dirigió al frente de la mesa presidencial donde, colocado frente a frente a Luque, le impuso el birrete negro. A continuación, y como los soldados ante el capitán, se cuadró y le entregó el bastón de mando de la institución que Luque conquistó en el Claustro el pasado 10 de marzo por 205 votos de 276 emitidos. "Me marcho -diría más tarde Florencio- con la inmensa satisfacción de saber que la Universidad de Sevilla está de enhorabuena porque tiene un nuevo rector, un rector magnífico.

Estoy a su entera disposición para cuanto de mí necesite". Y se sentó mientras el Paraninfo -donde se mezclaban contrarios y partidarios de Miguel Florencio- puesto en pie le dedicó una sonora ovación.

La Hispalense empezó ahí a escribir la primera página de una nueva etapa. Joaquín Luque, ya investido como rector, volvió a recalcar que su Gobierno buscará ser el de toda la comunidad universitaria y pronunció un discurso que sonó a réplica a las protestas que un centenar de estudiantes protagonizaron en la entrada de San Fernando contra el Espacio Europeo de Educación Superior.

Luque señaló como "principio irrenunciable, el carácter de la universidad como servicio público abierto a la sociedad, lo que conlleva la necesidad de establecer precios públicos en todos los niveles de la educación superior y de impulsar una política de becas justa, que favorezca la igualdad de oportunidades en el acceso a la formación superior".

Para trabajar en la consecución de objetivos tales como la calidad de la docencia y la investigación así como en la adaptación de las titulaciones al nuevo marco europeo, Luque hizo un llamamiento a todos los sectores de la Universidad a que colaboren en hacer "cada día más grande, respetada y prestigiosa a la Universidad de Sevilla, a nuestra Universidad".

Sin personalismos.

Con humildad, ilusión y espíritu de servicio. Así es como se propone Joaquín Luque gobernar la Hispalense los próximos cuatro años. Y sin personalismos. Más allá del ritual que encierra la investidura, el nuevo rector quiso recalcar que el acto era una manifestación de la "alta consideración que otorgamos a las tareas universitarias.

Mediante las formas estamos reafirmando la alta dignidad de nuestra institución y su permanencia en el tiempo por encima de las personas que coyunturalmente la representan".

El acto de ayer sirvió para reunir en los pocos metros cuadrados del Paraninfo universitario a las máximas autoridades académicas e institucionales. Los rectores de la Olavide, de Huelva, Málaga y la UNIA presidieron la ceremonia junto con Florencio y Luque.

Del ámbito político, estuvo el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín; el portavoz municipal del PP, Juan Ignacio Zoido, acompañado de la edil Alicia Martínez; la fiscal jefe María José Segarra; el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera; el delegado del Gobierno, Juan José López Garzón, y el subdelegado del Gobierno, Faustino Valdés, entre otros muchos.

  • 1