Cofradías

El reloj logra retrasar el ritual del cofrade

Los templos tardaron en llenarse por el cambio de hora, pero al final hubo colas y bulla en todos ellos.

el 28 mar 2010 / 21:26 h.

TAGS:

La hora se le echó encima a los sevillanos. Sólo los impacientes se alegraron de que las manecillas del reloj se adelantaran una hora, porque al resto se le pegaron las sábanas. Sólo había que echar un vistazo a la entrada de los templos sobre las diez de la mañana -hora nueva- para ver que el dicho de que "a quien madruga, Dios le ayuda" a veces se cumple: ni un segundo de cola tuvieron que esperar a los tempraneros, como Miguel Gallego, presidente de Migasa, que fue de los primeros en ir a la capilla de La Estrella. Allí coincidió con la tradicional visita del Consejo de Hermandades, encabezado por su vicepresidente, Carlos Bourrellier; el delegado de hermandades sacramentales, Víctor Antonio de Padilla, y el delegado del Domingo de Ramos, Francisco Vélez. Tanto el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, como el presidente del Consejo, Adolfo Arenas, no acudieron al estar en la Misa de Palmas, aunque Arenas se reincorporó cuando la comitiva salió de El Salvador.


El Consejo de Hermandades coincidió allí con otro al que no se le paró el reloj. El portavoz del PP en el Ayuntamiento, Juan Ignacio Zoido, que arropado por el concejal Gregorio Serrano y otros dirigentes populares, tenía el don de la ubicuidad: tan pronto estaba en el puente de Triana tras ver a La Estrella, como en la iglesia de San Juan de la Palma o en la salida de La Paz o La Hiniesta. Pero no fueron los únicos que acudieron al céntrico templo. Allí fue también la concejal de Salud, María Teresa Florido, o el capataz Rafael Díaz Talaverón. Asimismo, tuvo lugar el primer encuentro de cofradías hermanas, con la llegada del hermano mayor de Pasión, Javier Criado, al templo para estar con su homólogo de El Amor, Luis Torres.


Sevilla iba despertando y empezaba su estación de penitencia de la mañana: las colas a los templos. En la plaza de Los Terceros se formó una larga fila de sevillanos con sus trajes de chaqueta o sus vestidos y alguno con sus ramas de olivo. Y allí, deseosos de divisar los tres pasos de la Sagrada Cena, se pasaron el presidente del Círculo Mercantil, Salvador Casado; el jefe de Relaciones Externas de Emasesa, Pascual Segarra; o el profesor Juan Manuel Miñarro. El hermano mayor de la Sagrada Cena, Eduardo Manuel García Pérez, también recibió la llegada del delegado provincial de Cultura, Bernardo Bueno; y el periodista Carlos Herrera. Otros, como el presidente de Aprocom, José Cañete, optaron por ir a la salida de la cofradía.


El ritmo de este Domingo de Ramos parecía diferente. "No se bien si es por el cambio de hora o por la huelga de Tussam, pero la gente ha llegado a partir del mediodía", confesó el hermano mayor de San Roque, Antonio Barrero, que recibió a la delegada del Distrito Nervión, Cristina Galán, y a los hijos del dorador Manuel Calvo Camacho, que falleció a principios de año.


Al cierre de los templos llegó el momento de disfrutar de la salida de las hermandades. En San Julián, el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, acompañó a la Virgen de la Hiniesta, mientras al pregonero de la Semana Santa, Antonio García Barbeito, le llevaron sus pasos a Triana.

Tanto de lo mismo ocurrió en La Paz. El teniente general jefe de la Fuerza Terrestre, Virgilio Sañudo, estuvo un año más en el barrio de El Porvenir, al igual que el teniente hermano mayor de la Real Maestranza de Caba- llería, Alfonso Guajardo-Fajardo, el ex presidente del Consejo Manuel Román, el cantante Manuel Lombo y el delegado episcopal para Asuntos Jurídicos del Arzobispado de Sevilla, Isacio Siguero Muñoz.

  • 1