Feria de Abril

El regateo llega a la música

Los grupos de flamenquito también se resienten con la crisis, sólo los más veteranos la capean

el 20 abr 2013 / 06:30 h.

“El que quiere baile, que pague al músico” es un refrán que viene que ni pintado al actual contexto de crisis que se está sufriendo, y de qué manera, en la Feria de 2013. Los grupos de flamenquito que se decidan a cantar en las casetas y que hacen el recorrido de la BBC, léase bodas, bautizos y comuniones, han notado este año que la demanda se ha desplomado. Sólo logran sobrevivir los que ya tienen renombre y una experiencia más que sobrada. musica-feria-regateoAún así, la recesión también la sufren en sus propias carnes, aunque han logrado mantener sus tarifas. Eso sí, a costa de haber renunciado a actuar en más de una caseta, porque la oferta económica que en ocasiones les ponían sobre la mesa era inaceptable. Este año se ha puesto de moda el regateo. Pero si la ruina azota sin piedad a este colectivo, los músicos se quejan más si cabe de la competencia, llamémosle desleal, que sufren a causa de grupos de amigos que se unen para cantar sólo en estas fechas y como se dice coloquialmente se suben a un escenario “por un plato de lentejas”. El grupo No ni ná, que está compuesto por cinco músicos, ha actuado este año en una caseta desde el lunes del pescaíto hasta ayer sábado y en otra sólo un día: “Son clientes de hace años, que confían en nosotros porque saben que somos serios y que ofrecemos calidad”, explican. Han notado que han recibido menos ofertas para cantar que en otras ocasiones y afirman que en muchos casos cuando dicen lo que cobran ya no les vuelven a llamar, “pero es que somos cinco personas, y no es lo mismo que un grupo de tres personas o de dos componentes”. A pesar de todo han conseguido mantener su caché, aunque admiten que compañeros de escenario han tenido que ajustarse a las nuevas circunstancias. Ahora tienen los ojos puestos en ferias como las de Jerez, Lebrija y Osuna, donde siempre actúan, y en bodas. En bares no se suelen prodigar, “porque no pagan bien”, además remarcan que ellos sólo cantan los fines de semana porque cada uno tiene su profesión: dos químicos, dos aparejadores y un agente comercial. Otro grupo que ha podido mantener sus honorarios es Grana y oro, de hecho dos de sus integrantes viven de la música y el tercero compagina su trabajo de enfermero con el artístico. Este 2013 para ellos también está siendo más duro, porque han llegado a actuar en tres casetas y en esta ocasión sólo están contratados en dos. Se quejan de que su problema no es tanto la crisis, que también, a que se juntan “tres chavales” que son los que tiran los precios. “Nosotros solemos cobrar entre 450 y 600 euros por día, con dos pases de 45 minutos o tres de media hora, pero nos han llegado a ofrecer sólo 200 euros al día, un dinero que no nos da ni para pagar las cotizaciones de la Seguridad Social”, protestan. Aromas de la Rocina, a pesar de tener grabados varios discos –Será primavera y Al son de las sevillanas, este último junto a otros grupos–, en esta Feria sólo actúa en una caseta, cuando habitualmente cantaba en dos. “Nos ha llamado mucha gente para contratarnos, pero al final nada de nada”, comentan. Al igual que los componentes de las otras formaciones dicen que si normalmente se cobra entre 400 y 500 euros al día con dos pases de 45 minutos, hay grupos que tienen fijado su caché en 150 euros “y contra eso no podemos hacer nada”, se lamentan. Un grupo que, en cambio, no ha tenido tanta suerte ha sido Dando el kante, que no ha recibido ninguna oferta para actuar en casetas de la Feria. Afirman que en estos tiempos tan duros cuando te llaman para contratarte ya no se pregunta por tus emolumentos, “te ofrecen una cantidad y si aceptas bien y si no nada”. Pero remarcan que la recesión más que en las ferias se ha notado en los bares, donde cada vez ofrecen menos dinero. Eso sí, todos estos grupos admiten que donde la cosa no ha llegado es a las bodas, donde siguen pagando bien, aunque muchos ya optan por los disc-jockey. LOS PRECONTRATOS. Si con la crisis se intentan bajar los emolumentos de los grupos, también se está dando el caso de que cerrar un negocio con un apretón de manos ya es historia pasada. Ahora lo que se está haciendo más que imprescindible para no quedarte tirado es hacer un precontrato. O al menos eso es lo que hace el grupo Desbario, porque se han llegado a encontrar con la sorpresa de que cuando ha llegado la fecha para actuar les han dicho “si te he visto no me acuerdo”. Afirman, no obstante, que este trámite es bueno para ellos y para las personas que les contratan en la Feria, “porque hay muchos grupos que no son profesionales y al tercer día se quedan sin voz o no cumplen con los horarios”. Aseguran que su trabajo es muy serio y que para actuar en tres casetas como hacen ellos durante toda la Feria hay que cuidarse mucho, “porque se hace un esfuerzo muy grande. Hay que ser profesional”. Este grupo, a pesar de que actúan en el mismo número de casetas que el año pasado, admite que se ha notado “el bajón”. “Muchas casetas ya no contratan grupos y optan por poner música para ahorrar”, explican. Como dicen los componentes de Desbario, este año casetas donde las actuaciones musicales eran tan imprescindibles como los farolillos han decidido que sean los propios socios o los amigos los que con una guitarra y una caja sean los encargados de animar la fiesta. En otros casos, menos drásticos, han ahorrado en gastos contratando menos días el flamenquito o reduciendo el número de pases diarios, y en vez de dos, dejarlo sólo en uno, principalmente el de la noche.

  • 1