Economía

El regadío tendrá rebajas fiscales para reducir el impacto del ‘tarifazo eléctrico’

El impuesto de la electricidad tendrá una exención fiscal del 85% a partir del 1 de enero de 2015 y la tributación por módulos en el IRPF se reduce desde 2014. El efecto: 650 euros por explotación.

el 09 oct 2014 / 09:00 h.

TAGS:

Después de no pocas movilizaciones y a falta de la letra pequeña, el Ejecutivo central compensará a los regantes el tarifazo eléctrico que soportan mediante rebajas fiscales, según comunicó ayer el Ministerio de Agricultura a las organizaciones agrarias. Es decir: el disparado coste de la energía –ésta es consumida sobre todo en bombas de riego– en parte quedará diluido en la factura con Hacienda pero eso, tan sólo en parte. Un trabajador controla el sistema de riego en una plantación de maíz de una finca sevillana. / EMILIO MORENATTI (EFE) Un trabajador controla el sistema de riego en una plantación de maíz de una finca sevillana. / EMILIO MORENATTI (EFE) La propuesta, saludada con beneplácito por la patronal Asaja-Sevilla, consiste en una exención parcial del 85 por ciento del impuesto de la electricidad y en un recorte de la fiscalidad –en un porcentaje aún por concretar– para aquellos regantes que tributen en el IRPF por el sistema de módulos –es aquel válido para ingresos anuales de hasta 300.000 euros, que no requieren una exhaustiva contabilidad y que, asimismo, otorga la posibilidad de acogerse al régimen simplificado de IVA– y que cumplan, además, una serie de requisitos en el suministro de la electricidad  –que tampoco fueron especificados ayer–. La primera medida, y según cálculos elaborados por las organizaciones profesionales del agro, implicará una rebaja del recibo eléctrico del 4,13 por ciento puesto que el gravamen aplicado representa aproximadamente un 5,11 por ciento de la factura global. No se han echado números aún sobre los beneficios obtenidos por los cambios en los módulos del IRPF. No obstante, el Ministerio de Isabel García Tejerina cifró en 650 euros por explotación el ahorro nual de las iniciativas fiscales concebidas, con un volumen conjunto para el campo español de 55 millones de euros. ¿Cuándo? Desde el Ministerio explicaron que la rebaja de módulos se aplicará para el ejercicio 2014 –a declarar en la primavera de 2015– pero la parte correspondiente al impuesto sobre la electricidad entrará en vigor el año que viene, esto es, con los recibos que comiencen a pasarse desde el 1 de enero. Satisfacción sí, aunque a medias. «Es una cantidad significativa pero no suficiente para compensar la subida de la tarifa eléctrica que requerirá de otras medidas», dijeron en Asaja. No lo entienden así en el departamento de García Tejerina, donde incluso indican que los 55 millones de beneficio fiscal superan los 50 millones del tarifazo. Y esos 55 millones, agregaron, están contrastados con las asociaciones de regantes. «Asaja Sevilla seguirá insistiendo en la necesidad de que el Ministerio de Industria mueva ficha definitivamente, y permita la puesta en marcha de los contratos de temporada flexibles en el sector agrario, con una tarifa eléctrica basada en el carácter estacional de la agricultura de regadío, en la que se facture por la potencia real utilizada y no por la potencia teórica contratada». ¿Qué reclama exactamente la patronal? No pagar durante todo el año una luz solamente empleada en campaña: si el algodón se riega en verano, a qué viene soportar el coste de una bomba no encendida en todo el invierno. Para ello, agrega la patronal, debería permitirse que las parcelas realizaran dos modificaciones de la potencia contratada en el plazo de 12 meses, de forma flexible y sin penalizaciones. La solución se ha encontrado tras un año de tiras y aflojas entre tres ministerios (Agricultura, Industria y Hacienda) y con la presión de las organizaciones agrarias en la calle. Y es que, con las obras de modernización de los regadíos, la presencia de la electricidad es mayor que antes (para captar y distribuir el agua). No en vano, la luz se ha convertido en «el segundo coste más elevado» para los cultivos de riego: el primero es la mano de obra. «La factura eléctrica de regadío se ha encarecido en un mil por cien en los últimos cinco años, hasta suponer hoy en día más del 40 por ciento de los costes de una explotación agrícola de riego, lo que convierte en inviable al sistema agrícola del regadío, el más productivo y el que más empleo y movimiento genera en el mundo rural», sentencian en Asaja-Sevilla.

  • 1