Local

El regreso de Hal Jordan

'Green Lantern de Geoff Johns', primer recopilatorio de la magnífica serie de DC

el 07 may 2011 / 08:56 h.

TAGS:

Más allá de Superman, Batman, Spiderman o el Capitán América, si hubo un superhéroe que supo atrapar la imaginación de varias generaciones de lectores como ningún otro ese fue, sin duda alguna, Green Lantern (Linterna Verde).

Quizás porque fuera un simple humano al que la casualidad le daba un arma poderosísima. Quizás por poder crear de la nada lo que su mente fuera capaz de concebir. Fuera lo que fuera, Green Lantern molaba. Pero no cualquiera de ellos, si no el original, Hal Jordan. Vale que a mediados de los 80 las gamberradas de Guy Gardner fueran divertidas. O que Rayner o Stewart no fueran malos sucesores. Pero para muchísimos lectores sólo había un Green Lantern.

Ello explica que tras los inventos de Parallax (una entidad superpoderosa y malvada nacida de la destrucción de Coast City) y de convertir al personaje en el Espectro, los lectores fieles de la serie la hubieran dejado de lado, bajando las ventas de la misma a límites insostenibles. Como quiera que DC no estaba dispuesta a continuar soportando tan malas ventas, se decidió traer de vuelta a Hal Jordan, siendo el encargado de tal tarea el gran Geoff Johns, un artesano como pocos hay actualmente en la editorial, conocedor íntimo del discurrir de la historia del universo DC y escritor en los últimos tiempos de varias de las mejores historias que ha protagonizado Superman.

Con Johns al frente de la colección, y tras una primera miniserie llamada Rebirth, en la que se reinstaura a Jordan, la serie vuelve con toda su gloria a una fuerza y solidez de esas que escasean. Así, con el primer arco argumental, titulado en inglés No fear, Johns narra el regreso de Hal Jordan al mundo de los vivos al tiempo que va sentando las bases de lo que será La venganza de los linternas verdes, segundo de los arcos contenidos en este voluminoso tomo editado por Planeta.

Demostrando un conocimiento exhaustivo de la mitología del personaje, Johns alterna en las páginas de No fear los diversos encuentros que Hal mantiene con protagonistas de su pasado (genial el duo con Green Arrow) con los enfrentamientos que le llevan a protagonizar espectaculares batallas contra dos Manhunters, Mongul o el Superman cyborg. En uno y otro aspecto, Johns establece desde la primera página a un protagonista que todavía mira su pasado con recelo, pero que al mismo tiempo intenta asentar un futuro que le devuelva cierta estabilidad.

Pero si la labor del guionista se podría definir como tremendamente sólida, no se puede decir lo mismo del baile de dibujantes. Empezamos por el que se lleva la palma negativa del encuentro, Ethan Van Sciver. El dibujante, que ya dio muestras de su dudoso talento en los New X-Men de Morrison, es, al parecer del que esto suscribe, uno de los peores artistas que pulula por DC en los últimos tiempos. Su trazo feista, carente de proporciones y sentido de la narrativa estropea de forma drástica el nivel del resto de la lectura, dando ganas incluso de saltarse los números por él dibujados (cosa imposible si uno quiere enterarse del meollo del argumento, claro está). Afortunadamente, el plantel de artistas continúa con un estupendo Darwyn Cooke, que cuaja una historia de similar corte a su celebrada New Frontier para dar paso a un Carlos Pacheco que luce su talento a ratos, mostrándose espectacular en las batallas, pero carente de garra cuando se trata de plasmar las "secuencias" de diálogos y terminar en un Ivan Reis que, a la postre, resulta lo mejor en cuanto a dibujo del magnífico regreso de Hal Jordan.

  • 1